lunes, julio 10, 2006

El Ministerio de la Verdad en la Nueva España

“Saber popular”: varios millones de personas en el día del Orgullo Gay colapsan Madrid. Personas cercanas, muy cercanas, me lo dicen. De hecho no sabían que había tanto homosexual en España. Lo cierto es que nadie lo sabía. Zapatero, en cualquier caso, sí debía saberlo y por su cuenta y riesgo ha querido asegurarse su apoyo electoral. No tiene tanto interés en el par de docenas de fachas que se han acercado a Valencia a rendir pleitesía al líder de esa pequeña secta católica, algo bien extraño en un político. A no ser que delante de sus necesidades electorales sienta las de su secta, sin duda mayor que la apostólica y romana. Y, con todo, sigue siendo bastante raro.
Todo un personaje nuestro presidente. Ahí le tenemos, pacificando España por la vía de darle la razón a quienes han despreciado desde hace 40 años la paz y la democracia. Esto, sin embargo, no es tan raro, puesto que hablan el mismo idioma y asientan sus aspiraciones sobre los mismos pilares. Tal vez haya una diferencia en los medios pero pertenecen al mismo mundo por sus fines: odian el capitalismo, odian España y odian la gente que no les da la razón (unos los matan y otros los borran del sistema). Consideran que su función es cambiarlo todo para llegar al mundo ideal de sus respectivas utopías. ¿Que es dudoso que exista una clara mayoría que esté de acuerdo con esas aspiraciones suyas? ¿Y qué? No van a parase en ese pequeño detalle sin importancia. Nuestro presidente se maneja así: si tiene que despreciar la bandera de unos cuantos cientos de millones de personas, pues se desprecia si eso tranquiliza su conciencia; si tiene que despreciar la religión mayoritaria del país que preside, pues se desprecia; si tiene que despreciar a los millones de personas que sienten un vínculo indisoluble con las víctimas del terrorismo al considerarse ellas mismas víctimas, pues se las desprecia; si tiene que despreciar a las propias víctimas, pues se las desprecia; si hay que despreciar a los millones de personas que consideran que todos los españoles deben opinar acerca de los estatutos que cambian el orden legal de todo el país e incluso inician un cambio de régimen, pues se les desprecia. La lista sigue largamente: es interminable y agotadora. Ignominiosa.
Se puede argüir naturalmente que ese desprecio no equivale a una muerte, y es verdad. Pero ello no resta ni un ápice de importancia a la profunda violencia subyacente que se puede reconocer en ese desprecio.
Gracias a la propaganda las cifras de gays engordan exponencialmente mientras nos dicen que las iglesias, los seminarios y las catequesis están vacíos. Se nos presenta al catolicismo como una reliquia del pasado que sólo mantiene viva el empeño de cuatro fanáticos ultrafachas.
En frente la modernidad de las drag-queens, los muchachotes ”village people”. Fotos del pasado, nos dicen, obispos frente al Caudillo con el brazo en alto; fotos del futuro, nos aleccionan, los chicos del socialismo vasco en feliz orgía con la pandilla del tiro en la nunca y los coches siega-vidas. El futuro, qué futuro.
El saber popular dice que si al presidente Rodríguez le sale bien la apuesta, le tendremos para rato en la Moncloa. Puede ser. Pronto todos los telediarios de todas las televisiones de la antigua España nos informarán de que el terrorismo es considerado por los españoles como el cuadragésimo quinto problema en importancia según las encuestas del Ministerio de la Verdad. También nos informará de que tres quintas partes de los españoles son, por fin, ateos y homosexuales. También que se dará un premio sustancioso a los niños que denuncien a sus padres por hablar castellano en los Países Catalanes, las provincias vascongadas, Galicia, Asturias, Aragón, Andalucía…etcétera y que la población aprueba por un 95% tan eficaz medida.
Es cierto, es un poco mejor el Ministerio de la Verdad orwelliano que el tiro en la nunca o la bomba en el supermercado, pero sólo un pueblo atontado aceptará elegir entre semejantes opciones.
Mientras tanto se han oído rumores, bien que sin confirmar, respecto a que en España existe un partido de oposición depositario de los votos de casi la mitad del electorado. De confirmarse el rumor, lo publicaré en esta su columna, por ahora sigamos ejerciendo nuestra libertad de ciudadanos, seamos los que seamos.
Y una aclaración para despistados: quien estas líneas escribe ni es católico ni ha sido tocado por la gracia de la Fe en Dios y aún así Jesús es uno de sus héroes ¿Podrán comprender semejante desatino nuestros adalides de la modernidad casposa?

4 comentarios:

Jesus dijo...

Impecable resumen, un placer leerlo y volver a reflexionar sobre el asunto.
Y no, no lo pueden entender, creo que al final va a ser debido a alguna mutación del gen progre que lo impide... ¿se los puede imaginar alguien 'protestando' por la visita -por ejemplo- del líder 'supremo' iraní, el 'fraile' no el pte. (sic) 'laico', con unos cartelitos con algún símbolo o representación del sagrado profeta diciendo esa chorrada de que 'ellos' no le esperan? pues eso...
Y en cuanto al ramplón y sectario 'laicismo' pues lo mismo que hace 70 años... todos somos (o deberíamos ser) "judíos alemanes" (sustituir 'juden' según el caso que proceda)
Un saludo cordial
Jesus

Jovellanos dijo...

Hola, os invito a todos a pasaros y opinad en http://www.liberalesdehoy.blogspot.com/ que nace con objetivo de dar nuestra opinión sobre la actualidad desde la óptica liberal. Me gustaría saber como te pusiste en contacto con red liberal para que te enlazasen. Gracias por todo y un saludo.

Anónimo dijo...

Very cool design! Useful information. Go on! compare digital cameras Fioricet+sale

Anónimo dijo...

Very cool design! Useful information. Go on! video editing schools