viernes, junio 09, 2006

Presidente Rodríguez, fútbol, pan y circo, y...¡Aúpa España!

Comienza el Mundial y como siempre la sociedad de todos los países se dividirá entre futboleros y antis. Entre los cultos o, más bien, entre los aficionados a las churriguerescas dialécticas se establecerá otra línea fronteriza entre aquellos que ven en el balompié el cénit de la democracia hecha práctica deportiva y los que, en cambio, no aprecian sino una versión moderna y maquiavélicamente perfeccionada del pan y circo romano. También podemos constatar la existencia de los que no siendo radicalmente anti-futboleros sienten que el deporte del balón en nuestros días se ha vuelto muy feo y aburrido, especialmente cuando lo comparan con otras prácticas deportivas –ese baloncesto en que en menos de medio minuto hay que tratar de lograr la canasta- o, incluso, con el mismo fútbol de otros tiempos.
Tengo que decir con toda solemnidad que no encuentro excluyentes todas estas ideas y que, personalmente, me apunto a todas. ¿Cómo no llegar a cierto hartazgo cuando los creativos publicitarios parecen víctimas de un virus que les impide tener idea alguna fuera de la de relacionar el producto que quieren vender con el Mundial? Y, sin embargo, qué ganas acumuladas de cuatro años, qué hambre atrasada, en fin, qué felicidad puesto que empieza ya a rodar el balón.
Por otro lado ¿cómo negar que algo de razón tienen quienes dicen que el fútbol moderno se está volviendo aburrido? Es cierto que hay muchos partidos en que dan ganas de prohibir a sus protagonistas que se vuelvan a acercar a un balón. Pero la verdad es que no siempre es así, y hay muchos encuentros magníficos, o regulares, en los que se pueden rescatar muchas de esas bellas acciones que han convertido a este deporte en un lenguaje universal, en un auténtico parlamento de los pueblos que hace realidad lo que utopías como el esperanto soñaron un día.
No obstante hay algo más: encuentro una belleza profunda en el hecho de que un equipo modesto, sin recursos técnicos o físicos, sea capaz, con las armas de la táctica, la disciplina colectiva y el entusiasmo individual, de bloquear la superioridad del contrincante.
Los aficionados recordarán cómo se le dio estopa a selección griega cuando ganó el Europeo de Portugal, críticas injustas pues fue vencedor en buena lid y ateniéndose a las reglas. Todos los demás fueron peores. El campeonato hizo justicia. Por eso somos muchos los que vemos en el fútbol una especie de metáfora de la democracia y de la vida, donde nada está escrito de antemano, donde todos nos podemos hacer un hueco si explotamos nuestras pocas o muchas habilidades innatas con esfuerzo, incluso si éstas no son tan claras y espectaculares como las del vecino. Cuántas veces el esforzado obtiene un éxito que se le niega al más inteligente, al más fuerte, al más guapo. Esa maravillosa lección, que debiera ser la más importante en el proceso de educación de cada niño, se la dio al mundo la selección de fútbol de Grecia: el orgullo y el esfuerzo del humilde hizo besar la lona al rico y acomodado.
No cabe duda, a pesar de todo, de que la situación política en España da para que el “pan y circo” sea una tentación irresistible para el stablishment zapateril, el cual viene utilizando la táctica de la tinta del calamar con mucha profusión, sea con forma de sellos, muertes famosas o mafias urbanístico-municipales. Así que no es nada raro que nuestro vacuo pero osado presidente Rodríguez prefiera ir a despedir a la Selección que aburrirse en el Parlamento. No, no cabe duda, tendremos el intento de anestesiar a una plebe que desde el poder no se respeta con “pan y circo” y sin embargo el circo seguirá siendo bello.
Por mi parte, aunque disfrutaré todo lo que pueda de ver tanto a Brasil como a Trinidad y Tobago, a Inglaterra como Ecuador, a Argentina como a Japón, eso no me hará olvidar qué está haciendo el Gobierno de mi país con el apoyo de la izquierda pero con la exclusión de todo lo que no lo es, y no en términos de siglas de partido sino en términos sociales. Fútbol sí, pero de pasotismo y anestesia nada, que se olvide el zapaterismo. Y creo saber que somos muchos en mi posición.
Por cierto, hoy más que nunca: ¡Aúpa España!

2 comentarios:

Anónimo dijo...

Looking for information and found it at this great site... Fishing guilford county Redneck t shirt

Anónimo dijo...

This is very interesting site... » »