jueves, septiembre 07, 2006

Teatro Español y Rubianes: España y el Síndrome de Estocolmo

Sectarismo y estupidez a partes iguales. El tal Rubianes no se corta, se muestra orgulloso de la España que comparte sus ideas “de progreso”. De la que no, ya sabemos todos qué opina y qué le desea. Vale, allá él con su paupérrima idea de lo que es el respeto y el orgullo democrático. Lo que resulta incomprensible es lo del llamado Teatro Español que programa la obra de un tipo que desea por lo menos a la mitad de los españoles que "le exploten los cojones". Hay que ser necio pero sobre todo hay que padecer un síndrome de Estocolmo colectivo digno de tesis doctorales sin fin como el que padece España para poder explicarse el fenómeno. España vive secuestrada por quienes la odian sin necesidad de zulo, sin necesidad de armas, sin necesidad de nada. La ovejita bala contenta y feliz mientras entra tranquilamente a través de las fauces del lobo y se echa a dormitar tranquilamente en su estómago. Empapada en los jugos gástricos que la disuelven canta contenta bajo lo que cree una lluvia preciosa digna de Gene Kelly.

3 comentarios:

Anónimo dijo...

Bueno, mucho pataleo de fachilla, pero los carpetovetónicos ya habéis vuelto a imponer la censura..., digo, que Gallardón la retire de cartel.

framling dijo...

Un momento estupendo para pedir el cierre de los teatros públicos.

Por cierto al comentarista anónimo, imponer la censura es decidir desde el poder si lo que dice un medio es verdad o no, y en función de ello cerrarlo, no intentar que se destine lo que me roban vía impuesto en algo que al menos no me moleste, y como ha dicho por aquí más de un progre, si somos mayoría punto pelota, ¿o esto solo se aplica cuando obtiene la mayoría la izquierda?

Marzo dijo...

>si somos mayoría punto pelota, ¿o esto solo se aplica cuando obtiene la mayoría la izquierda?

Hombre, Framling, eso ni se pregunta.