domingo, diciembre 31, 2006

De apoyar a Zapatero, nada (discutiendo con la izquierda)

Veo esto todos los días un montón de veces: alguien me suelta un discurso como si estuviera hablando con Aznar, o, por lo menos, con el jefecillo local del PP de Vigo ¿Me estás hablando a mí? Lo mínimo que podías hacer, yo me sentiría muchísimo más respetado, es no dar por sentado que opino de igual manera que cualquiera de los personajes a los que tanto odias.
“Para lo que os interesa, claro, la “honorabilidad” y la “honra” o el negociar con “inmorales” no es ningún inconveniente a la hora de perdonar a genocidas franquistas o de convertir a sus hijos en ministros. Pero cuando pretendemos acabar con ETA por la misma vía que se acabó con el Falangismo, nos salís con estas”. ¿Hein? Te estás liando, Tiberio, te estás liando.
Desde luego que me interesa la honorabilidad y si me preguntas si estoy a favor o en contra de perdonar a genocidas franquistas, te diré que, en términos éticos yo sólo perdonaría a alguien tras un claro acto de constricción, tras un sincero arrepentimiento. Pero eso es en el terreno de la ética. En el terreno de la política, la cosa no es tan sencilla. Como supongo que te estás refiriendo a Fraga, tendremos que ubicar la cuestión en el constexto de la Transición. La Transición en sí fue un fenómeno también complejo que no se puede abordar desde la perspectiva de buenos y malos porque, entre otras cosas, fue un proceso político que pretendió la clausura de una coyuntura bélica con dos ejércitos enfrentados, dos ejércitos que lo fueron también ideológicos. Y muchas más cosas que no vienen ahora al caso, o sí, pero si hago un ensayo, no te respondo. En la Transición se quiso hacer tabla rasa, permitiendo a Fraga y a Carrillo participar en la nueva vida política democrática por el hecho de representar a un amplio sector de la ciudadanía. En cierto sentido, la Transición fue un armisticio diferido: no existe ningún parecido con las circunstancias creadas por el terrorismo de ETA, así como con la coyuntura política derivada del ascenso al poder de Zapatero.
Lo de “convertir a sus hijos en ministros”, tiene tela Tiberio. ¿Y los nietos?¿Una maldición a todos sus descendientes no sería más pertinente?
Con todos los respetos, estas alusiones a Fraga me parecen una bobada ¿Quieres que saquemos el listado de personajes de la izquierda cultural, mediática o política que provienen del franquismo? No emponzoñes, hombre. Eso no es argumentar. Veo lo que haces en tu blog y es muy interesante. No entiendo por qué derrapas intelectualmente de este modo en cuanto te pones a despotricar contra la derecha.
Y, en último término, estás hablando conmigo, personalmente, así que háblame a mí, coño, no le des al “play” y me sueltes la cinta preparada. ¿A quién puedo hacer yo ministro?¿Sabes qué edad tenía yo cuando se aprobó la actual Constitución, pactada por consenso entre fuerzas de izquierda y derecha? Tiene mucha más responsabilidad de que Fraga haya estado hasta ahora en la vida política cualquier socialista, porque el PSOE lo pactó, que yo, que era un niño y no tenía ni voz ni voto ni conocimiento alguno sobre la cuestión . En fin, lo dicho, una bobada. Lo siento, pero es así.
Bastante sorprendente es, asimismo, que consideres la honorabilidad una especie de antigualla ética, propia de carcas. Me parece que cierto grado de iconoclasticismo está bien. Unas gotitas de provocación en el cóctel de la argumentación, también. Pero, honmbre, no te pases, ten un poco de medida. ¿No eres una persona honorable?¿Lo saben tu madre y tu chica? Hombre, no sé, a mí también me gusta ganar las discusiones pero ¿de cualquier modo?

Vamos a lo que es contraargumentación de verdad. No es la primera vez que oigo que es una gran inconsistencia la afirmación de que un bobo puede ser malo y maquiavélico al mismo tiempo. Simplemente: yo no lo veo así. Creo que un tonto con ínfulas, si además está rodeado de un montón de políticos profesionales que le asesoran, puede perfectamente pretender cosas muy complicadas. Por otra parte, hay tonterías muy complejas y simples de espíritu mu retorcidos. De hecho la megalomanía típica de Zapatero es uno de los síntomas más evidentes de que es un tonto sin remedio. Es una opinión.
También me parece muy evidente que Rodríguez va de manipulador por la vida, de maquiavélico en el sentido más pegado al origen de la expresión.
En lo que se refiere a si ha engañado a los españoles sobre el “proceso de paz”, rotundamente sí. Desde antes de la firma del Pacto por las Libertades y contra el Terrorismo, algo que está totalmente acreditado y reconocido por socialistas de diverso nivel y corroborado sin dejar lugar para la duda por ETA-Batasuna.
Por supuesto que no creo que supiera que iban a poner una bomba el día 30 en la T-4 ¿Y qué? Lo triste es que somos muchos los que le hemos estado diciendo que iba a ocurrir. Él mismo ha confesado muchas veces eso de los accidentes mortales y el proceso largo, duro y difícil. Lo inmoral es que sabiéndolo no le ha hecho cambiar de política respecto a ETA. La idea es que “aunque ETA se ponga burra nosotros insistiremos en el proceso de paz”. Ayer “suspendió” el proceso, no lo zanjó.
Y, naturalmente, porque no puede evitarlo, volvió a mentir. ETA no rompió ayer la tregua, en modo alguno, simplemente, ayer produjo un salto cuantitativo.
“Insisto, hablarme de que “no es posible” o de que “no es la mejor forma” y lo discutimos, naturalmente podemos equivocarnos al creer que este es el camino más corto para acabar con la violencia. Pero no me hableis de “inmoralidad” porque lo que es inmoral es permitir la muerte de personas inocentes si podemos evitarlo”. ¿Hein? Yo creo que no sois conscientes, quienes repetís éste o similares argumentos, de lo que implican. Tiberio, apelo a tu inteligencia, a tu sentido del civismo, a tus convicciones democráticas: si la cuestión más importante es evitar muertes ¿qué estamos haciendo?¡Se les da lo que quieren y punto! No, no se trata de encontrar el camino más corto para evitar que ETA mate. Se trata de evitar que los asesinos en serie, aunque se justifiquen con excusas remotamente parecidas a ideas políticas, cometan sus crímenes y paguen por los que han cometido. Mira que es sencillo, madre mía, mira que es sencillo. Pero es que además, tampoco es el camino más corto el emprendido por el Gobierno. Lo que no se puede conmprender, lo que un montón de millones de españoles y yo no podemos comprender es que un nuevo Gobierno cometa los mismos errores que los antiguos. Es unha verdad incontestable como que llueve hacia abajo, que ETA ha aprovechado todas sus treguas para reorganizarse, rearmarse, engrasar su logística y prepararse para continuar con su actividad criminal. Es muy dudoso que un Gobierno tenga derecho a cometer otra vez los errores cometidos por los demás gobiernos en el pasado.

“Ya sé que no puedo exigir a nadie que piense como yo pienso. No soy de la cuerda de Libertad Digital, así que no se me tolera ese lujo.

Porque Xabier, de verdad, con el corazón en la mano. ¿Cómo te justificas a ti mismo cuando reclamas un derecho que nos niegas a los demás? Vosotros tenéis una postura que creéis que es la mejor para acabar con ETA, nosotros la consideramos legítima y, de hecho, mientras estábais en el poder os apoyábamos (yo mismo también). ¿Por qué no podéis tener la misma postura? Nosotros creíamos que estábais equivocados, pero os apoyábamos igual porque teníais mayoría. No dijimos que Aznar se rindiera cuando hizo concesiones ni cuando negoció y criticamos con la boca pequeña cuando el PP ilegalizó de una forma absolutamente antidemocrática a HB”.
Pues yo creo que sí estáis exigiendo, tú y la izquierda española en general, que la derecha se comporte como vosotros decís que se tiene que comportar. ¿Qué derecho, según tú, Tiberio, amigo mío, reclamo para mí y niego a los demás? Lo niego rotundamente. Cuando dices “nosotros” no sé en qué grupo te metes, pero, desde luego, cuando dices “vosotros” y me incluyes en el PP gubernamental yerras a lo bestia. Yo no he estado nunca en el Gobierno y si un Gobierno del PP se comportase com o el del PSOE ahora lo criticaría del mismo modo que a Zapatero. Exactamente de la misma manera. No padezco del sectarismo tan propio de la izquierda. Yo pienso por mí mismo ¿sabes?
Así que no puedo tener la misma postura que tuvo el PSOE con el PP gubernamental porque yo ahí no tengo nada que rascar. Pero yendo al fondo de la cuestión, dudo mucho de que el comportamiento del PSOE pueda representar una ideal lealtad hacia el Gobierno legítimo porque como está totalmente acreditado, mientras por un lado el PSOE proponía el Pacto contra el Terrorismo, por detrás preparaba con Batasuna (ETA) el jodido “proceso de paz”.
Pero, en último extremo, aunque fuese un ejemplo de cómo un partido apoya al Gobierno legítimo en contra de sus propias ideas porque lo considera un acto de patriotismo, de ninguna manera eso puede ser una camisa de fuerza que obligue al partido apoyado en el Gobierno a apoyar al otro cualquier estupidez o inmoralidad que se le ocurra cuando pase a la oposición.
Lo que sería inmoral, estúpido y antidemocrático sería apoyar una política “anti”-terrorista que se considera inmoral, estúpida y antidemocrática. Te pongas como te pongas, eso carece del menor sentido. Y como es un obvio derecho democrático el pensar como a uno le venga en gana acerca del Gobierno y suis políticas, pues no hay mucho más que hablar de esto. Y como es un obvio derecho democrático tratar de cambiar al Gobierno por medio de cuantas acciones permita la ley porque se cree que su política no es buena para la nación y para los ciudadanos, pues no hay mucho más que habar sobre el asunto.

To be continued…

¿Apoyar al Gobierno en política sobre terrorismo? ¡De eso nada!

Discuto con mi interlocutor izquierdista Tiberio sobre la postura presuntamente poco leal con el Gobierno que mantiene la "derecha" en política sobre terrorismo. Aquí está la discusión en el sitio de Tiberio. Y estas son mis consideraciones al respecto:

Tiberio, te digo con toda sinceridad que estás incurriendo en actitudes que creo saber repugnan a tu corazón y a tu intelecto. No puedes exigir a nadie que piense como tú piensas. Te vuelvo a repetir que los del PP, como yo mismo, estamos en nuestro derecho de creer que negociar con ETA lo que sea es una rendición porque es lo que ETA siempre ha querido y la razón por la cual ha matado. Es mi derecho personal pensar así y no me lo puedes negar, si eres un demócrata en el sentido en que yo lo entiendo.
Ni respeto ni apoyo la política sobre terrorismo de este Gobierno, es mi derecho democrático pensar así, y no tengo ninguna obligación moral de pensar de otro modo porque mi opinión, no caprichosa sino fundamentada, es diferente de la tuya y de la del Gobierno, y si eres un demócrata en el sentido en que yo entiendo esta palabra y este concepto, debes aceptarlo y criticármelo como buenamente seas capaz.
Uno no debe actuar o pensar políticamente con la esperanza de que sus adversario ideológicos le aplaudan. Francamente, a mí me importa bien poco que a tí te parezcan plausibles mis opiniones. Me conformaría con que te parecieran plausibles mis acciones, por corresponderse con la idea que ambos tenemos de la convivencia democracia. Sólo puedo decir que se deduce de lo expuesto que no compartimos la idea de lo que significa demócrata o democracia.
Naturalmente, haré cuanto la ley, mi conciencia y mi capacidad me permitan para tratar de impedir que este Gobierno haga lo que dice tener intención de hacer y lo que yo creo que tiene intención de hacer. Afortunadamente en el sistema de democracia liberal este mi deseo es algo muy legítimo y, francamente, tengo la esperanza de que aceptes que así es. De hecho, la izquierda ha dado muestras reiteradas de cómo poner las cosas difíciles a los gobiernos democráticos que no son de su cuerda cuando sus planes gubernamentales no coinciden con sus aspiraciones. Creo, sinceramente, que los que no somos de izquierdas aún tenemos mucho que aprender de vosotros: por ejemplo, sería muy divertido de ver un a huelga general de la no-izquierda contra un Gobierno de izquierdas.
Así que, en definitiva, lo que tu llamas oposición electoralista, para mí es sencillamente cumplir con su deber, porque de no ser así, los millones y millones de españoles que somos contrarios a cualquier tipo de componenda con esas repulsivas bestias con forma humana nos quedaríamos sin representación política y, si compartes siquiera remotamente mi idea de lo que es una democracia, comprenderás que semejante circunstancia sería muy poco democrática.
No observo insulto alguno en estos comentarios tuyos, aunque en términos de excelencia democrática, he de decir que los encuentro manifiestamente mejorables.
En cuanto a la gracia "reflexiva" de Romeu sólo puedo decirte lo siguiente: hablar el pobre Gobierno como de una víctima que no puede llevar a cabo sus bondadosas políticas para beneficiar el alma y el cuerpo de los españoles, en particular, y los terrestres, en general, porque está siendo atacado al alimón por ETA y el PP es una canallada muy propia y nada sorprendente del mundo prisaico al que tanto os gusta reírles las gracias. Pues maldita la gracia.
Los españoles que no comulgamos con la política sobre terrorismo de Zapatero tenemos todo el derecho a tratar de influir para que cambie y todo el derecho a conseguir echarle del Gobierno de forma pacífica y legal, que para eso es la democracia. Señalar, sugerir, propagar la especie de que existe el más mínimo parecido entre este deseo legítimo y democrático con el reputado sistema de poner coches bomba y pegar tiros en la nuca es algo que no voy a calificar en los términos que merece porque quiero conservar esta relación virtual contigo y pedirte que reflexiones en lo que dices.
Y te señalo, por último, el hecho de que los ciudadanos conservadores, liberales o no izquierdistas, en general, somos un objetivo de ETA tanto como cualquier otro español con exclusión de los nacionalistas y los llamazares de turno.
Por tanto, en nuestra legítima defensa, podemos actuar dentro de la ley como consideremos oportuno. Tanto si te parece bien como si no. Y si a Pepe Rodríguez Zapatero le molesta que se joda ¿No tiene acaso el apoyo de todo el mundo menos de la extrema derecha facha cañí española?¿Para qué coño nos necesitáis dada la consideración en que nos tenéis?¿No sois todos vosotros la verdadera España moderna, el futuro de esta nación de naciones líder en derechos civiles, con toda esa grandiosa pluralidad de partidos, y nosotros sólo un residuo del pasado, más franquista que otra cosa, que encima no somos nada y estamos siempre aislados y solos, representando siempre interes espurios, piscinas de mangantes, oyentes de telepridicadores del odio, promotores de estafas inmobiliarias, partidarios de un estado confesional, etc, etc, etc...? ¿Qué importa si no damos el apoyo al Gran Timonel?¿Por qué tanta preocupación por estos irrelevantes extremistas?
Y ya puestos ¿Por qué no nos ilegalizáis y punto? Así no tendría que molestarse Pepe Rodríguez en discutir sus políticas con los ciudadanos que se le oponen ¿No sería mucho más cómodo? Reconoce conmigo que la democracia es muy engorrosa y un poco inoperativa y, quita, quita, donde esté un buen régimen de partido único que represente los intereses de las clases trabajadoras que se quite esa tontería liberal. Dónde va a parar, sería mucho, pero que mucho mejor ¿no te parece, amigo Tiberio?¿No te parece que es un fastidio que la mitad de la población no comulgue con un Gobierno tan bueno para sus propios intereses? Si es que somos unos desagradecidos, el tío desviviéndose por nosotros y nosotros, erre, que erre, con que hacer lo que piden unos terroristas es una inmoralidad y una rendición. Porque los terroristas siempre han querido que el “Estado Español” se sentara a negociar con ellos ¿no?¿Me lo invento? Y aceptar este deseo por el que han matado largamente con fruición, salvajismo y total ausencia de respeto y compasión por el prójimo ¿no es rendirse ante sus exigencias? Y me despido con una última pregunta: ¿nos dirá alguna puñetera vez este benéfico presidente qué cojones quiere negociar con ETA, esto es, qué le va a dar a cambio de que se rinda, uy, perdón, de que deje las armas?¿Caramelitos?

Tertulia en la SER: Alcaraz es el brazo armado del PP

Qué asco.

Tertulia unánime en la SER: "Hoy se puede ver en los medios de la derecha una clara satisfacción". Qué asquerosos son, señor, qué asquerosos.

El País: "La responsable es ETA"
Qué cara tienen. ¿Y el 11-M? El 11-M, no. En ese caso el responsable fue Aznar.

Tertulia en la SER (unanimidad): "Alcaraz es el brazo armado del PP" (un día después de que ETA haya matado a 2 personas con un tremendo coche-bomba).

Y muchas cosas más. Votos para el año nuevo: "Que no se rompan los canales y sigan los contactos entre el Gobierno y los sectores de ETA proclives a la paz".

sábado, diciembre 30, 2006

Con un cretino inmoral en la Moncloa no podía pasar otra cosa

Acabo de oír al presidente. Tenemos a un cretino en el puesto de más alta responsabilidad del país. La declaración de hoy es una declaración totalmente inútil al venir de un irresponsable. Me siento tentado de decir que hoy estamos más cerca de la derrota de ETA, pero con un presidente como éste puede suceder cualquier cosa. Mañana ETA puede declarar otra tregua indefinida y éste tipo con ínfulas desmedidas por aparecer en letras de oro en los libros de Historia nos meterá otra vez en lo mismo porque odia más otras cosas que a ETA. Por ejemplo, la idea de aliarse con el medio país -por lo menos- que considera inmoral negociar con una banda terrorista. Ayer mismo nos contó este ciudadano indigno de ser presidente, y presidente sin embargo, la trola anestesiante de que este año iba a ser la repera para la paz en España. Horas tardaron en demostrarle los de ETA qué significa para ellos la palabra paz.
Pepe Rodríguez cree que puede engañar a todo el mundo todo el tiempo, y no se puede. Desgraciadamente tampoco se va a enterar de ésta. Seguirá intentándolo con los españoles y seguirá intentándolo con ETA. Su apuesta de mierda ha tenido por consecuencia un país más lejos de encerrar a esas alimañas de lo que lo estaba hace dos daños y medio.
Dormirá tranquilo el tío porque no es solamente un imbécil sin cerebro ni cultura, es también un sectario inmoral. Ni de coña admitirá responsabilidad alguna y ni de coña va a hacer que nuestras fuerzas de seguridad persigan a los fascistas vascos hasta tenerlos a todos en el talego hasta el fin de sus días.
En la opinión que ZP deja ver a la ciudadanía, ETA acaba de romper la tregua. No sé si se lo cree o no, pero en cualquier caso, no es cierto. Hoy nos dice que no se dan las condiciones para negociar ¡Como si ayer se dieran!¡Como si pudieran darse sin perder la honorabilidad! Por tanto se deduce que cuando volvamos a estar como ayer volverá a las andadas.
La única esperanza que nos queda es que lo que aún haya de decente en la izquierda española despida a este inútil mezquino que se cree mejor que los demás y contribuya con valor a devolver a España a una cierta normalidad ética. Por supuesto hablo de esperanza en términos retóricos porque ya no espero nada de la izquierda española. Qué días más aciagos los del zapaterismo. Días tristes para España.

jueves, diciembre 14, 2006

Loyola: la mejor presidenta que no fue

Cuando los españoles nos entreteníamos apostando por quién sería el sucesor de Aznar yo votaba por Loyola de Palacio, aunque obviamente sabía que no iba ser la elegida.
Loyola caía bien y era consistente en términos políticos. Era valiente y no creo que se hubiese mostrado dubitativa con las cosas que están teniendo lugar en España. Probablemente, habida cuenta de lo ocurrido en aquellos desgraciados días, aunque hubiese sido la candidata tampoco hubiese ganado las elecciones (aunque con otro tipo de campaña diferente de la muy patética que lideró Rajoy, quién sabe).
Sin embargo hubiésemos contado con una gran líder capaz de arrastrar a esas capas sociales de la izquierda que están tan estupefactas ante el zapaterismo como lo está lo que solemos referir como centro-derecha. Y creo que lo hubiese podido conseguir sin pretender pasar por lo que no era y sin dar la sensación de estar dando bandazos para intentar agradar a todo el mundo, algo que es metafísicamente imposible.
Ayer se fue alguien que rindió grandes servicios a España y fue un ejemplo para muchos, especialmente para las mujeres que odian ese machismo disfrazado que son las cuotas y que aspiran a demostrar su valía sin que un falso caballero les ceda el paso para mirarles el culo a gusto.
Ayer se fue alguien, además, que pudo haber rendido servicios aún mayores desde la presidencia del Gobierno de España. Si los partidos españoles fueran más democráticos y menos dados a la dictadura de su aparato burocrático, Loyola de Palacio hubiesae tenido grandes posibilidades de ganar unas elecciones primarias a la americana, por ejemplo.
Ya nunca lo sabremos. Desgraciadamente ayer se fue la mejor presidenta que no tuvimos.
Descanse en paz.

martes, diciembre 12, 2006

Insultado en la Red (como siempre): las armas son la excusa esta vez

Hace tiempo dejé este comentario en una página de Red Liberal llamada El Príncipe donde se alababan ciertos comentarios del señor Carlos Boyero, un tipo que alguna vez me ha hecho gracia aunque ya no le sigo desde hace mucho:

Abundan las tonterías de los comentaristas públicos. Ayer, en la SER, una señora con muy pocas luces (no sólo demostradas en esta cuestión concreta sino cada vez que abría la boca), afirmaba y se quedaba igual de ancha que Boyero, que no había uso bueno para las armas. Me recordó aquella tontería gigantesca de nuestra desgracia nacional, el señor presidente del Gobierno, que en todos los libros había algo bueno (!!). A la señora en cuestión y al señor Boyero me gustaría preguntarles si no se le ocurriría un uso bueno para las armas si su familia se viera amenazada por nazis en una guerra o si viera cómo unos mafiasos intentan secuestrar a sus hijos o padres en una paz tipo Chicago o Marbella. ¿Qué harían si una crisis mundial provocara la destrucción de nuestra segura nación y todo el mundo se armara?¿Leería pasajes de Gandhi a quien intentara violentar su vida o hacienda y/o la de los suyos? ¡Pues naturalmente que hay usos de las armas buenos!
(Enviado por Xabier Cereixo en: Marzo 30, 2005 5:58 PM)


A cambio recibí estas perlas que no tienen desperdicio:

1.- Sois una pandilla de gilipollas. Lo que dice Boyero, como casi siempre, es verdad. Y el que sale con la familia amenzada por los nazis, piensa un poco: si los nazis no tuivesen armas, ¿con qué iban a amenazar? Las armas son un invento nefasto se mire como se mire. Pandillla de fachas ignorantes
Enviado por toni en: Septiembre 6, 2005 2:27 AM


y 2.-Manda huevos la estupidez de la gente. Aplaudo y respeto el comentario del genial Boyero, esa imagen de los cuerpos mutilados me llena de gozo. A ver si aprendemos a captar la ironía de las palabras, apestosos lamesuelas. Esto va dedicado sobre todo al necio ese que se hace llamar Xabier Cereixo. Quién te has creído, Bruce Willis en la jungla de cristal? no estaría mal que probaras de tu propia medicina, y alguien te metiera un buen susto con un arma. Gilipollas redomado, vete a vivir a EEUU y verás qué feliz y seguro estás con un arma bajo tu almohada
Enviado por Don Siegel en: Enero 10, 2006 3:33 PM

y 3.-No hay más que echar un vistazo rápido al blog que tiene el tal Xabier Cereixo. En fin, hay montones de retrasados como este que intentan tapar sus frustraciones con tamañas gilipolladas, pero esta historia es muy vieja y ya nos la conocemos todos. Xabier, deja de hacer el ridículo y ves al psicólogo. (Hablo en serio)
Enviado por Pepe en: Enero 15, 2006 11:54 PM


Como no tengo remedio y entro al trapo con casi todo, hoy les he respondido. Así que comparto con vosotros el bochorno que me producen estos grandes pacifistas:



Mucho tiempo después veo las respuestas suscitadas por mi comentario. Es gracioso que yo me exprese con respeto por los demás siendo el presunto adorador de las armas mientras que un par de pacifistas se regodean en una violencia que hace muy poco creíble tanto deseo de un mundo sin armas.
Pero centrándonos en la cuestión, nadie parece interesado en responder a la evidencia de que en un mundo con gente armada se pueden dar mil circunstancias que harían que fuese mejor estar armado que desarmado. Es tan evidente que me parece totalmente ridículo una discusión al respecto.
Y también me parece una cosa ridícula llamar la atención sobre la evidencia de que en mi comentario sólo replico a la idea de que no hay usos buenos para las armas. En nigún caso hago una apología de su bondad. Por otra parte en ningún momento comento nada acerca de mis ideas respecto a su situación legal.
Otra cosa curiosa de los comentarios más exaltados es que se considere que las armas son la medicina que yo propongo, ya que nada digo que pueda servir para deducir semjante cosa. Ello viene a demostrar que hay gente encantada de soltar los productos a los que su intelecto es capaz de llegar sin necesidad de que tengan relación alguna con la realidad. Ciertos indviduos son felices insultando y necesitan muy poca excusa para hacerlo. En tl caso, sólo puedo decir que me alegro de que estén tan radicalmente en contra de las armas, pues ya bastante miedo dan sin ellas. Aunque bien visto, la palabra puede ser un arma de las muy jodidas.
Un último comentario: quien quiere conseguir un arma, la consigue, independienemente de su consideración legal. Mucha gente tiene armas en los países como España, con una legislación bastante restrictiva al respecto. Y, desde luego, los que adquieren armas de fuego con una mayor facilidad son, precisamente, aquellos que tienen un menor respeto por la legalidad, ya que existe un amplio mercado negro. En una situación así, son, en cambio, las personas pacíficas que respetan la ley las que no se pueden hacer con un arma con facilidad. Esto es una descripción, no una opinión.
La cuestión es, entonces, si la situación es la deseable: aparte de fuerzas de seguridad, cazadores y deportistas, los malos son los que están armados.
Estoy seguro de que muchos de los violentos pacifistas que me han insultado en esta página agradecerían en diversas situaciones hipotéticas pero muy posibles el tener un arma. Pero, claro, es mejor acudir al non sense infantil: "Lo mejor sería un mundo sin armas, así los malos no tendrían con qué disparar". Natural. También sería mejor un mundo sin malos (y, ya puestos, sin idiotas), pero qué le vamos a hacer, este es el mundo que tenemos. Sin embargo, incluso en un mundo sin armas de alta tecnología producidas industrialmente, nada puede evitar que un palo, una piedra o una cuerda se conviertan en armas letales.
En fin. Qué tiempos éstos en que hay que reivindicar las evidencias.

lunes, diciembre 11, 2006

La izquierda se vuelve peligrosa: ¿dice tener miedo para odiarnos a gusto?

Del blog de Carson Luna sobre el poema satírico "Volverán los brillantes demagogos":

Lo cierto es que empecé a escribir el poemilla satírico como distracción, porque no era capaz de responder a una carta de mi hermano de espíritu J.M.P. Un izquierdista redomado, versión ácrata, que me toca las narices todo lo que puede y que tiende a dejarme en estado de estupefacción con cada una de sus misivas.
Una conversación con mi cuñado, al que quiero mucho y bien, pero que peca del mismo defecto ideológico, produjo un resultado similar. R., mi cuñado, opina que un "facha" es "uno del PP que es neoliberal a ultranza". Es fácil observar cuánta incultura y sectarismo hay en la afirmación. Más que irritarme, me da pena.
Por otra parte mi amigo virtual Tiberio, con quien discuto en la Red de cosas políticas, me deja de piedra, como dice mi mamá, al lanzarme a la cara: "dáis miedo". Se supone que refiriéndose a los españoles de derechas. Sectarismo antidemocrático ¿Inocente? No sé. Hay quien me dice que la afirmación es el primer paso para justificar la agresión. Legítima defensa, miedo ineluctable, estado de necesidad. Puede tener sentido. En cualquier caso, tiene lógica asaltar las sedes de los partidos que dan miedo. Y si todo el mundo se pone a tener miedo, pues olé, a la Guerra Civil, lo cual si se mira bien satisfaría a quienes ansían los tiempos heroicos de la República. Así tendrían la oportunidad, esta vez sí, de derrocar a Franco. Como a Pinochet, a quien tan valientemente se zahiere hoy, en la hora de su muerte. Todo el mundo pregunta por Castro y la izquierda responde con toda claridad: "La culpa es del PP". Si es que son unos fachas.
En la misma dirección: leí en un Interviú atrasado uno de esos ripios que escribe el muy talentoso Sabina. Tan talentoso como demagógico e igualmente sectario.
Lastimosamente, la izquierda española, está en ese plan.
¿Volverán las oscuras demagogias en nuestras banderas crespones negros a colgar?
Mi hermano, mi semejante, cuida lo que dices, mide tus actos, no ofendas a tu adversario hasta no dejarle otra salida que convertirse en tu enemigo.

Volverán los brillantes demagogos (Divertimento en verso)

Volverán los brillantes demagogos
con palabras a la plebe a desarmar,
mostrando el bello brillo de sus Rolex
cual Luz de la Verdad;
pero cuentas, cajas fuertes e influencias
por las que tanto han tenido que trepar
esas con las que salvan tantos pobres
esas... ¡no las verás!

Volverán los tocados con la Gracia
a dar serias lecciones de moral,
señalando quién es bueno y quién facha
en exclusividad;
pero esperar un buen razonamiento,
un argumento sin mediocridad
que te explique el porqué de su desprecio,
eso... ¡no lo verás!


Volverán a apuntarte con el dedo
por extremista neoliberal
y por mucho que ames la democracia
no, no te absolverán;
pero eso con lo que un día soñaste
todo un mundo de hombres en libertad
no impedirán que un día se logre, esos
¡Hijos del Capital!

domingo, diciembre 10, 2006

¿Damos miedo a la izquierda?

Me dice mi interlocutor izquierdista que les damos miedo, así, como suena, los actuales derechistas españoles. Le respondo. Aquí está la discusión al completo.

Así que “os” damos miedo, eh? No me hagas reír. A estas alturas de la película seguimos con esas. Pues nada, mon semblable, tú mismo. ¿Os dan miedo los 10 millones que votaron al PP o solo unos pocos? ¿Los otros muchos no izquierdistas más o menos de derecha o de centro o liberales o lo que sea que no los votaron pero que podrían llegar a hacerlo, también ? Así que inventamos pruebas, jua, jua ¿Cómo las que llevaron a un ministro del interior socialista y a su segundo a la cárcel? ¿Como las que en cualquier país del mundo con unos jueces con más redaños y sentido de la justicia hubieran bastado para meter al miserable presidente de ese gobierno SOCIALISTA en la celda de al lado?
¿Así que te da miedo que se pueda considerar “negociación y rendición” palabras, conceptos y actitudes similares? ¿Y, cómo es la cosa, a quién hay que pedir permiso para considerar lo que a uno le venga en gana? Para mi sentarse a la mesa con ETA es rendirse en términos políticos y morales, pero es que, por si fuera poco, este Gobierno les ha dado mucho más que eso. Cuál es el problema de que piense así ¿no es esto una democracia? Eso no me hace peor ser humano que tú, amigo Tiberio, y somos muchos millones los que pensamos de ese modo. ¿Te da miedo que por lo menos medio país (y estoy más que seguro de que mucha gente en a izquierda piensa igual) no quiera que se negocie con una banda terrorista que ha matado a casi 900 españoles en los últimos 30 años y que nos parezca que eso es una forma de rendirse por la muy sencilla razón de que es exactamente lo que ETA ha pretendido forzar siempre -un Gobierno que se siente a negociar, todo un éxito para esos animales, convertidos por obra y gracia de un partido cuya historia es vergonzosa en interlocutores políticos-? ¿Eso te asusta?
Y digo yo ¿qué tal llevas que muchos millones de españoles, por lo menos la mitad, estemos no sólo asustados sino aterrados, avergonzados, indignados y estupefactos de que no sólo nuestro Gobierno se comporte de una manera tan obviamente indigna y palmariamente ilegal sino de que encima haya un montón de españoles que le riáis las gracias y le aplaudáis y encima nos acuséis a los que disentimos nada menos que de dar miedo? ¿Pero cómo se pueden llevar tan lejos las cosas? ¿De dónde coño has sacado que todos estos millones de españoles que somos clase media pura y dura, obreros y oficinistas, sin más, nos mueve ambición de poder alguna? ¿O eres de los que todavía “piensan” que sólo los ricos y los poderosos y la jerarquía eclesial son de derechas? ¿Has perdido repentinamente las buenas maneras y el buen juicio, amigo Tiberio? ¿Es que te van a dar a tí algún carguito por defender lo que defiendes? ¿Concejal tal vez?¿Sindicalista liberado en tu empresa? ¡¿Pero qué forma de replicar es esa, por el amor de Dios?!
Y ya veremos qué nos depara el futuro, que tampoco iba a gobenar el tonto del bigote y acabó sacando mayoría absoluta.
En mi opinión no os vendría mal un baño de humildad. Tal vez así tampoco vosotros nos “daríais tanto miedo”.
Lo malo de esta situación es que os daremos mucho miedo pero no podemos hacer gran cosa. Sin embargo, esos a los que tú no puedes criticar por razones muy misteriosas si es que de razones pueden llegar a calificarse sí que pueden hacer mucho daño. Por ejemplo, dejando sin investigar el crimen más atroz cometido en la España recient; o destrozando la unidad de la patria que recibimos de nuestros ancestros; o negociando con tíos capaces de matar a 1000 personas sin que les tiemble el pulso porque son unas alimañas; o convirtiéndolas en interlocutores políticos y para que se entere todo el mundo llevándolo al Parlamento Europeo. ¡Eso sí que es para dar miedo, amigo Tiberio!

Volverán los brillantes demagogos (divertimento en verso)

Os traigo hoy, amables lectores, un pequeño divertimento en verso que versa sobre los repartidores de carnés de demócratas. Ya sabéis, estos muchachos, tan abundantes en progrelandia, con la palabra facha siempre a punto de caérseles de la boca, los que creen que el liberalismo es un extremismo reaccionario y fascista que crea pobreza y prolonga las desigualdades; estos que creen que no hay nada más perverso que una persona inteligente (e incluso buena) pero liberal o conservadora, ni nada tan estúpido como un obrero de derechas; esta gente, en defintiva, que cree que la izquierda mea colonia santa y la derecha veneno radioactivo que vierte sobre los obreros, los pobres del Tercer Mundo, la Ecología de Gaia, las mujeres maltratadas, los gays...
Va por ustedes, compañeros que comparten con un sevidor el suplicio cotidiano de la letanía de la izquierda hiperlegitimada.


Volverán los brillantes demagogos

Volverán los brillantes demagogos
con palabras a la plebe a desarmar,
mostrando el bello brillo de sus Rolex
cual Luz de la Verdad;
pero cuentas, cajas fuertes e influencias
por las que tanto han tenido que trepar
esas con las que salvan tantos pobres
esas... ¡no las verás!

Volverán los tocados con la Gracia
a dar serias lecciones de moral,
señalando quién es bueno y quién facha
en exclusividad;
pero esperar un buen razonamiento,
un argumento sin mediocridad
que te explique el porqué de su desprecio,
eso... ¡no lo verás!


Volverán a apuntarte con el dedo
por extremista neoliberal
y por mucho que ames la democracia
no, no te absolverán;
pero eso con lo que un día soñaste
todo un mundo de hombres en libertad
no impedirán que un día se logre, esos
¡Hijos del Capital!

jueves, diciembre 07, 2006

No soy "nacionalista español"

Sigo discutiendo con mi colega izquierdista. Sostiene que los antinacionalistas españoles somos, en realidad, nacionalista españoles. No es verdad en mi caso.

No, Tiberio no soy nacionalista. Te equivocas al creer que un nacionalista se identifica por su sentido de la pertenencia y con ello incurres en un error típico de muchos españoles cuando analizan el fenómeno nacionalista. Un nacionalista, y te resultaría fácil de apreciar si en tu Asturias existieran muchos como en mi Galicia querida, se define por su odio, que es algo que va mucho más allá de la mera oposición.
Sé que vas a decirme que no es así, que tu amigo Patxi o tu amigo Jordi o tu amigo Anxo son buena gente y no odian a España ni a lo español, sino que lo que pasa es que se siente vascos, catalanes y gallegos con una intesidad patriótica inusual. Si dicen eso mienten y te lo dice uno que fue nacionalista de carnet (ay, la adolescencia).
El fenómeno nacionalista en España es un poco más complejo que el mero sistema de pertenencias. Hasta hace dos días simple y llanamente no existían aquí nacionalistas disgregadores. Es un fenómeno inventado por políticos profesionales inspirados en personajes alucinados. Y tras un siglo de comedura de tarro no han conseguido convencer ni a su gente de que no son españoles, algo que sólo defienden los más extremistas. ¿Por qué será? Porque si bien por un lado el fenómeno es más complejo que la mera cuestión de la pertenencia, por otro es bastante sencillo. Para demostrar la nación gallegao catalana o vasca hay que recurrir a complicadísimas hipótesis históricas que nos retrotraen a cuando San Jorge mataba dragones. Pero España… Seamos sinceros por una vez: no hay que pensar mucho para constatar la existencia de la nación española.
Como te he dicho ya en otra ocasión, España es muy poco chauvinista, algo que es un componente esencial del nacionalismo.
En fin, todo esto me parece muy artificial. Una nación no necesita construirse, existe per se. ¿Por qué nos hablan de construcción nacional? Porque necesitan “convencer” a sus presuntos compatriotas de que lo son. En realidad, es fácil constatar qué ocurre cuando un nacionalista tiene poder: multa a su compatriota por usar la lengua del enemigo al que odia. La construcción nacional es antidemocrática por naturaleza.
En cualquier caso, llevan un siglo construyendo su nación (de pacotilla) y la lentitud de sus avances debería demostrar por sí sola la naturaleza del asunto.
Por otra parte, aunque vaya lento, va. Así que todos tranquilos. Al final, España se rajará, porque los españoles somos cualquier cosa que tú quieras, pero nacionalistas, jesús, nacionalistas no somos.
Malamente hay algunos patriotas que quieren dejar a sus hijos lo que recibieron de sus padres, y pocos.
Si me quieres considerar patriota, adelante. Pero nacionalista no soy, te lo aseguro.
¿Nacionalista para qué? Los españoles no tenemos que construir nuestra nación. Es una vieja patria la nuestra y está medio moribunda ¿quién querría ser nacionalista de un Estado sin nación y en almoneda? Nacionalistas son los que sueñan con comerse lo de alrededor: Navarra Mallorca, Valencia, el Bierzo, Asturias Occidental… ¿Qué nos vamos a comer los pobres españoles mientras se nos meriendan a trozos?

domingo, noviembre 26, 2006

"La inevitable melancolía del ateo" en "Las notas de Carson Luna"

"La inevitable melancolía del ateo" es el título de la nueva entrada publicada en "Las notas de Carson Luna". Pueden leerlo en su contexto original.http://www.blogger.com/img/gl.link.gif
El texto es el que sigue:
Lluvia y melancolía a raudales en la ciudad de Vigo. Mi ciudad. Paso a menudo cerca de una farola donde alguien deposita flores de vez en cuando. Un recuerdo para alguien que ya no está ¿Gesto absurdo? Probablemente, pero no del todo. No creo en el más allá y la Fe no se acercado nunca a mi corazón o a donde sea que se deposita. No puede haber creencia -o lo que sea eso de la Fe- más extraña para alguien como yo. Sin embargo, no me queda otro remedio que respetarlo. Ojalá pudiera yo llevar algunas flores. Es decir, ojalá tuviera yo la dirección en el Más Allá de algunas personas que he querido para poder enviarles flores como esas o unas simples postales vacacionales. Desgraciadamente, esa parte de mi agenda está vacía. Y no puedo cachondearme de quienes la tienen repleta y, además, ya se están comprando sobre plano su vivienda para la eternidad en esa zona.
Mi amigo de la infancia, hermano para siempre aunque no viajemos ya en la misma línea del destino, es Testigo de Jehová. Nunca me gustó eso, lo reconozco, pero hay algo en él, en su familia y en sus correligionarios que siempre me ha producido algo muy parecido a la envidia. Me ocurría en nuestra infancia y me sigue ocurriendo ahora. Es esa seguridad con la que pasan por la vida y se enfrentan a la muerte.
Creer en Dios sinceramente debe ser un chollo mucho mejor que que te toque la lotería. Los que de una u otra manera somos unos materialistas desesperanzados y descreídos no podemos disponer más que de la certeza de la muerte, algo más bien poco tranquilizador.
Hoy esas flores parecían soportar con alegría los golpes brutales de las gruesas y frías gotas de lluvia, como si el destinatario las estuviese protegiendo con una sonrisa.
Yo, en cambio, que sé, porque no puede ser de otra forma, que eso de la Fe, Dios y el Más Allá son zarandajas y supercherías producidas por la conciencia de hombres de otras épocas en que no se había dividido el átomo y la gripe era una enfermedad letal, y que camino por mi ciudad con la soberbia del hombre razonable curado de supersticiones, no puedo evitar que sienta sobre mi espalda una acusación displicente, apenas compasiva, que llega eléctricamente desde esa farola, desde esas flores y, casi llego a pensar, por un segundo, que desde el Más Allá.
Cómo manejar esta paradoja en que la alegría pertenece a los supersticiosos que creen en dioses antiguos con sus venganzas infernales y sus premios paradisíacos, mientras se reserva para mí, librado por la razón de esas tonterías, una punzante melancolía sin cura posible, una duda ardiendo en el pecho, un resquemor indisimulable ante las tres o cuatro certezas que la razón me ha dejado en el bolsillo como un tesoro envenenado y radioactivo que parece pudrirme el espíritu antes que los huesos o la sangre.
Es, sin duda, la inevitable melancolía del ateo librado a sus solas fuerzas en el vasto universo.

sábado, noviembre 25, 2006

España, nacionalismos, ley, traiciones varias y el canto del cisne

Mi artículo ETA es la llave a la III República, inició otra discusión con mi amigo izquierdista Tiberio. Aquí está su primera reacción. También se puede ver un comentario que he dejado en su interesante blog. Lo que sigue es una respuesta más elaborada. Espero que os interese la polémica, no muy diferente de la que se puede oír en cualquier autobús, bar o centro de trabajo de la España de nuestros días. ¿La España del canto del cisne?

No existe el derecho democrático a que se independice una parte del territorio de tu estado, el cual según alguien, debe independizarse por las razones que quiera. Este alguien tendrá el derecho democrático a opinar lo que le de la gana. Y tendrá el derecho democrático a participar en la vida política votando o formando un partido o proponiendo una iniciativa legislativa popular. Y tendrá derecho a cambiar las leyes por los medios que las leyes determinen. Pero la independencia de un territorio, eso no es un derecho per se, igual que no es un derecho que se haga una ley que permita la cadena perpetua. Ambas cosas se pueden tener en democracia y se puede luchar por ellas, pero no son en sí mismas ningún derecho por mucho que haya personas a las que les parezca la cosa más justa del mundo. Te aseguro que somos muchos, y cada día más, los que borraríamos de un plumazo las autonomías, pero eso no es un derecho del pueblo español y menos aún de España. ¿Podemos luchar por ello?Sí. ¿Tenemos derecho a hacerlo? Naturalmente. ¿Sería justo, hermoso, histórico y democrático? Para mí sí, para tí, imagino que no.
¿Quién se supone que es el sujeto de ese derecho Euzkadi, Catalnya La Gran, España? Cada vez que oigo que Galicia, o Cataluña o las Vascongadas tienen derecho a no sé qué, es que me da urticaria. ¿Quién es esa señora llamada Galicia, o esa otra llamada Cataluña? ¿En qué calle viven? Es retorcer la lógica hasta el paroxismo pretender que tal o cual sitio tiene derechos. ¡Será le gente que vive en ellos quien los tenga! Y que se sepa nadie en esos sitios tiene suspendidos sus derechos, salvo que una ley lo indique y un juez lo haya determinado.
Lo que pasa que los nacionalistas tienen patente de corso para razonar como les venga en gana. Como la ley no les permite hacer aquello con lo que sueñan y no tienen fuerza para imponer los cambios legales necesarios, lo que hacen es pretenderse representantes de aspiraciones indemostrables de seres indemostrables. Es que "Euzkadi" tiene derecho a decidir su futuro, se nos dice a todas horas. Pero es que eso es exactamente lo que hacen LAS PERSONAS que viven en en el País Vasco cada día (unas con más libertad que otras, pero no compliquemos). Para lo suyo, no tienen más que presentarse a las elecciones con un único punto en su programa, la independencia, y ganar por la mayoría que cualquier país civilizado impone par cambios de ese calado, cifra que podrá ser discutible, pero que seguro que no es del 55 al 45%. Ay, pero como
todavía están lejos...
De todas formas, no hay por qué preocuparse, amigo Tiberio, con otros 25 años de lavado de cerebro a su población infantil y juvenil, que se sumará a las generaciones precedentes que ya pasaron por el democratísimo tratamiento de la construcción nacional (¡que vaya comportamiento democrático de mis narices!), mientras se van muriendo los que nacieron y vivieron como españoles, que fue lo que ocurrió en todas las generaciones desde la noche de los tiempos, lo conseguirán. Comentario al margen: España debe ser algo de una trascendencia y fortaleza mucho mayor de la que imaginamos todos, amigos y enemigos, pues es un milagro que, después de haber entregado la formación de las generaciones que desde el 78 han sido a los enemigos más enconados que imaginarse pueda, aún quede en lugares como Cataluña, Galicia y Vascongadas alguien que considere a España su país, su comunidad, su casa. Pero es que, encima, no es que quede alguien, es que todavía son mayoría los que así piensan.
Insisto, los que estáis tan preocupados por los derechos imaginados por racistas repulsivos como Arana, tenéis todas las de ganar. Ello es así porque en contra de lo que suelen (¿soléis, Tiberio?) afirmar los defensores de la leyenda negra española, España no ha sido casi nunca una nación soberbia o chovinista, sino más bien encogida y cobardica, por lo menos desde que casi sin querer se echó a los hombros la carga de un Imperio que la dejó exhausta por generaciones y generaciones. Pacífica (¿pacifista y pactista?) y respetuosa (¿acomplejada y blandita?) hasta la estupidez, ha permitido a sus enemigos trabajar a sus anchas contra ella en sus mismas narices... ¡y pagándoles un buen sueldo para comprar un amor imposible, obteniendo tan sólo un respeto fingido e hipócrita!
Es imposible otro final que su disolución. Anota este día y esta hora, Tiberio, los españoles abandonaremos a muchos de nuestros compatriotas en manos de los que odian a España. Llegarán, salvo milagro que no espero, "zapateros" aún peores. Los "ibarreches" y "carods" y "pujolitos" tendrán sus referenda, y los perderán, una y otra vez hasta que los ganen. Eso será así, no hay vuelta de hoja. A tí te parecerá democracia. A mi me parece el alegre suicidio de un viejo país que un día tuvo una enfermedad mortal y en vez de medicarse se fue de vacaciones con los virus. Un viejo país traicionado por sus hijos. Hay muchas explicaciones posibles para este extraño y nada habitual fenómeno. Todas conducen a la melancolía.
Resumiendo: no es un derecho democrático el supuesto derecho a un referendum por la independencia, porque tampoco lo es un hipotético derecho a votar en unas elecciones presidenciales. No funciona así la cosa.
Pero escucha algo importante: tal y como están las cosas hoy y tal y como han venido estando en los años democráticos, ni nada ni nadie podría evitar la independencia de Euzkadi o Cataluña si fuesen una nación inequívocamente y su población un pueblo oprimido por otra nación. Si siguen donde están es porque esas puñeteras naciones de pacotilla, los nacionalistas se las han tenido que sacar de la manga y construirlas (construirlas, esto es, forzar la realidad, forzar a las personas) desde cero; y España, que se supone que es tan opresora, se lo ha permitido y hasta les ha extendido alfombras en rojo y cheques en blanco.
Desgraciadamente, ese comportamiento suicida sólo puede tener un final, aunque en el último minuto haya un canto del cisne con cierta grandeza. Tardará más o menos en conseguirlo, pero lo conseguirán.
Por último, referente a los vascos desterrados por los canallas activos y pasivos: no sé lo que propones tú, pero mientras los gallegos de la diáspora de la emigración pueden votar en las elecciones autonómicas, no lo pueden hacer los vascos de la diáspora del terror. Si no, hoy Mayor Oreja sería presidente del Gobierno Vasco, o lo hubiese sido hasta recibir la puñalada de Patxi y Eguiguren, los Zipi y Zape de la ignominia política. Los vascos de la diáspora ya están pidiendo ese derecho (este sí, porque afecta a personas, no a territorios ni a entes) a votar en su tierra ¿crees que le va a gustar la idea a Ibarreche, a Patxi, a Otegui, a Madrazo, y a ZP y a los nacionalistas antiespañoles con los que sostiene su kerenskiano gobierno y que España La Tonta ha sabido cultivar como coles hasta en las españolísimas Andalucía o Galicia? (Ya te contaré algún día cómo son aquí las cosas). Te aseguro que me encantará ver a Otegui y a Paco-Patxi pedir el derecho al voto en el famoso referendum de aquellos a los que uno ha expulsado a punta de pistola y los otros a punta de demagogia y traición.

domingo, noviembre 19, 2006

ETA es la llave de la III República. ZP, el hombre que derrotó a Franco.

Pequeño ensayo sobre las motivaciones presidenciales en el bautizado como "Poceso de Paz". La historia del proceso tal como nos la cuentan los socialistas no se sostiene. Avanzo una hipótesis: Rodríguez Zapatero no sólop quiere pasar a la Historia como el Pacificador, sino, sobre todo, como el Hombre que derrotó a Franco y fundó la III República



Se discute en todas partes el estado de salud del "Proceso". Muchos izquierdistas están ansiosos y con la boca grande señalan que está roto, mientras con la boca pequeña indican que ojalá que se rompa de una puñetera vez. Es falso que solamente la derecha sociológica esté hasta el gorro del sonrojo que nos está haciendo pasar este Gobierno y particularmente el presidente Rodríguez. Se discute mucho la cuestión. Pero ¿estamos discutiendo la “verdadera cuestión”?
Muchos en la izquierda creen que se está hablando demasiado y que no vendría mal un poco de discreción. ¿Alucinante? No tanto. Pero no son menos los que creen, en un análisis apresurado, que hablando o sin hablar, Rodríguez se ha metido solito en un charco y que sus intentos de salir con dignidad de él son tan ridículos e indignos que, si no se tratase del tema que se trata, buena parte del país estaría por el suelo, doblándose de la risa. Pero se trata de un asunto sucio y repugnante que nos impide reírnos.
Se podría pensar que Rodríguez El Infatuado, a pesar de sus limitaciones intelectuales, está empezando a comprender qué ha hecho y sobre todo cómo lo ha hecho. Desde ese punto de vista, el charco le debería estar pareciendo a estas alturas un inmenso océano. Aunque el tamaño no tendría la mínima importancia de contar con el apoyo de la derecha sociológica, de la derecha partidista y de las víctimas. ¿Es esto lo que está empezando a ver Rodríguez? Podría ser una parte de la verdad. Pero no toda.

Por el momento, está solo, solo con su tropa. Es obvio que no quería El Infatuado compartir el éxito con nadie y que ya se veía como El Pacificador, gobernando hasta que un chico de los que hoy hacen el equivalente al COU le ganase unas elecciones. Es posible que empiece a sospechar que las cosas no van como debieran ir, como soñó que fueran. ETA le está poniendo en dificultades evidentes. Se discute mucho cuál será su reacción, pero si atendemos a los antecedentes no es difícil imaginar por dónde irán los tiros, frase hecha más que pertinente.

Entre los antecedentes podemos encontrar que el presidente Rodríguez firmaba con una mano un Pacto con el Gobierno del PP y con la otra sostenía el teléfono para ordenar que miembros de su partido mantuvieran contactos con ETA-Batasuna, a espaldas de la dirección regional, cuya política era la de una férrea alianza entre las fuerzas constitucionalistas en el País Vasco. O sea traicionaba al mismo tiempo al PP, al Gobierno Aznar, a la dirección regional del PSOE, a la opinión pública y, después, a los votantes, a los cuales nunca informó de que era contrario al Pacto por las Libertades y contra el Terrorismo y partidario de negociar con ETA. Mientras en la oposición se reunía a la vez con el Gobierno y con ETA-Batasuna ¿supo que la banda terrorista iba a declarar su famosa “tregua indefinida” cuando llegase al Gobierno?¿Informó de ello al Gobierno Aznar? Carezco de datos, como casi todo el mundo, pero los acontecimientos presentes hacen muy probable que así fuese. Los aparentes súbitos cambios políticos de Rodríguez son poco creíbles. Resulta más lógico pensar en una coherencia oculta ¿Cuál?

Cuando ya fue pública y notoria su disposición a negociar con los asesinos en serie, se decidió a deshacerse de cuanto servidor público podía molestarle en sus planes. Tuvo éxito con Fungairiño y sigue intentándolo con el Defensor del Pueblo, Enriqe Mújica. ¿Por qué molesta tanto Mújica?
Se le advirtió que no podría enfrentarse con la banda terrorista sin un consenso político y social amplio. No le importó, sus perros de presa han repetido por activa y por pasiva que la derecha prefiere que ETA siga matando, o sea, que por obtener réditos electorales no le importa que maten de vez en cuando alguno de sus militantes.
Se le advirtió de todos los modos posibles que ETA no se conformaría con que Batasuna volviese a la legalidad, porque eso ya lo tuvo durante casi todo el período democrático, ni con un acercamiento de presos, ni siquiera con una amnistía encubierta para los etarras con delitos menos sangrientos. Se le dijo que tendría que negociar fuera de ámbito constitucional ¿Por qué no escuchó a nade?
Desde el principio de su "Proceso" ha dado todas las cabriolas argumentales posibles porque ni tiene querencia alguna por la coherencia ni mucho menos respeto por aquellos a quienes sirve y que le pagan su sueldo. Dijo que no habría ningún acuerdo mientras no dejasen las armas, luego que lo de las armas podría esperar, que no habría concesiones políticas y, en fin, un largo listado de argumentos ad hoc, en función de las dificultades que ETA le iba poniendo.
En apariencia, viene tragando con todo mientras ETA-Batasuna va subiendo el listón a alturas que siempre dijo que no aceptaría. Batasuna actúa públicamente y su Gobierno calla, mientras amarra a la fiscalía: ruedas de prensa, congresos, amenazas. Sus dirigentes prácticamente confiesan en público ser dirigentes de ETA y le dicen que si se porta bien le dejarán tranquilo con los disturbios callejeros. La fiscalía amarrada.

Ya se han hecho concesiones que son públicas pero ETA no traga, resulta que son un poco más duros de pelar que todos esos muñecos rotos que va dejando por el camino. Un Maragall o un Carod, a quien echó del Gobierno catalán, qué cinismo, por reunirse con ETA. La concepción que de sí mismo tienen El Infatuado como un gran y maquiavélico estadista le ha hecho caer en las redes de ETA sin obtener nada a cambio. Sí, un referendum, sí, algo con Navarra, sí, convenceré a Francia, sí, no se harán detenciones, sí Pumpido se estará quieto. Y los criminales nada, erre que erre, alternativa KAS y déjate de coñas, Zapaterito. Impuesto revolucionario y pistolas nuevas para los mismos viejos objetivos.

Sin embargo sueña el Pacificador que no todo está perdido. Desde el principio de su “Proceso” las piedras más molestas en sus botas de las siete leguas con las que anda en el camino triunfal hacia la Historia han sido el Poder Judicial y las víctimas.
Al Poder Judicial se le trató en principio con un vago respeto, después con una crítica velada, mas tarde con crítica abierta y hoy con manifiesta hostilidad. Se oye decir a socialistas de todos los pelajes que ellos tienen los votos, es decir, están legitimados por las urnas d una manera a la que no pueden aspirar esos jueces que obtienen su poder de una manera cerrada a la sociedad. La campaña de deslegitimación de la Judicatura es más bien obvia y cuenta con el apoyo del llamado 4º Poder con raras excepciones.
Se le pidió a los jueces que fuesen sensibles a los nuevos tiempos, se “confió” públicamente en esta sensibilidad. Sin embargo, una parte mayoritaria de ellos ha soportado las presiones. Las leyes son las leyes y no se aplican en función de que el Gobierno quiera una cosa u otra. La reacción fue la previsible. Acusaciones de todo tipo, empezando por corporativismo. El Poder Judicial está poniendo dificultades al “Proceso” porque está al servicio de la derecha más rancia y extrema. La campaña arrecia ante el bochorno de los que todavía creemos en este país en la diferenciación e independencia de los tres poderes del Estado.

Las víctimas, por su parte recibieron desde un principio el peor de los tratamientos. Nuestro presidente les quiso echar lazo y bozal de todas las formas posibles mientras soltaba los de su perro de presa, el cual con ojos sanguinolentos y ningún escrúpulo se puso a la labor de destrozar su principal asociación. Le montó asociaciones alternativas para intentar desinflar a la AVT. Pretendió, y en buena mediada consiguió, estigmatizarlas como extrema derecha sin ninguna piedad, sin ninguna compasión por su sufrimiento, sin ningún respeto por el ejemplar comportamiento cívico que han mantenido en estos 30 años de democracia, en los cuales en ningún momento buscaron venganza fuera de la Ley. Le montaron a la AVT una revolución interna para hacer caer a su incontestable líder. Fracasó.

¿Qué significa todo esto?¿Es el empeño de un espíritu inmaduro y vacuo?¿Por qué acepta tanto riesgo y en solitario?
Han pasado ya unos cuantos meses desde que ETA anunciara la tregua de nuestra vergüenza. Han sido los meses del deshonor gubernamental y los meses de la dignidad de una parte de la ciudadanía que no se ha rendido, ni se ha dejado comprar, ni se ha asustado; ni se ha desanimado yéndose para su casa, ni se ha avergonzado de ser lo que es a pesar de todo el lodazal de oprobio que se le ha tirado encima desde las instituciones que deberían servirla y protegerla y desde los medios de comunicación progubernamentales que se han dejado cualquier resto de honor por el camino.
Se discute mucho estos días, sí.
Nuestro gran estadista, El Infatuado Rodríguez, ha sacado a pasear su maquiavelismo adolescente en un postrer intento por no ahogarse en el charco que él solitos ha convertido en océano. Desde sus palacete de la demagogia se han soltado montañas de globos sonda, como si de un carnaval de la desvergüenza se tratase. Por ejemplo: hay divisiones en ETA, se nos dice ¿Se nos prepara para una advertencia sangrienta de la banda? El Gobierno se ha puesto duro, se nos dice. El Gobierno está decidido a no seguir adelante con el “Proceso”. El ministro del Interior está muy preocupado, se nos hace saber. ¿Qué espera sacar de este embrollo?¿Sólo un éxito electoral?

Se discute mucho estos días ¿Se ha roto el “Proceso”? La derecha no esperaba otra cosa. Atención, no sólo ETA puede querer morir matando. Simbólicamente, el Gobierno también. Pero ¿estamos seguros de lo que está pasando a nuestros ojos?
Si se ha roto de verdad el diálogo entre el Gobierno y ETA ¿qué ha decido Rodríguez Zapatero?¿Qué le susurran sus maquiavelitos al Gran Señor? Sin duda entre los suyos habrá quien defienda que la ruptura de las negociaciones con ETA beneficiará a la derecha y sería difícil de gestionar para sus intereses.
Habrá también quien sugiera que un retirada a tiempo, antes de cualquier concesión que no pueda ser remediada por RTVE, Prisa, Tele 5 y todas sus cañoneras mediáticas, podría ser vendida como un éxito y revitalizar su imagen como un político capaz de ser duro y firme cuando la ocasión lo requiere. Ésta, en principio, parecería la postura más lógica y sencilla. No supone ningún riesgo para Rodríguez y es fácilmente utilizable ¿Por qué no opta por ella tras asuntos tan escandalosos como el robo de las pistolas,el aumento de las algaradas callejeras o el intento de asesinato de dos policías plantándoles fuego? En todo caso, ambas posturas están siendo sin duda defendidas entre los próximos a la Moncloa.

Sin embargo, con los antecedentes que nos han traído hasta aquí uno se siente inclinado a ver a Rodríguez como ese jugador incapaz de retirarse a tiempo. Se va a jugar sus últimas monedas porque no quiere irse para casa solamente sin perder o habiendo perdido poco. Lo quiere todo. ¿Qué es todo? Quiere su lugar en la historia. Eso explicaría algunos de los últimos acontecimientos. Peces Barba displicente e insultante con la AVT, por un oído le entra y por otro le sale lo que dicen los españoles a los cuales ETA ha marcado trágicamente su vida. El PSE dice del principal dirigente de las víctimas del terrorismo españolas que es un sinvergüenza que se aprovecha del dolor de la gente. Aceleran, aceleran en la ignominia. Aprietan en la presión sobre la AVT , sobre la Judicatura, sobre los medios de comunicación críticos, sobre el PP ¿Por qué? Porque ni la Kale Borroka, ni las nuevas exigencias de impuesto revolucionario, ni el robo de pistolas, ni el aumento de actividad en ETA detectado por las fuerzas policiales francesas, ni los chantajes de Batasuna, ni la presión de sus presos, ni la falta de apoyo de las víctimas, ni la ruptura del consenso con la principal fuerza democrática de este país, ni el escepticismo de buena parte de la población, ni nada de nada, pueden hacer que el señor presidente José Luis Rodríguez Zapatero abandone su sueño de pasar a la Historia como el hombre que consiguió la Paz en las Vascongadas y en España, sí, pero sobre todo, como el hombre que derroto a Franco.
Porque el acuerdo con ETA es la pieza clave que permitirá avanzar en el verdadero “Proceso” que busca el presidente Rodríguez. Una vez asentado ese pilar y con el sustento de una opinión pública violentamente anestesiada por el fulgor del éxito vacuo de una pacificación vascongada pagada con concesiones políticas se podrá acelerar la demolición del régimen constitucional. Cuentan, además, que la desaparición del terrorismo, cueste lo que cueste, dejará completamente desarmada a la oposición, que ya no podrá ser tal, o sea, que no podrá oponerse. Como Arenas en Andalucía dirá, que no quería la reforma de la Constitución pero que no le quedó otro remedio que participar en ella para poder corregir sus excesos (o alguna excusa horrible por el estilo). La puerta de la Ruptura que la izquierda y los nacionalismos no pudieron imponer en la Transición se abre con la llave que custodia ETA. Ése es el “Proceso” y no otro.
Y esta es la razón por la que hoy mismo seguimos teniendo noticias de que los socialistas vascos, a pesar de toda la afectada fortaleza democrática de los socialistas en Madrid y del Gobierno, siguen reuniéndose con ETA-Batasuna. Sin disimulo, sin miedo a las contradicciones en que incurren, sin preocuparles mentir. Esperan que la apuesta les reporte grandes ganancias. El gran premio. El Premio Gordo.
¿Con qué sueña Zapatero? Con la III República. Las cenizas de España.
¿Lo conseguirá?

sábado, noviembre 18, 2006

Las notas de Carson Luna

Comienzo a publicar otra bitácora, Las notas de Carson Luna, más personal y menos política, aunque no dudo de que la política tendrá sus sitio (pero será con otro tratamiento y desde otra perspectiva). En Las notas de Carson Luna daré rienda suelta a mis afanes literarios, así como a mis intereses.
Espero que os guste.

Libertad Digital: error desagradable, exceso innecesario

Soy lector entusiasta de Libertad Digital. Me gusta Libertad Digital y podría dedicar muchas líneas a destacar las razones por las cuales soy lector entusiasta del sitio y por qué me gusta. Sin embargo, hoy traigo a esta su casa virtual una crítica a mi periódico digital predilecto, y es que hasta el mejor escribano echa un borrón. En el día de hoy, en la portada, una fotografía de buen tamaño del dizque cómico Sr. Rubianes es acompañada de un texto en el que se nos anuncia su espectáculo en la localidad de nacimiento de Lorca, leit-motiv de su actual espectáculo, con la advertencia dizque periodística de que el citado show del artista gallego catalanista ha provocado en otros lugares concentraciones de críticos e incidentes y altercados.
Lamentándolo mucho he de decir que lo periodístico es aquí más bien vaporoso y muy traído por los pelos; y, aunque desde la portada se nos enlace con un articulito vagamente informativo, todo parece más bien el efecto de una obsesión que puede ser fácilmente mal interpretada y, sobre todo, manipulada.
Ese señor nos insultó a todos gravemente en su momento y ya se llevó su ración de críticas (obteniendo de paso los aplausos de los suyos, quienes saben ser agradecidos como indica la reacción de CC.OO.). Pero me parece muy desagradable intentar perseguirle hasta la tumba como si de un linchamiento en el Lejano Oeste se tratase. Si vuelve a comportarse de aquella manera indigna lo volveremos a censurar. Mientras tanto, no creo que sea lo correcto hacer como en los antiguos destierros, prohibir que nadie le de cobijo ni alimentos.
Si el día del espectáculo aparecen una docena de cabeza rapadas con esvásticas y banderas españolas con el escudo del yugo y las flechas, y revientan el acto (y ya no digamos si alguna persona sale con algún daño), todas las miradas de ya saben quién se van a dirigir hacia lugares como Libertad Digital o la COPE, que serán acusados de señalar objetivos del mismo modo que el Gara se ls señala a ETA. No veo la necesidad de dar munición al adversario ni de convertir a un liberticida con la lengua tan suelta como venenosa en un mártir de la cultura y la libertad de expresión.
Lo dicho, un error desagradable y un exceso innecesario.

miércoles, noviembre 15, 2006

¿ Rajoy con Obiang?¡Qué desastre!

¿Qué hace Rajoy dando la mano a Obiang? ¿Dónde están los princpios liberal-democráticos que debe defender?¿Qué insulto estúpido y gratuito a esos valores es este?¿Cómo podrá ahora criticar a Castro o a Chávez?¿Qué extraño sentido de la coherencia maneja este hombre?¿Es esa la España que quiere representar en el extranjero, de comandita con Rodríguez besuqueándose con dictadores criminales?
Rajoy ha perdido definitivamente el norte. Una pena. Por un momento llegué a pensar que podría representar a los liberales españoles. Pero no. Sus buenos discursos en el Parlamento no son suficiente. Su pusilanimidad ya es excesiva. ¿No basta que le toreen los Piqué, Gallardón y compañía?¿No basta ya con ese baile latino de un "pasito palante y otro patrás" que nos trae locos a los que andamos desesperados buscando razones para votarle?¿No ve lo difícil que nos lo está poniendo?¿No basta con que se acobarde en cuanto levantan la voz los expendedores de certificados de demócrata de la orilla de enfrente?¿No se da cuenta de que ha salido en todos los telediarios para contrarrestar la horrible imagen de un Gobierno que invita a nuestro país a un dictador que se pasa por el arco del triunfo los derechos humanos, hasta el punto de tener que modificar su agenda sobre la marcha porque se estaba convirtiendo en un escándalo nacional?¿Pero es que no ve la baza que le ha dado al PRISOE?¿Pero es que en ese partido no hay nadie que tenga dos dedos de frente?¿Pero es que el señor Rajoy no tiene ni un poquito de picardía y mala leche?¿Pero es que no acaba de darse cuenta a quién se enfrenta?
¿Qué quiere representar Rajoy para sus posibles votantes?¿Lo sabe acaso?¿Piensa poner los valores éticos en primera línea para enfrentarse a quien carece de ellos o piensa pasar a la historia como otro político vacuo en manos de sus necios asesores de imagen, los cuales, encima, ni siquiera hacen bien su trabajo?
Me temo que Rajoy está perdido para la causa liberal. Le falta determinación.
Yo ya sólo podría votarle como un mal menor frente a Rodríguez y sus aliados nacionalistas. Triste razón para un voto.
Lo de hoy ha sido un desastre.

Anticapitalismo rampante

Ejemplo de hoy mismo. En la contraportada de "El Mundo" (periódico ¡liberal!), escribe Irene Hdz. Velasco: "En estos tiempos que corren, en los que la vivienda se ha convertido en un lujo al alcance sólo de unos pocos bosillos...". ¿Nos hemos vuelto locos definitivamente? Una cosa es que la vivienda genere una cierta preocupación socio-política y otra muy diferente es que ya nos creamos nuestra propia paranoia y veamos las calles llenas de familias vagabundas viviendo bajo los puentes.
El odio al lucro se ceba en el sector inmobiliario, que es donde los españoles venimos ahorrando e incrementando nuestro patrimonio desde hace ya generaciones. Muchos españoles nos compramos viviendas y otros muchos vivimos de aquiler. Unos con facilidad, otros con menos y tros con grandes o pequeñas dificultades.
Lo que está claro es que el porcentaje de españoles sn techo no permite afirmar que la vivienda sea un lujo como lo es tener un Ferrari. Esa insensatez repetida de esa u otra forma, contribuye a un descrédito del sistema capitalista que no es casual. La propaganda contra el que hace dinero genera un odio, tal vez vago y no violento, por ahora, pero odio al fin y al cabo, que se azuza asimilando corrupción y pelotazos inmobiliarios a la propia naturaleza del sistema capitalista. Son especuladores, se nos dice, queriendo representar que se trata de un caso de parasitismo económico-social que forma parte de la lógica interna de nuestro sistema de libre mercado. El odio se extiende contra el sistema mismo sin que se repare, las redacciones de los medios de comunicación no están para finuras (ni siquiera si el medio es teóricamente pro-capitalista y liberal), que sin lucro no hay prosperidad posible y que si no se enriquece el que construye nuestras casas nadie las construiría.
Poco a poco, se ha creado en Occidente, recuérdense los disturbios franceses que aún no han cesado, la sensación de que la movilidad social y la mejora de las condiciones económicas personales o familiares no son posibles, cuando es evidente que nunca, en toda la Historia de la Humanidad, hubo tal posibilidad de una forma tan clara y real.
Por añadidura, este magma cultural contrario a la economía de mercado que ilustra la cita que encabeza ese artículo, provoca nefastas consecuencias psicosociales, debido a los efectos desmovilizadores y desincentivadores sobre una ciudadanía que es persuadida por una repetición constante a lo largo de su vida de lo vano de sus esfuerzos económicos, laborales y profesionales.
Sin embargo, podemos comprobar cada día en nuestra ciudades cómo hay grupos étnicos o culturales muy refractarios a esta influencia anticapitalista y que todavía siguen apreciando las oportunidades que un sistema capitalista les ofrece y que no dudan en apostar fuerte para aprovecharlas.
Así, muchos asiáticos están siendo capaces de aprovechar las oportunidades que les ofrece el capitalismo y partiendo de una situación precaria, son capaces de ascender en la escala social de forma espectacular en apenas una o dos generaciones, dando educación del máximo nivel a sus hijos, acumulando un cierto capital y mejorando sus expectativas existenciales por encima de los ciudadanos autóctonos. Cuando veo un "todo a cien" atendido por un grupo de asiáticos abierto un domingo no puedo sino sentir una gran admiración.
Mientras, nosotros nos quejamos por infinidad de pequeñas cosillas que a nuestros abuelos les hubieran parecido las alegaciones de un idiota, como mínimo, y que a mil millones de seres en el mundo les deben parecer no protestas sino insultos. Por supuesto, nosotros no queremos trabajar en domingo. Y, por supuesto, nos quejamos muchísimo porque no podemos comprar un piso cuando nos casamos o al irnos del hogar paterno, algo que, por cierto, tampoco hicieron la mayoría de los que ahora son propietarios de su vivienda.

martes, noviembre 14, 2006

11-M: discutiendo con la izquierda oficialista

Me enzarzo en una discusión con un izquierdista oficialista en el blog de mi amigo Tiberio. Aquí se puede ver la discusión entera. He aquí lo que pienso.



Ejemplos concretos, amigo, ejemplos concretos.
Es que si no, no hay respuesta posible. [...]
Creo que hay muy serias dudas planteadas y no se ven por ningún lado las aclaraciones. Esta es mi postura.
Por otra parte, alegaciones tan ínfimas como se dice que son deberían ser muy fáciles de contrarrestar. Sin embargo sucede lo contrario, o las aclaraciones oscurecen aún más o, simplemente, no se producen, lo que creo que es un comportamiento antidemocrático y una ofensa a los muchos españoles que discrepan de la postura oficial en este caso. Y, sí, ya sé que es un poco duro de tragar pero no somos cuatro pelagatos sino una parte sustancial de la población. No son Jiménez Losantos, Pedro J. y Del Pino y su par de amigos los que forman este movimiento cívico que no para de crecer.
Y, no digo que sea tu caso porque no lo sé, pero despreciarnos calificándonos de conspiranoicos o apodándonos “pezones negros” es un comportamiento incompatible con los valores democráticos. Solamente estamos ejerciendo nuestros derechos democráticos y ello no debería ofender a nadie. Se discute y punto, para eso es la democracia, para resolver las discrepancias sin recurrir a la sangre, para poder cambiar de gobierno sin tener que acudir a una revolución o un golpe de estado, para no tener que pasar por la guillotina al gobernante al que la mayoría de los ciudadanos no quieren en ese momento (porque en democracia pueden volver, como sabes, si la ciudadanía quiere).
En el peor de los casos, en lo que al 11-M se refiere, lo que podría ocurrir es que estuviéramos totalmente equivocados y nuestras dudas fueran aclaradas. En esas circunstancias ¿qué terrible crimen habríamos cometido?¿No forma parte de nuestros derechos cívicos el controlar a los poderes públicos y el no tragarnos todo cuanto digan simplemente porque sí, porque lo dicen ellos?¿No hemos asistido los españoles a mentiras gubernamentales y policiales realmente pavorosas?Ponerlas sobre la mesa no es poner en cuestión al conjunto del sistema sino trabajar en su favor.
Agradezco que vayas a visitar mi blog y que respetes mi “inteligencia”.
En cuanto al timo, y manifestando el mismo respeto por tus capacidades intelectivas, supongo que comprenderás que te puede afectar a tí también. Te recuerdo que hubo muchos españoles de izquierdas que fueron indignamente timados por Felipe González y su partido ¿Estabas entre ellos? ¿Tú también le creíste cuando decía que se enteraba de las cosas por la prensa, cuando ponía la mano en el fuego por corruptos, cuando aseguraba que ni había pruebas ni las habría jamás de que el Gobierno de España (nada menos, eh) tuviera algo que ver con la puesta en marcha de una banda armada terrorista que además de dedicarse a los más abyectos crímenes, creyéndose por encima de la ley, y con la excusa de luchar contra ETA, aprovechaba para llenarse los bolsillos con el dinero que nos robaban a los ciudadanos este país?
¿Estabas, entonces, con el silenciador mediático de la pistola gubernamental y policial, el Grupo Prisa, y todos los pesebristas nacionales asociados, que hasta el último minuto seguían queriendo meter en la cárcel a quienes denunciaban la actitud ilegal del Gobierno González y ni reconocían lo que estaba ocurriendo ni, mucho menos, hacían nada por investigar lo que, obviamente era la noticia más importante de la época y, por tanto, su primera obligación como profesionales de la información?
¿De verdad no encontráis ningún parecido entre el comportamiento de El País y la SER de entonces y el que mantienen hoy?

Lo dicho, te espero en mi blog, o donde quieras, para mantener todas las discusiones civilizadas y constructivas que soporte tu paciencia. Salud.

lunes, noviembre 13, 2006

"Neoliberal": palabro deslegitimador en la guerra del lenguaje

Mi amigo Tiberio con quien mantengo algunas discusiones ideológicas en la Red recurre al palabro "neoliberal" para calificar mi ideología. ¿Qué significa para él la partícula "neo"?¿Por qué no soy, simplemente, "liberal"?

En mi opinión, creo que la citada partícula aportaría realmente significado si, por ejemplo, mi liberalismo fuera significativamente diferente de otro que hubiese existido en el pasado. No creo que sea el caso.

También podría aportar algo si se hubiese producido la circunstancia de que los liberales, aunque no hubiésemos introducido cambios sustanciales en la teoría, sí la hubiésemos recuperado para el presente por haber caído el liberalismo en desuso durante una época o hubiera padecido un desprestigio del estilo de la que padeció el comunismo tras la II Guerra Mundial. Tampoco veo que tal caso se dé.

Así que busco otra explicación y propongo una teoría, que se afianza en la reiterada repetición del neologismo, siempre en un contexto de ataque de los adversarios de quienes se supone que representa, ya que los liberales no nos referimos a nosotros mismos como neoliberales (recordaría, así, al apelativo “hortera”, algo que siempre son los demás, nunca quien profiere la palabra). La teoría sería la siguiente: se trataría del efecto de una táctica, que se ha generalizado, para denigrar esta ideología. Es "neo" indicando que ha surgido de manera repentina como un radicalismo pro-capitalista inexistente hasta fecha reciente Dicho radicalismo pretendería acabar con un hipotético consenso en favor, empleando la expresión de nuestra Constitución, de una economía "social y de mercado" que es de suponer caracterizaría el mundo democrático occidental surgido tras la guerra (bien como realidad, bien como deseo, es decir, bien en acto, bien en potencia)

Se sugiere, de este modo, que un repentino movimiento extremista ha tomado cuerpo y que su fin es oponerse y destruir algo que se supone bueno sin necesidad de discusión: el denominado "Estado del Bienestar".

Así que, nos encontraríamos con que el "neoliberalismo" es, frente al liberalismo clásico, un movimiento extremista que pretende la ruptura de una paz social que se basaba en teorías político-económicas aceptadas por todos desde hace décadas. Y que esta determinada concepción del estado, la sociedad y la economía suponía un bien mayor cuya lógica y pertinencia seguiría siendo aceptada universalmente como una obviedad de no haber surgido la crítica cuasi-fanática del "neoliberalismo", el cual, por tanto, es causante de poner en riesgo el citado bien mayor, irresponsable y casi criminalmente.

Esta táctica de orden lingüístico-político se ha podido llevar a cabo gracias a un caldo de cultivo general existente en el mundo occidental y no tiene, necesariamente, que haber sido concebida en las reuniones secretas de una oscura IV Internacional anticapitalista. Simplemente ha ocurrido que en Occidente se ha llegado a una situación en que lo que se considera "corrección política" se confunde con las ideas generales de lo que se conoce por "progresismo", porque casi se pueden superponer una y otro sin que se puedan apreciar diferencias de calado. Y es verdad que la izquierda fuerza la situación en esa dirección tanto como en el campo liberal-conservador se deja hacer sin plantar cara.

Dicha praxis de deslegitimación ideológica, para cuyo éxito ha necesitado de la incomparecencia de la derecha, no se circunscribe, naturalmente, al neologismo "neoliberal": también nos encontramos con "neoconservador", "capitalismo salvaje", “globalización salvaje”, "ultraliberalismo", “fundamentalismo de mercado”… El listado podría ser casi infinito, tiene mucho éxito y se repite como un mantra entre quienes se oponen al liberalismo y al capitalismo, más allá de los matices que pueden diferenciar a los diversos partidos sociales del progresismo.

En España, además, tenemos la versión patria de esta guerra de la denominación, del lenguaje: “facha”, “derecha extrema”, “derecha post-franquista”, “extremismo cañí”, “derecha nacional-catolicista”

La conclusión se muestra por sí sola: el progresismo señala qué se encuentra y qué no dentro de los márgenes de la corrección política; estos estrechos márgenes son los que delimitan qué es legítimo y qué no en la oposición dialéctica, en la disputa ideológica; lo que se sale de esos márgenes no sólo es ilegítimo sino que, además, supone un peligro para las democracias occidentales y para el mundo ya que se trata de puro extremismo moral y de puro radicalismo político.

"Neoliberal": palabro deslegitimador en la guerra del lenguaje

Mi amigo Tiberio con quien mantengo algunas discusiones ideológicas en la Red recurre al palabro "neoliberal" para calificar mi ideología. ¿Qué significa para él la partícula "neo"?¿Por qué no soy, simplemente, "liberal"?

En mi opinión, creo que la citada partícula aportaría realmente significado si, por ejemplo, mi liberalismo fuera significativamente diferente de otro que hubiese existido en el pasado. No creo que sea el caso.

También podría aportar algo si se hubiese producido la circunstancia de que los liberales, aunque no hubiésemos introducido cambios sustanciales en la teoría, sí la hubiésemos recuperado para el presente por haber caído el liberalismo en desuso durante una época o hubiera padecido un desprestigio del estilo de la que padeció el comunismo tras la II Guerra Mundial. Tampoco veo que tal caso se dé.

Así que busco otra explicación y propongo una teoría, que se afianza en la reiterada repetición del neologismo, siempre en un contexto de ataque de los adversarios de quienes se supone que representa, ya que los liberales no nos referimos a nosotros mismos como neoliberales (recordaría, así, al apelativo “hortera”, algo que siempre son los demás, nunca quien profiere la palabra). La teoría sería la siguiente: se trataría del efecto de una táctica, que se ha generalizado, para denigrar esta ideología. Es "neo" indicando que ha surgido de manera repentina como un radicalismo pro-capitalista inexistente hasta fecha reciente Dicho radicalismo pretendería acabar con un hipotético consenso en favor, empleando la expresión de nuestra Constitución, de una economía "social y de mercado" que es de suponer caracterizaría el mundo democrático occidental surgido tras la guerra (bien como realidad, bien como deseo, es decir, bien en acto, bien en potencia)

Se sugiere, de este modo, que un repentino movimiento extremista ha tomado cuerpo y que su fin es oponerse y destruir algo que se supone bueno sin necesidad de discusión: el denominado "Estado del Bienestar".

Así que, nos encontraríamos con que el "neoliberalismo" es, frente al liberalismo clásico, un movimiento extremista que pretende la ruptura de una paz social que se basaba en teorías político-económicas aceptadas por todos desde hace décadas. Y que esta determinada concepción del estado, la sociedad y la economía suponía un bien mayor cuya lógica y pertinencia seguiría siendo aceptada universalmente como una obviedad de no haber surgido la crítica cuasi-fanática del "neoliberalismo", el cual, por tanto, es causante de poner en riesgo el citado bien mayor, irresponsable y casi criminalmente.

Esta táctica de orden lingüístico-político se ha podido llevar a cabo gracias a un caldo de cultivo general existente en el mundo occidental y no tiene, necesariamente, que haber sido concebida en las reuniones secretas de una oscura IV Internacional anticapitalista. Simplemente ha ocurrido que en Occidente se ha llegado a una situación en que lo que se considera "corrección política" se confunde con las ideas generales de lo que se conoce por "progresismo", porque casi se pueden superponer una y otro sin que se puedan apreciar diferencias de calado. Y es verdad que la izquierda fuerza la situación en esa dirección tanto como en el campo liberal-conservador se deja hacer sin plantar cara.

Dicha praxis de deslegitimación ideológica, para cuyo éxito ha necesitado de la incomparecencia de la derecha, no se circunscribe, naturalmente, al neologismo "neoliberal": también nos encontramos con "neoconservador", "capitalismo salvaje", “globalización salvaje”, "ultraliberalismo", “fundamentalismo de mercado”… El listado podría ser casi infinito, tiene mucho éxito y se repite como un mantra entre quienes se oponen al liberalismo y al capitalismo, más allá de los matices que pueden diferenciar a los diversos partidos sociales del progresismo.

En España, además, tenemos la versión patria de esta guerra de la denominación, del lenguaje: “facha”, “derecha extrema”, “derecha post-franquista”, “extremismo cañí”, “derecha nacional-catolicista”

La conclusión se muestra por sí sola: el progresismo señala qué se encuentra y qué no dentro de los márgenes de la corrección política; estos estrechos márgenes son los que delimitan qué es legítimo y qué no en la oposición dialéctica, en la disputa ideológica; lo que se sale de esos márgenes no sólo es ilegítimo sino que, además, supone un peligro para las democracias occidentales y para el mundo ya que se trata de puro extremismo moral y de puro radicalismo político.

domingo, noviembre 12, 2006

Ya hay socialistas que piden el indulto para De Juana

Piden ya sin pudor el indulto de De Juana Chaos, algunos socialistas distinguidos a los que recomienda el mismísimo Pepe Blanco en su blog. Uno no sabe qué pensar con estos ciudadanos, dizque abogados y que ponen por encima del Judicial (corporativo y dominado por la ultraderecha, literal) a los poderes Ejecutivo y Legislativo (por ser democráticos refrendados por el pueblo).
La verdad es que se agradece tanta sinceridad y da pena que estos socialistas no se presenten a las elecciones diciendo que van a negociar con ETA, que no les gusta que el Poder Judicial sea independiente y que si por ellos fuera indultarían a De Juana. Es una pena porque estoy seguro de que su resultado electoral sería de los que hacen época. En vez de eso, se presentan a las elecciones afirmando que su política es la de Redondo Terneros, que lo suyo es el Pacto por las Libertades y contra el Terrorismo, y de negociar con ETA ni media palabra. No sólo eso.
Cuando Carod se reunió con sus socios políticos etarras, ay, las doncellas socialistas se hicieron las indignadas y hasta se dice que le echaron de la Generalitat (como hoy ha vuelto, se deduce que lo suyo era puro teatro). Pero lo cierto es que llevaban años y años negociando a espaldas de la ciudadanía, sin tregua, sin resolución parlamentaria, excusas favoritas.
Le preguntaron a Eduardo Medina sus amigos de CNN+ si era cierto que miembros del PSOE se estaban reuniendo con ETA cuando mataron a Pagazaurtundua. Respuesta del joven maestro en demagogia: ese día lo que estaban haciendo era enterrar a Joseba. O sea, que sí. Cosas haréis que nos helarán la sangre.
Lo terrible de todo esto es que o lo dan todo o no tendrán nada. Pero si dando sólo una parte obtuvieran un poco ¿qué sentido habría tenido aguantar durante tanto tiempo el terror contra nosotros?
Negociar con asesinos es legitimarlos, indultarlos es traicionarnos a todos, ofrecerles contrapartidas de cualquier tipo es afirmar que la pistola es una táctica política tan buena como cualquier otra.
Como esto es una obviedad, los socialistas y sus amigos nacionalistas han vuelto sus ojos y su ira hacia la judicatura, recordándoles que ellos tienen los votos y olvidándose de que la democracia es un sistema de contrapoderes. Como vemos, la democracia es un sistema cuyas formas molestan a estos demócratas radicales.
Como esto es una obviedad, los socialistas y sus amigos nacionalistas han vuelto sus ojos y su ira hacia las víctimas que no les dan la razón afirmando que tienen ideas políticas y que están demasiado implicados emocionalmente. Naturalmente si la víctima es socialista sus ideas no importan y su implicación emocional es un mérito añadido, como Eduardo Madina.
Como esto es una obviedad, los socialistas y sus amigos nacionalistas han vuelto sus ojos y su ira hacia los medios de comunicación y periodistas que no respaldan la traición que quieren cometer en nombre de toda la Nación. No es extraño que los medios de comunicación ejerzan de 4º Poder informal en las sociedades democráticas, pero, claro, no tienen los votos que ellos esgrimen como amenazas.Ay, estos demócratas radicales.