viernes, septiembre 02, 2005

Nacionalistas en el Gobierno de Galicia: peligrosa estulticia manejando nuestro dinero

De vuelta de las vacaciones.
Mi Galicia natal ha cambiado de Gobierno. Un partido pequeñajo, fanatiquillo, paleto, obsoleto, anticuado, chauvinista, aburrido, absurdo, vacuo, inane, estulto y con los votos de menos del 20% del electorado (1 de cada diez de los gallegos que viven en Galicia y 1 de cada 20 de los que viven en cualquier parte) ha colocado a su minilíder de vicepresidente.
El minilíder en cuestión se permite darle lecciones de esto y aquello al partido que siempre ha gobernado la región (excepto un momento de exhaltación del transfuguismo) con un apoyo popular indiscutible y que, aún hoy y habiendo sido desplazado del Gobierno, duplica sus votos y aún le sobran un tercio de los que dispone este partidillo enamorado del medievo gallego y lo que pudo haber sido y no fue porque la historia se equivocó.
En su última leccioncilla el minilíder le ha dicho al partido según él filofacha que "los gallegos" no comprenderíamos que no se involucrara en la traída y llevada reforma estatutaria. Desde luego por narices no fracasará el Gobierno éste. Lo que "los gallegos" no comprendemos -ni con clases nocturnas- es para qué necesitamos un estatuto nuevo aunque entendemos muy bien para qué lo quieren nuestros aranistas patrios. Pues van "daos". Si hay un pueblo refractario al nacionalismo ése es el gallego. Durante siglos hemos mantenido nuestra lengua y nuestras tradiciones sin apelar al victimismo barato por la sencilla razón de que aquí las penalidades han sido reales y la mitificación del pasado no da de comer más que a quienes se plantean vivir de explotarla de una u otra manera. Nunca hemos acusado a nadie de fuera de nuestros avatares históricos. El caciquismo que tanto reluce en labios de revolucionarios de chiste ha sido un fenómeno entre gallegos. No hemos sido especialmente perjudicados por "España" o por "Madrid", no más que las muy españolas regiones extremeñas o andaluzas, por poner dos muy manidos ejemplos. Cierto que no se nos ha beneficiado como a las "explotadas" regiones de Cataluña o Vascongadas.
Fueron nuestras clases pudientes las que abandonaron nuestra lengua y fueron las clases medias las que por interés se castellanizaron porque sus hijos tendrían más posibilidades educados en una gran lengua, en un vehículo de comunicación muy extendido, que en una lengua pequeñita, minoritaria, empleada por poca gente, empobrecida y mayormente en el ámbito rural. Fuimos nosotros los que no supimos capitalizar nuestra ecomomía. Fuimos nosotros los que no supimos aprovechar las ventajas que en un momento dado pudiéramos tener. Aún hoy, el partidillo del minilíder, cuando se habla de ampliar una de nuestras grandes potencialidades económicas, el Puerto de Vigo, se opone furibundamente, como anteayer se oponía a la gran infraestructura gallega, la autopista A-9, que recorre la región de Norte a Sur y nos comunica con Portugal, dejándonos a hora y media de una gran ciudad como Oporto.
En fin, el partidillo que esconde su esencia marxista-leninista, es decir, antidemocrática, pretende dar lecciones a los ciudadanos que no le votan ni le votarán jamás y que son infinitamente mayoritarios. Un partidillo que jamás hubiera tocado poder si la socialdemocracia española no atravesara por uno de los momentos más vergonzosos de su historia. Un partidillo que al instalarse en los despachos oficiales ejerce ya de zorro cuidando de gallinas: usará nuestros dineros para socavar la legitimidad democrática de la nación -España- y hará cuanto esté en su mano para destruir el país cuya legalidad le ha permitido estar donde está. Porque España se asienta en 2005 en principios exquisítamente democráticos pero el partidillo éste y su minilíder no, de ninguna manera.
Pero es que, además, el partidillo y su minilíder son conscientes de una realidad que debe dolerles lo que no está en los escritos: Galicia no sólo no odia a España sino que la quiere bien. Aquí, donde tanta gente se ha tenido que ir lejos a buscarse las habichuelas, el viaje que España ha hecho en una generación desde la miseria de la posguerra al club de las potencias industriales del planeta, no se tiene por una desgracia, precisamente. Estamos orgullosos de poder poner al servicio de nuestro país la seriedad en el trabajo que nos ha distinguido en medio mundo.
Ojalá el sentidiño que nos caracteriza sea mantenido y que no les compremos la mercancía a estos vendedores de espejismos que son la ruina de cualquier nación en el terreno material y en el moral.

2 comentarios:

Anónimo dijo...

Excelente!!
Ni quito ni pongo nada...Enhorabuena. Me encantan sus artículos, cada cierto tiempo me paso para ver si hay unos nuevo.

Un saludo

Cheat Hacker dijo...

100 works for me:
Click Here GTA 5

100 works for me:
Click Here GTA 5

100 works for me:
Click Here GTA 5

100 works for me:
Click Here GTA 5

100 works for me:
Click Here GTA 5