lunes, septiembre 11, 2006

S. Navajas, "EL jardinero fiel" y el auto-odio occidental

De vez en cuando entro en el blog de Santiago Navajas, y releyendo algunos viejos artículos, lo disfruto como pocas o casi ninguna otra bitácora que yo conozca. Su opinión sobre las películas que me causan curiosidad y podría llegar a ver es casi definitiva: no coincido al 100% pero casi nunca discrepo más de un, digamos, 10%. Es un blog, además, bien escrito y ameno. A quien no lo conozca o no lo siga se lo recomiendo: Cine y Política.

------

Recuerdo esto ahora porque ayer vi por pura casualidad un panfleto llamado "El jardinero fiel" que Navajas ya había vapuleado merecidamente en uno de sus artículos. Por esta razón -y por otras, claro está- yo sabía que la citada peli sería infumable. Si no fuese por un casual yo no la hubiera visto y sin embargo he de decir que no siento haber perdido el tiempo. Todo lo contrario, es uno de esos retorcidos ejercicios de propaganda anticapitalista que merece la pena conocer. Su tesis, bien conocida: la maldad sin mezcla alguna de bien son una multinacional farmacéutica y un sistema que vive exclusivamente de mantener a África en la más horrible miseria, degradando hasta lo indecible la naturaleza humana de sus habitantes, simples cobayas que nos permiten vivir tan bien como la hacemos los presuntamente ricos. Naturalmente ni África ni los africanos tienen la menor responsabilidad en su suerte.
Uno puede defender el sistema de patentes o no, ambas posibilidades pueden ser el resultado honesto de un esfuerzo intelectual. No obstante para cierta izquierda en el mundo esto no es así: según ésta no hay forma de ser pro-capitalista o pro-patentes y estar sinceramente interesado en los más altos valores que caracterizan al hombre civilizado.
Uno no acaba de comprender éste interés de una parte de Occidente en suicidarse, en desarmarse intelectual y moralmente. No podemos olvidar que "El jardinero fiel" es una cuidada producción típicamente capitalista. ¿Qué nos pasa, que le pasa a la civilización occidental? Es el momento de empezar a desarrollar la sociología en su vertiente clínica.

No hay comentarios: