domingo, noviembre 26, 2006

"La inevitable melancolía del ateo" en "Las notas de Carson Luna"

"La inevitable melancolía del ateo" es el título de la nueva entrada publicada en "Las notas de Carson Luna". Pueden leerlo en su contexto original.http://www.blogger.com/img/gl.link.gif
El texto es el que sigue:
Lluvia y melancolía a raudales en la ciudad de Vigo. Mi ciudad. Paso a menudo cerca de una farola donde alguien deposita flores de vez en cuando. Un recuerdo para alguien que ya no está ¿Gesto absurdo? Probablemente, pero no del todo. No creo en el más allá y la Fe no se acercado nunca a mi corazón o a donde sea que se deposita. No puede haber creencia -o lo que sea eso de la Fe- más extraña para alguien como yo. Sin embargo, no me queda otro remedio que respetarlo. Ojalá pudiera yo llevar algunas flores. Es decir, ojalá tuviera yo la dirección en el Más Allá de algunas personas que he querido para poder enviarles flores como esas o unas simples postales vacacionales. Desgraciadamente, esa parte de mi agenda está vacía. Y no puedo cachondearme de quienes la tienen repleta y, además, ya se están comprando sobre plano su vivienda para la eternidad en esa zona.
Mi amigo de la infancia, hermano para siempre aunque no viajemos ya en la misma línea del destino, es Testigo de Jehová. Nunca me gustó eso, lo reconozco, pero hay algo en él, en su familia y en sus correligionarios que siempre me ha producido algo muy parecido a la envidia. Me ocurría en nuestra infancia y me sigue ocurriendo ahora. Es esa seguridad con la que pasan por la vida y se enfrentan a la muerte.
Creer en Dios sinceramente debe ser un chollo mucho mejor que que te toque la lotería. Los que de una u otra manera somos unos materialistas desesperanzados y descreídos no podemos disponer más que de la certeza de la muerte, algo más bien poco tranquilizador.
Hoy esas flores parecían soportar con alegría los golpes brutales de las gruesas y frías gotas de lluvia, como si el destinatario las estuviese protegiendo con una sonrisa.
Yo, en cambio, que sé, porque no puede ser de otra forma, que eso de la Fe, Dios y el Más Allá son zarandajas y supercherías producidas por la conciencia de hombres de otras épocas en que no se había dividido el átomo y la gripe era una enfermedad letal, y que camino por mi ciudad con la soberbia del hombre razonable curado de supersticiones, no puedo evitar que sienta sobre mi espalda una acusación displicente, apenas compasiva, que llega eléctricamente desde esa farola, desde esas flores y, casi llego a pensar, por un segundo, que desde el Más Allá.
Cómo manejar esta paradoja en que la alegría pertenece a los supersticiosos que creen en dioses antiguos con sus venganzas infernales y sus premios paradisíacos, mientras se reserva para mí, librado por la razón de esas tonterías, una punzante melancolía sin cura posible, una duda ardiendo en el pecho, un resquemor indisimulable ante las tres o cuatro certezas que la razón me ha dejado en el bolsillo como un tesoro envenenado y radioactivo que parece pudrirme el espíritu antes que los huesos o la sangre.
Es, sin duda, la inevitable melancolía del ateo librado a sus solas fuerzas en el vasto universo.

sábado, noviembre 25, 2006

España, nacionalismos, ley, traiciones varias y el canto del cisne

Mi artículo ETA es la llave a la III República, inició otra discusión con mi amigo izquierdista Tiberio. Aquí está su primera reacción. También se puede ver un comentario que he dejado en su interesante blog. Lo que sigue es una respuesta más elaborada. Espero que os interese la polémica, no muy diferente de la que se puede oír en cualquier autobús, bar o centro de trabajo de la España de nuestros días. ¿La España del canto del cisne?

No existe el derecho democrático a que se independice una parte del territorio de tu estado, el cual según alguien, debe independizarse por las razones que quiera. Este alguien tendrá el derecho democrático a opinar lo que le de la gana. Y tendrá el derecho democrático a participar en la vida política votando o formando un partido o proponiendo una iniciativa legislativa popular. Y tendrá derecho a cambiar las leyes por los medios que las leyes determinen. Pero la independencia de un territorio, eso no es un derecho per se, igual que no es un derecho que se haga una ley que permita la cadena perpetua. Ambas cosas se pueden tener en democracia y se puede luchar por ellas, pero no son en sí mismas ningún derecho por mucho que haya personas a las que les parezca la cosa más justa del mundo. Te aseguro que somos muchos, y cada día más, los que borraríamos de un plumazo las autonomías, pero eso no es un derecho del pueblo español y menos aún de España. ¿Podemos luchar por ello?Sí. ¿Tenemos derecho a hacerlo? Naturalmente. ¿Sería justo, hermoso, histórico y democrático? Para mí sí, para tí, imagino que no.
¿Quién se supone que es el sujeto de ese derecho Euzkadi, Catalnya La Gran, España? Cada vez que oigo que Galicia, o Cataluña o las Vascongadas tienen derecho a no sé qué, es que me da urticaria. ¿Quién es esa señora llamada Galicia, o esa otra llamada Cataluña? ¿En qué calle viven? Es retorcer la lógica hasta el paroxismo pretender que tal o cual sitio tiene derechos. ¡Será le gente que vive en ellos quien los tenga! Y que se sepa nadie en esos sitios tiene suspendidos sus derechos, salvo que una ley lo indique y un juez lo haya determinado.
Lo que pasa que los nacionalistas tienen patente de corso para razonar como les venga en gana. Como la ley no les permite hacer aquello con lo que sueñan y no tienen fuerza para imponer los cambios legales necesarios, lo que hacen es pretenderse representantes de aspiraciones indemostrables de seres indemostrables. Es que "Euzkadi" tiene derecho a decidir su futuro, se nos dice a todas horas. Pero es que eso es exactamente lo que hacen LAS PERSONAS que viven en en el País Vasco cada día (unas con más libertad que otras, pero no compliquemos). Para lo suyo, no tienen más que presentarse a las elecciones con un único punto en su programa, la independencia, y ganar por la mayoría que cualquier país civilizado impone par cambios de ese calado, cifra que podrá ser discutible, pero que seguro que no es del 55 al 45%. Ay, pero como
todavía están lejos...
De todas formas, no hay por qué preocuparse, amigo Tiberio, con otros 25 años de lavado de cerebro a su población infantil y juvenil, que se sumará a las generaciones precedentes que ya pasaron por el democratísimo tratamiento de la construcción nacional (¡que vaya comportamiento democrático de mis narices!), mientras se van muriendo los que nacieron y vivieron como españoles, que fue lo que ocurrió en todas las generaciones desde la noche de los tiempos, lo conseguirán. Comentario al margen: España debe ser algo de una trascendencia y fortaleza mucho mayor de la que imaginamos todos, amigos y enemigos, pues es un milagro que, después de haber entregado la formación de las generaciones que desde el 78 han sido a los enemigos más enconados que imaginarse pueda, aún quede en lugares como Cataluña, Galicia y Vascongadas alguien que considere a España su país, su comunidad, su casa. Pero es que, encima, no es que quede alguien, es que todavía son mayoría los que así piensan.
Insisto, los que estáis tan preocupados por los derechos imaginados por racistas repulsivos como Arana, tenéis todas las de ganar. Ello es así porque en contra de lo que suelen (¿soléis, Tiberio?) afirmar los defensores de la leyenda negra española, España no ha sido casi nunca una nación soberbia o chovinista, sino más bien encogida y cobardica, por lo menos desde que casi sin querer se echó a los hombros la carga de un Imperio que la dejó exhausta por generaciones y generaciones. Pacífica (¿pacifista y pactista?) y respetuosa (¿acomplejada y blandita?) hasta la estupidez, ha permitido a sus enemigos trabajar a sus anchas contra ella en sus mismas narices... ¡y pagándoles un buen sueldo para comprar un amor imposible, obteniendo tan sólo un respeto fingido e hipócrita!
Es imposible otro final que su disolución. Anota este día y esta hora, Tiberio, los españoles abandonaremos a muchos de nuestros compatriotas en manos de los que odian a España. Llegarán, salvo milagro que no espero, "zapateros" aún peores. Los "ibarreches" y "carods" y "pujolitos" tendrán sus referenda, y los perderán, una y otra vez hasta que los ganen. Eso será así, no hay vuelta de hoja. A tí te parecerá democracia. A mi me parece el alegre suicidio de un viejo país que un día tuvo una enfermedad mortal y en vez de medicarse se fue de vacaciones con los virus. Un viejo país traicionado por sus hijos. Hay muchas explicaciones posibles para este extraño y nada habitual fenómeno. Todas conducen a la melancolía.
Resumiendo: no es un derecho democrático el supuesto derecho a un referendum por la independencia, porque tampoco lo es un hipotético derecho a votar en unas elecciones presidenciales. No funciona así la cosa.
Pero escucha algo importante: tal y como están las cosas hoy y tal y como han venido estando en los años democráticos, ni nada ni nadie podría evitar la independencia de Euzkadi o Cataluña si fuesen una nación inequívocamente y su población un pueblo oprimido por otra nación. Si siguen donde están es porque esas puñeteras naciones de pacotilla, los nacionalistas se las han tenido que sacar de la manga y construirlas (construirlas, esto es, forzar la realidad, forzar a las personas) desde cero; y España, que se supone que es tan opresora, se lo ha permitido y hasta les ha extendido alfombras en rojo y cheques en blanco.
Desgraciadamente, ese comportamiento suicida sólo puede tener un final, aunque en el último minuto haya un canto del cisne con cierta grandeza. Tardará más o menos en conseguirlo, pero lo conseguirán.
Por último, referente a los vascos desterrados por los canallas activos y pasivos: no sé lo que propones tú, pero mientras los gallegos de la diáspora de la emigración pueden votar en las elecciones autonómicas, no lo pueden hacer los vascos de la diáspora del terror. Si no, hoy Mayor Oreja sería presidente del Gobierno Vasco, o lo hubiese sido hasta recibir la puñalada de Patxi y Eguiguren, los Zipi y Zape de la ignominia política. Los vascos de la diáspora ya están pidiendo ese derecho (este sí, porque afecta a personas, no a territorios ni a entes) a votar en su tierra ¿crees que le va a gustar la idea a Ibarreche, a Patxi, a Otegui, a Madrazo, y a ZP y a los nacionalistas antiespañoles con los que sostiene su kerenskiano gobierno y que España La Tonta ha sabido cultivar como coles hasta en las españolísimas Andalucía o Galicia? (Ya te contaré algún día cómo son aquí las cosas). Te aseguro que me encantará ver a Otegui y a Paco-Patxi pedir el derecho al voto en el famoso referendum de aquellos a los que uno ha expulsado a punta de pistola y los otros a punta de demagogia y traición.

domingo, noviembre 19, 2006

ETA es la llave de la III República. ZP, el hombre que derrotó a Franco.

Pequeño ensayo sobre las motivaciones presidenciales en el bautizado como "Poceso de Paz". La historia del proceso tal como nos la cuentan los socialistas no se sostiene. Avanzo una hipótesis: Rodríguez Zapatero no sólop quiere pasar a la Historia como el Pacificador, sino, sobre todo, como el Hombre que derrotó a Franco y fundó la III República



Se discute en todas partes el estado de salud del "Proceso". Muchos izquierdistas están ansiosos y con la boca grande señalan que está roto, mientras con la boca pequeña indican que ojalá que se rompa de una puñetera vez. Es falso que solamente la derecha sociológica esté hasta el gorro del sonrojo que nos está haciendo pasar este Gobierno y particularmente el presidente Rodríguez. Se discute mucho la cuestión. Pero ¿estamos discutiendo la “verdadera cuestión”?
Muchos en la izquierda creen que se está hablando demasiado y que no vendría mal un poco de discreción. ¿Alucinante? No tanto. Pero no son menos los que creen, en un análisis apresurado, que hablando o sin hablar, Rodríguez se ha metido solito en un charco y que sus intentos de salir con dignidad de él son tan ridículos e indignos que, si no se tratase del tema que se trata, buena parte del país estaría por el suelo, doblándose de la risa. Pero se trata de un asunto sucio y repugnante que nos impide reírnos.
Se podría pensar que Rodríguez El Infatuado, a pesar de sus limitaciones intelectuales, está empezando a comprender qué ha hecho y sobre todo cómo lo ha hecho. Desde ese punto de vista, el charco le debería estar pareciendo a estas alturas un inmenso océano. Aunque el tamaño no tendría la mínima importancia de contar con el apoyo de la derecha sociológica, de la derecha partidista y de las víctimas. ¿Es esto lo que está empezando a ver Rodríguez? Podría ser una parte de la verdad. Pero no toda.

Por el momento, está solo, solo con su tropa. Es obvio que no quería El Infatuado compartir el éxito con nadie y que ya se veía como El Pacificador, gobernando hasta que un chico de los que hoy hacen el equivalente al COU le ganase unas elecciones. Es posible que empiece a sospechar que las cosas no van como debieran ir, como soñó que fueran. ETA le está poniendo en dificultades evidentes. Se discute mucho cuál será su reacción, pero si atendemos a los antecedentes no es difícil imaginar por dónde irán los tiros, frase hecha más que pertinente.

Entre los antecedentes podemos encontrar que el presidente Rodríguez firmaba con una mano un Pacto con el Gobierno del PP y con la otra sostenía el teléfono para ordenar que miembros de su partido mantuvieran contactos con ETA-Batasuna, a espaldas de la dirección regional, cuya política era la de una férrea alianza entre las fuerzas constitucionalistas en el País Vasco. O sea traicionaba al mismo tiempo al PP, al Gobierno Aznar, a la dirección regional del PSOE, a la opinión pública y, después, a los votantes, a los cuales nunca informó de que era contrario al Pacto por las Libertades y contra el Terrorismo y partidario de negociar con ETA. Mientras en la oposición se reunía a la vez con el Gobierno y con ETA-Batasuna ¿supo que la banda terrorista iba a declarar su famosa “tregua indefinida” cuando llegase al Gobierno?¿Informó de ello al Gobierno Aznar? Carezco de datos, como casi todo el mundo, pero los acontecimientos presentes hacen muy probable que así fuese. Los aparentes súbitos cambios políticos de Rodríguez son poco creíbles. Resulta más lógico pensar en una coherencia oculta ¿Cuál?

Cuando ya fue pública y notoria su disposición a negociar con los asesinos en serie, se decidió a deshacerse de cuanto servidor público podía molestarle en sus planes. Tuvo éxito con Fungairiño y sigue intentándolo con el Defensor del Pueblo, Enriqe Mújica. ¿Por qué molesta tanto Mújica?
Se le advirtió que no podría enfrentarse con la banda terrorista sin un consenso político y social amplio. No le importó, sus perros de presa han repetido por activa y por pasiva que la derecha prefiere que ETA siga matando, o sea, que por obtener réditos electorales no le importa que maten de vez en cuando alguno de sus militantes.
Se le advirtió de todos los modos posibles que ETA no se conformaría con que Batasuna volviese a la legalidad, porque eso ya lo tuvo durante casi todo el período democrático, ni con un acercamiento de presos, ni siquiera con una amnistía encubierta para los etarras con delitos menos sangrientos. Se le dijo que tendría que negociar fuera de ámbito constitucional ¿Por qué no escuchó a nade?
Desde el principio de su "Proceso" ha dado todas las cabriolas argumentales posibles porque ni tiene querencia alguna por la coherencia ni mucho menos respeto por aquellos a quienes sirve y que le pagan su sueldo. Dijo que no habría ningún acuerdo mientras no dejasen las armas, luego que lo de las armas podría esperar, que no habría concesiones políticas y, en fin, un largo listado de argumentos ad hoc, en función de las dificultades que ETA le iba poniendo.
En apariencia, viene tragando con todo mientras ETA-Batasuna va subiendo el listón a alturas que siempre dijo que no aceptaría. Batasuna actúa públicamente y su Gobierno calla, mientras amarra a la fiscalía: ruedas de prensa, congresos, amenazas. Sus dirigentes prácticamente confiesan en público ser dirigentes de ETA y le dicen que si se porta bien le dejarán tranquilo con los disturbios callejeros. La fiscalía amarrada.

Ya se han hecho concesiones que son públicas pero ETA no traga, resulta que son un poco más duros de pelar que todos esos muñecos rotos que va dejando por el camino. Un Maragall o un Carod, a quien echó del Gobierno catalán, qué cinismo, por reunirse con ETA. La concepción que de sí mismo tienen El Infatuado como un gran y maquiavélico estadista le ha hecho caer en las redes de ETA sin obtener nada a cambio. Sí, un referendum, sí, algo con Navarra, sí, convenceré a Francia, sí, no se harán detenciones, sí Pumpido se estará quieto. Y los criminales nada, erre que erre, alternativa KAS y déjate de coñas, Zapaterito. Impuesto revolucionario y pistolas nuevas para los mismos viejos objetivos.

Sin embargo sueña el Pacificador que no todo está perdido. Desde el principio de su “Proceso” las piedras más molestas en sus botas de las siete leguas con las que anda en el camino triunfal hacia la Historia han sido el Poder Judicial y las víctimas.
Al Poder Judicial se le trató en principio con un vago respeto, después con una crítica velada, mas tarde con crítica abierta y hoy con manifiesta hostilidad. Se oye decir a socialistas de todos los pelajes que ellos tienen los votos, es decir, están legitimados por las urnas d una manera a la que no pueden aspirar esos jueces que obtienen su poder de una manera cerrada a la sociedad. La campaña de deslegitimación de la Judicatura es más bien obvia y cuenta con el apoyo del llamado 4º Poder con raras excepciones.
Se le pidió a los jueces que fuesen sensibles a los nuevos tiempos, se “confió” públicamente en esta sensibilidad. Sin embargo, una parte mayoritaria de ellos ha soportado las presiones. Las leyes son las leyes y no se aplican en función de que el Gobierno quiera una cosa u otra. La reacción fue la previsible. Acusaciones de todo tipo, empezando por corporativismo. El Poder Judicial está poniendo dificultades al “Proceso” porque está al servicio de la derecha más rancia y extrema. La campaña arrecia ante el bochorno de los que todavía creemos en este país en la diferenciación e independencia de los tres poderes del Estado.

Las víctimas, por su parte recibieron desde un principio el peor de los tratamientos. Nuestro presidente les quiso echar lazo y bozal de todas las formas posibles mientras soltaba los de su perro de presa, el cual con ojos sanguinolentos y ningún escrúpulo se puso a la labor de destrozar su principal asociación. Le montó asociaciones alternativas para intentar desinflar a la AVT. Pretendió, y en buena mediada consiguió, estigmatizarlas como extrema derecha sin ninguna piedad, sin ninguna compasión por su sufrimiento, sin ningún respeto por el ejemplar comportamiento cívico que han mantenido en estos 30 años de democracia, en los cuales en ningún momento buscaron venganza fuera de la Ley. Le montaron a la AVT una revolución interna para hacer caer a su incontestable líder. Fracasó.

¿Qué significa todo esto?¿Es el empeño de un espíritu inmaduro y vacuo?¿Por qué acepta tanto riesgo y en solitario?
Han pasado ya unos cuantos meses desde que ETA anunciara la tregua de nuestra vergüenza. Han sido los meses del deshonor gubernamental y los meses de la dignidad de una parte de la ciudadanía que no se ha rendido, ni se ha dejado comprar, ni se ha asustado; ni se ha desanimado yéndose para su casa, ni se ha avergonzado de ser lo que es a pesar de todo el lodazal de oprobio que se le ha tirado encima desde las instituciones que deberían servirla y protegerla y desde los medios de comunicación progubernamentales que se han dejado cualquier resto de honor por el camino.
Se discute mucho estos días, sí.
Nuestro gran estadista, El Infatuado Rodríguez, ha sacado a pasear su maquiavelismo adolescente en un postrer intento por no ahogarse en el charco que él solitos ha convertido en océano. Desde sus palacete de la demagogia se han soltado montañas de globos sonda, como si de un carnaval de la desvergüenza se tratase. Por ejemplo: hay divisiones en ETA, se nos dice ¿Se nos prepara para una advertencia sangrienta de la banda? El Gobierno se ha puesto duro, se nos dice. El Gobierno está decidido a no seguir adelante con el “Proceso”. El ministro del Interior está muy preocupado, se nos hace saber. ¿Qué espera sacar de este embrollo?¿Sólo un éxito electoral?

Se discute mucho estos días ¿Se ha roto el “Proceso”? La derecha no esperaba otra cosa. Atención, no sólo ETA puede querer morir matando. Simbólicamente, el Gobierno también. Pero ¿estamos seguros de lo que está pasando a nuestros ojos?
Si se ha roto de verdad el diálogo entre el Gobierno y ETA ¿qué ha decido Rodríguez Zapatero?¿Qué le susurran sus maquiavelitos al Gran Señor? Sin duda entre los suyos habrá quien defienda que la ruptura de las negociaciones con ETA beneficiará a la derecha y sería difícil de gestionar para sus intereses.
Habrá también quien sugiera que un retirada a tiempo, antes de cualquier concesión que no pueda ser remediada por RTVE, Prisa, Tele 5 y todas sus cañoneras mediáticas, podría ser vendida como un éxito y revitalizar su imagen como un político capaz de ser duro y firme cuando la ocasión lo requiere. Ésta, en principio, parecería la postura más lógica y sencilla. No supone ningún riesgo para Rodríguez y es fácilmente utilizable ¿Por qué no opta por ella tras asuntos tan escandalosos como el robo de las pistolas,el aumento de las algaradas callejeras o el intento de asesinato de dos policías plantándoles fuego? En todo caso, ambas posturas están siendo sin duda defendidas entre los próximos a la Moncloa.

Sin embargo, con los antecedentes que nos han traído hasta aquí uno se siente inclinado a ver a Rodríguez como ese jugador incapaz de retirarse a tiempo. Se va a jugar sus últimas monedas porque no quiere irse para casa solamente sin perder o habiendo perdido poco. Lo quiere todo. ¿Qué es todo? Quiere su lugar en la historia. Eso explicaría algunos de los últimos acontecimientos. Peces Barba displicente e insultante con la AVT, por un oído le entra y por otro le sale lo que dicen los españoles a los cuales ETA ha marcado trágicamente su vida. El PSE dice del principal dirigente de las víctimas del terrorismo españolas que es un sinvergüenza que se aprovecha del dolor de la gente. Aceleran, aceleran en la ignominia. Aprietan en la presión sobre la AVT , sobre la Judicatura, sobre los medios de comunicación críticos, sobre el PP ¿Por qué? Porque ni la Kale Borroka, ni las nuevas exigencias de impuesto revolucionario, ni el robo de pistolas, ni el aumento de actividad en ETA detectado por las fuerzas policiales francesas, ni los chantajes de Batasuna, ni la presión de sus presos, ni la falta de apoyo de las víctimas, ni la ruptura del consenso con la principal fuerza democrática de este país, ni el escepticismo de buena parte de la población, ni nada de nada, pueden hacer que el señor presidente José Luis Rodríguez Zapatero abandone su sueño de pasar a la Historia como el hombre que consiguió la Paz en las Vascongadas y en España, sí, pero sobre todo, como el hombre que derroto a Franco.
Porque el acuerdo con ETA es la pieza clave que permitirá avanzar en el verdadero “Proceso” que busca el presidente Rodríguez. Una vez asentado ese pilar y con el sustento de una opinión pública violentamente anestesiada por el fulgor del éxito vacuo de una pacificación vascongada pagada con concesiones políticas se podrá acelerar la demolición del régimen constitucional. Cuentan, además, que la desaparición del terrorismo, cueste lo que cueste, dejará completamente desarmada a la oposición, que ya no podrá ser tal, o sea, que no podrá oponerse. Como Arenas en Andalucía dirá, que no quería la reforma de la Constitución pero que no le quedó otro remedio que participar en ella para poder corregir sus excesos (o alguna excusa horrible por el estilo). La puerta de la Ruptura que la izquierda y los nacionalismos no pudieron imponer en la Transición se abre con la llave que custodia ETA. Ése es el “Proceso” y no otro.
Y esta es la razón por la que hoy mismo seguimos teniendo noticias de que los socialistas vascos, a pesar de toda la afectada fortaleza democrática de los socialistas en Madrid y del Gobierno, siguen reuniéndose con ETA-Batasuna. Sin disimulo, sin miedo a las contradicciones en que incurren, sin preocuparles mentir. Esperan que la apuesta les reporte grandes ganancias. El gran premio. El Premio Gordo.
¿Con qué sueña Zapatero? Con la III República. Las cenizas de España.
¿Lo conseguirá?

sábado, noviembre 18, 2006

Las notas de Carson Luna

Comienzo a publicar otra bitácora, Las notas de Carson Luna, más personal y menos política, aunque no dudo de que la política tendrá sus sitio (pero será con otro tratamiento y desde otra perspectiva). En Las notas de Carson Luna daré rienda suelta a mis afanes literarios, así como a mis intereses.
Espero que os guste.

Libertad Digital: error desagradable, exceso innecesario

Soy lector entusiasta de Libertad Digital. Me gusta Libertad Digital y podría dedicar muchas líneas a destacar las razones por las cuales soy lector entusiasta del sitio y por qué me gusta. Sin embargo, hoy traigo a esta su casa virtual una crítica a mi periódico digital predilecto, y es que hasta el mejor escribano echa un borrón. En el día de hoy, en la portada, una fotografía de buen tamaño del dizque cómico Sr. Rubianes es acompañada de un texto en el que se nos anuncia su espectáculo en la localidad de nacimiento de Lorca, leit-motiv de su actual espectáculo, con la advertencia dizque periodística de que el citado show del artista gallego catalanista ha provocado en otros lugares concentraciones de críticos e incidentes y altercados.
Lamentándolo mucho he de decir que lo periodístico es aquí más bien vaporoso y muy traído por los pelos; y, aunque desde la portada se nos enlace con un articulito vagamente informativo, todo parece más bien el efecto de una obsesión que puede ser fácilmente mal interpretada y, sobre todo, manipulada.
Ese señor nos insultó a todos gravemente en su momento y ya se llevó su ración de críticas (obteniendo de paso los aplausos de los suyos, quienes saben ser agradecidos como indica la reacción de CC.OO.). Pero me parece muy desagradable intentar perseguirle hasta la tumba como si de un linchamiento en el Lejano Oeste se tratase. Si vuelve a comportarse de aquella manera indigna lo volveremos a censurar. Mientras tanto, no creo que sea lo correcto hacer como en los antiguos destierros, prohibir que nadie le de cobijo ni alimentos.
Si el día del espectáculo aparecen una docena de cabeza rapadas con esvásticas y banderas españolas con el escudo del yugo y las flechas, y revientan el acto (y ya no digamos si alguna persona sale con algún daño), todas las miradas de ya saben quién se van a dirigir hacia lugares como Libertad Digital o la COPE, que serán acusados de señalar objetivos del mismo modo que el Gara se ls señala a ETA. No veo la necesidad de dar munición al adversario ni de convertir a un liberticida con la lengua tan suelta como venenosa en un mártir de la cultura y la libertad de expresión.
Lo dicho, un error desagradable y un exceso innecesario.

miércoles, noviembre 15, 2006

¿ Rajoy con Obiang?¡Qué desastre!

¿Qué hace Rajoy dando la mano a Obiang? ¿Dónde están los princpios liberal-democráticos que debe defender?¿Qué insulto estúpido y gratuito a esos valores es este?¿Cómo podrá ahora criticar a Castro o a Chávez?¿Qué extraño sentido de la coherencia maneja este hombre?¿Es esa la España que quiere representar en el extranjero, de comandita con Rodríguez besuqueándose con dictadores criminales?
Rajoy ha perdido definitivamente el norte. Una pena. Por un momento llegué a pensar que podría representar a los liberales españoles. Pero no. Sus buenos discursos en el Parlamento no son suficiente. Su pusilanimidad ya es excesiva. ¿No basta que le toreen los Piqué, Gallardón y compañía?¿No basta ya con ese baile latino de un "pasito palante y otro patrás" que nos trae locos a los que andamos desesperados buscando razones para votarle?¿No ve lo difícil que nos lo está poniendo?¿No basta con que se acobarde en cuanto levantan la voz los expendedores de certificados de demócrata de la orilla de enfrente?¿No se da cuenta de que ha salido en todos los telediarios para contrarrestar la horrible imagen de un Gobierno que invita a nuestro país a un dictador que se pasa por el arco del triunfo los derechos humanos, hasta el punto de tener que modificar su agenda sobre la marcha porque se estaba convirtiendo en un escándalo nacional?¿Pero es que no ve la baza que le ha dado al PRISOE?¿Pero es que en ese partido no hay nadie que tenga dos dedos de frente?¿Pero es que el señor Rajoy no tiene ni un poquito de picardía y mala leche?¿Pero es que no acaba de darse cuenta a quién se enfrenta?
¿Qué quiere representar Rajoy para sus posibles votantes?¿Lo sabe acaso?¿Piensa poner los valores éticos en primera línea para enfrentarse a quien carece de ellos o piensa pasar a la historia como otro político vacuo en manos de sus necios asesores de imagen, los cuales, encima, ni siquiera hacen bien su trabajo?
Me temo que Rajoy está perdido para la causa liberal. Le falta determinación.
Yo ya sólo podría votarle como un mal menor frente a Rodríguez y sus aliados nacionalistas. Triste razón para un voto.
Lo de hoy ha sido un desastre.

Anticapitalismo rampante

Ejemplo de hoy mismo. En la contraportada de "El Mundo" (periódico ¡liberal!), escribe Irene Hdz. Velasco: "En estos tiempos que corren, en los que la vivienda se ha convertido en un lujo al alcance sólo de unos pocos bosillos...". ¿Nos hemos vuelto locos definitivamente? Una cosa es que la vivienda genere una cierta preocupación socio-política y otra muy diferente es que ya nos creamos nuestra propia paranoia y veamos las calles llenas de familias vagabundas viviendo bajo los puentes.
El odio al lucro se ceba en el sector inmobiliario, que es donde los españoles venimos ahorrando e incrementando nuestro patrimonio desde hace ya generaciones. Muchos españoles nos compramos viviendas y otros muchos vivimos de aquiler. Unos con facilidad, otros con menos y tros con grandes o pequeñas dificultades.
Lo que está claro es que el porcentaje de españoles sn techo no permite afirmar que la vivienda sea un lujo como lo es tener un Ferrari. Esa insensatez repetida de esa u otra forma, contribuye a un descrédito del sistema capitalista que no es casual. La propaganda contra el que hace dinero genera un odio, tal vez vago y no violento, por ahora, pero odio al fin y al cabo, que se azuza asimilando corrupción y pelotazos inmobiliarios a la propia naturaleza del sistema capitalista. Son especuladores, se nos dice, queriendo representar que se trata de un caso de parasitismo económico-social que forma parte de la lógica interna de nuestro sistema de libre mercado. El odio se extiende contra el sistema mismo sin que se repare, las redacciones de los medios de comunicación no están para finuras (ni siquiera si el medio es teóricamente pro-capitalista y liberal), que sin lucro no hay prosperidad posible y que si no se enriquece el que construye nuestras casas nadie las construiría.
Poco a poco, se ha creado en Occidente, recuérdense los disturbios franceses que aún no han cesado, la sensación de que la movilidad social y la mejora de las condiciones económicas personales o familiares no son posibles, cuando es evidente que nunca, en toda la Historia de la Humanidad, hubo tal posibilidad de una forma tan clara y real.
Por añadidura, este magma cultural contrario a la economía de mercado que ilustra la cita que encabeza ese artículo, provoca nefastas consecuencias psicosociales, debido a los efectos desmovilizadores y desincentivadores sobre una ciudadanía que es persuadida por una repetición constante a lo largo de su vida de lo vano de sus esfuerzos económicos, laborales y profesionales.
Sin embargo, podemos comprobar cada día en nuestra ciudades cómo hay grupos étnicos o culturales muy refractarios a esta influencia anticapitalista y que todavía siguen apreciando las oportunidades que un sistema capitalista les ofrece y que no dudan en apostar fuerte para aprovecharlas.
Así, muchos asiáticos están siendo capaces de aprovechar las oportunidades que les ofrece el capitalismo y partiendo de una situación precaria, son capaces de ascender en la escala social de forma espectacular en apenas una o dos generaciones, dando educación del máximo nivel a sus hijos, acumulando un cierto capital y mejorando sus expectativas existenciales por encima de los ciudadanos autóctonos. Cuando veo un "todo a cien" atendido por un grupo de asiáticos abierto un domingo no puedo sino sentir una gran admiración.
Mientras, nosotros nos quejamos por infinidad de pequeñas cosillas que a nuestros abuelos les hubieran parecido las alegaciones de un idiota, como mínimo, y que a mil millones de seres en el mundo les deben parecer no protestas sino insultos. Por supuesto, nosotros no queremos trabajar en domingo. Y, por supuesto, nos quejamos muchísimo porque no podemos comprar un piso cuando nos casamos o al irnos del hogar paterno, algo que, por cierto, tampoco hicieron la mayoría de los que ahora son propietarios de su vivienda.

martes, noviembre 14, 2006

11-M: discutiendo con la izquierda oficialista

Me enzarzo en una discusión con un izquierdista oficialista en el blog de mi amigo Tiberio. Aquí se puede ver la discusión entera. He aquí lo que pienso.



Ejemplos concretos, amigo, ejemplos concretos.
Es que si no, no hay respuesta posible. [...]
Creo que hay muy serias dudas planteadas y no se ven por ningún lado las aclaraciones. Esta es mi postura.
Por otra parte, alegaciones tan ínfimas como se dice que son deberían ser muy fáciles de contrarrestar. Sin embargo sucede lo contrario, o las aclaraciones oscurecen aún más o, simplemente, no se producen, lo que creo que es un comportamiento antidemocrático y una ofensa a los muchos españoles que discrepan de la postura oficial en este caso. Y, sí, ya sé que es un poco duro de tragar pero no somos cuatro pelagatos sino una parte sustancial de la población. No son Jiménez Losantos, Pedro J. y Del Pino y su par de amigos los que forman este movimiento cívico que no para de crecer.
Y, no digo que sea tu caso porque no lo sé, pero despreciarnos calificándonos de conspiranoicos o apodándonos “pezones negros” es un comportamiento incompatible con los valores democráticos. Solamente estamos ejerciendo nuestros derechos democráticos y ello no debería ofender a nadie. Se discute y punto, para eso es la democracia, para resolver las discrepancias sin recurrir a la sangre, para poder cambiar de gobierno sin tener que acudir a una revolución o un golpe de estado, para no tener que pasar por la guillotina al gobernante al que la mayoría de los ciudadanos no quieren en ese momento (porque en democracia pueden volver, como sabes, si la ciudadanía quiere).
En el peor de los casos, en lo que al 11-M se refiere, lo que podría ocurrir es que estuviéramos totalmente equivocados y nuestras dudas fueran aclaradas. En esas circunstancias ¿qué terrible crimen habríamos cometido?¿No forma parte de nuestros derechos cívicos el controlar a los poderes públicos y el no tragarnos todo cuanto digan simplemente porque sí, porque lo dicen ellos?¿No hemos asistido los españoles a mentiras gubernamentales y policiales realmente pavorosas?Ponerlas sobre la mesa no es poner en cuestión al conjunto del sistema sino trabajar en su favor.
Agradezco que vayas a visitar mi blog y que respetes mi “inteligencia”.
En cuanto al timo, y manifestando el mismo respeto por tus capacidades intelectivas, supongo que comprenderás que te puede afectar a tí también. Te recuerdo que hubo muchos españoles de izquierdas que fueron indignamente timados por Felipe González y su partido ¿Estabas entre ellos? ¿Tú también le creíste cuando decía que se enteraba de las cosas por la prensa, cuando ponía la mano en el fuego por corruptos, cuando aseguraba que ni había pruebas ni las habría jamás de que el Gobierno de España (nada menos, eh) tuviera algo que ver con la puesta en marcha de una banda armada terrorista que además de dedicarse a los más abyectos crímenes, creyéndose por encima de la ley, y con la excusa de luchar contra ETA, aprovechaba para llenarse los bolsillos con el dinero que nos robaban a los ciudadanos este país?
¿Estabas, entonces, con el silenciador mediático de la pistola gubernamental y policial, el Grupo Prisa, y todos los pesebristas nacionales asociados, que hasta el último minuto seguían queriendo meter en la cárcel a quienes denunciaban la actitud ilegal del Gobierno González y ni reconocían lo que estaba ocurriendo ni, mucho menos, hacían nada por investigar lo que, obviamente era la noticia más importante de la época y, por tanto, su primera obligación como profesionales de la información?
¿De verdad no encontráis ningún parecido entre el comportamiento de El País y la SER de entonces y el que mantienen hoy?

Lo dicho, te espero en mi blog, o donde quieras, para mantener todas las discusiones civilizadas y constructivas que soporte tu paciencia. Salud.

lunes, noviembre 13, 2006

"Neoliberal": palabro deslegitimador en la guerra del lenguaje

Mi amigo Tiberio con quien mantengo algunas discusiones ideológicas en la Red recurre al palabro "neoliberal" para calificar mi ideología. ¿Qué significa para él la partícula "neo"?¿Por qué no soy, simplemente, "liberal"?

En mi opinión, creo que la citada partícula aportaría realmente significado si, por ejemplo, mi liberalismo fuera significativamente diferente de otro que hubiese existido en el pasado. No creo que sea el caso.

También podría aportar algo si se hubiese producido la circunstancia de que los liberales, aunque no hubiésemos introducido cambios sustanciales en la teoría, sí la hubiésemos recuperado para el presente por haber caído el liberalismo en desuso durante una época o hubiera padecido un desprestigio del estilo de la que padeció el comunismo tras la II Guerra Mundial. Tampoco veo que tal caso se dé.

Así que busco otra explicación y propongo una teoría, que se afianza en la reiterada repetición del neologismo, siempre en un contexto de ataque de los adversarios de quienes se supone que representa, ya que los liberales no nos referimos a nosotros mismos como neoliberales (recordaría, así, al apelativo “hortera”, algo que siempre son los demás, nunca quien profiere la palabra). La teoría sería la siguiente: se trataría del efecto de una táctica, que se ha generalizado, para denigrar esta ideología. Es "neo" indicando que ha surgido de manera repentina como un radicalismo pro-capitalista inexistente hasta fecha reciente Dicho radicalismo pretendería acabar con un hipotético consenso en favor, empleando la expresión de nuestra Constitución, de una economía "social y de mercado" que es de suponer caracterizaría el mundo democrático occidental surgido tras la guerra (bien como realidad, bien como deseo, es decir, bien en acto, bien en potencia)

Se sugiere, de este modo, que un repentino movimiento extremista ha tomado cuerpo y que su fin es oponerse y destruir algo que se supone bueno sin necesidad de discusión: el denominado "Estado del Bienestar".

Así que, nos encontraríamos con que el "neoliberalismo" es, frente al liberalismo clásico, un movimiento extremista que pretende la ruptura de una paz social que se basaba en teorías político-económicas aceptadas por todos desde hace décadas. Y que esta determinada concepción del estado, la sociedad y la economía suponía un bien mayor cuya lógica y pertinencia seguiría siendo aceptada universalmente como una obviedad de no haber surgido la crítica cuasi-fanática del "neoliberalismo", el cual, por tanto, es causante de poner en riesgo el citado bien mayor, irresponsable y casi criminalmente.

Esta táctica de orden lingüístico-político se ha podido llevar a cabo gracias a un caldo de cultivo general existente en el mundo occidental y no tiene, necesariamente, que haber sido concebida en las reuniones secretas de una oscura IV Internacional anticapitalista. Simplemente ha ocurrido que en Occidente se ha llegado a una situación en que lo que se considera "corrección política" se confunde con las ideas generales de lo que se conoce por "progresismo", porque casi se pueden superponer una y otro sin que se puedan apreciar diferencias de calado. Y es verdad que la izquierda fuerza la situación en esa dirección tanto como en el campo liberal-conservador se deja hacer sin plantar cara.

Dicha praxis de deslegitimación ideológica, para cuyo éxito ha necesitado de la incomparecencia de la derecha, no se circunscribe, naturalmente, al neologismo "neoliberal": también nos encontramos con "neoconservador", "capitalismo salvaje", “globalización salvaje”, "ultraliberalismo", “fundamentalismo de mercado”… El listado podría ser casi infinito, tiene mucho éxito y se repite como un mantra entre quienes se oponen al liberalismo y al capitalismo, más allá de los matices que pueden diferenciar a los diversos partidos sociales del progresismo.

En España, además, tenemos la versión patria de esta guerra de la denominación, del lenguaje: “facha”, “derecha extrema”, “derecha post-franquista”, “extremismo cañí”, “derecha nacional-catolicista”

La conclusión se muestra por sí sola: el progresismo señala qué se encuentra y qué no dentro de los márgenes de la corrección política; estos estrechos márgenes son los que delimitan qué es legítimo y qué no en la oposición dialéctica, en la disputa ideológica; lo que se sale de esos márgenes no sólo es ilegítimo sino que, además, supone un peligro para las democracias occidentales y para el mundo ya que se trata de puro extremismo moral y de puro radicalismo político.

"Neoliberal": palabro deslegitimador en la guerra del lenguaje

Mi amigo Tiberio con quien mantengo algunas discusiones ideológicas en la Red recurre al palabro "neoliberal" para calificar mi ideología. ¿Qué significa para él la partícula "neo"?¿Por qué no soy, simplemente, "liberal"?

En mi opinión, creo que la citada partícula aportaría realmente significado si, por ejemplo, mi liberalismo fuera significativamente diferente de otro que hubiese existido en el pasado. No creo que sea el caso.

También podría aportar algo si se hubiese producido la circunstancia de que los liberales, aunque no hubiésemos introducido cambios sustanciales en la teoría, sí la hubiésemos recuperado para el presente por haber caído el liberalismo en desuso durante una época o hubiera padecido un desprestigio del estilo de la que padeció el comunismo tras la II Guerra Mundial. Tampoco veo que tal caso se dé.

Así que busco otra explicación y propongo una teoría, que se afianza en la reiterada repetición del neologismo, siempre en un contexto de ataque de los adversarios de quienes se supone que representa, ya que los liberales no nos referimos a nosotros mismos como neoliberales (recordaría, así, al apelativo “hortera”, algo que siempre son los demás, nunca quien profiere la palabra). La teoría sería la siguiente: se trataría del efecto de una táctica, que se ha generalizado, para denigrar esta ideología. Es "neo" indicando que ha surgido de manera repentina como un radicalismo pro-capitalista inexistente hasta fecha reciente Dicho radicalismo pretendería acabar con un hipotético consenso en favor, empleando la expresión de nuestra Constitución, de una economía "social y de mercado" que es de suponer caracterizaría el mundo democrático occidental surgido tras la guerra (bien como realidad, bien como deseo, es decir, bien en acto, bien en potencia)

Se sugiere, de este modo, que un repentino movimiento extremista ha tomado cuerpo y que su fin es oponerse y destruir algo que se supone bueno sin necesidad de discusión: el denominado "Estado del Bienestar".

Así que, nos encontraríamos con que el "neoliberalismo" es, frente al liberalismo clásico, un movimiento extremista que pretende la ruptura de una paz social que se basaba en teorías político-económicas aceptadas por todos desde hace décadas. Y que esta determinada concepción del estado, la sociedad y la economía suponía un bien mayor cuya lógica y pertinencia seguiría siendo aceptada universalmente como una obviedad de no haber surgido la crítica cuasi-fanática del "neoliberalismo", el cual, por tanto, es causante de poner en riesgo el citado bien mayor, irresponsable y casi criminalmente.

Esta táctica de orden lingüístico-político se ha podido llevar a cabo gracias a un caldo de cultivo general existente en el mundo occidental y no tiene, necesariamente, que haber sido concebida en las reuniones secretas de una oscura IV Internacional anticapitalista. Simplemente ha ocurrido que en Occidente se ha llegado a una situación en que lo que se considera "corrección política" se confunde con las ideas generales de lo que se conoce por "progresismo", porque casi se pueden superponer una y otro sin que se puedan apreciar diferencias de calado. Y es verdad que la izquierda fuerza la situación en esa dirección tanto como en el campo liberal-conservador se deja hacer sin plantar cara.

Dicha praxis de deslegitimación ideológica, para cuyo éxito ha necesitado de la incomparecencia de la derecha, no se circunscribe, naturalmente, al neologismo "neoliberal": también nos encontramos con "neoconservador", "capitalismo salvaje", “globalización salvaje”, "ultraliberalismo", “fundamentalismo de mercado”… El listado podría ser casi infinito, tiene mucho éxito y se repite como un mantra entre quienes se oponen al liberalismo y al capitalismo, más allá de los matices que pueden diferenciar a los diversos partidos sociales del progresismo.

En España, además, tenemos la versión patria de esta guerra de la denominación, del lenguaje: “facha”, “derecha extrema”, “derecha post-franquista”, “extremismo cañí”, “derecha nacional-catolicista”

La conclusión se muestra por sí sola: el progresismo señala qué se encuentra y qué no dentro de los márgenes de la corrección política; estos estrechos márgenes son los que delimitan qué es legítimo y qué no en la oposición dialéctica, en la disputa ideológica; lo que se sale de esos márgenes no sólo es ilegítimo sino que, además, supone un peligro para las democracias occidentales y para el mundo ya que se trata de puro extremismo moral y de puro radicalismo político.

domingo, noviembre 12, 2006

Ya hay socialistas que piden el indulto para De Juana

Piden ya sin pudor el indulto de De Juana Chaos, algunos socialistas distinguidos a los que recomienda el mismísimo Pepe Blanco en su blog. Uno no sabe qué pensar con estos ciudadanos, dizque abogados y que ponen por encima del Judicial (corporativo y dominado por la ultraderecha, literal) a los poderes Ejecutivo y Legislativo (por ser democráticos refrendados por el pueblo).
La verdad es que se agradece tanta sinceridad y da pena que estos socialistas no se presenten a las elecciones diciendo que van a negociar con ETA, que no les gusta que el Poder Judicial sea independiente y que si por ellos fuera indultarían a De Juana. Es una pena porque estoy seguro de que su resultado electoral sería de los que hacen época. En vez de eso, se presentan a las elecciones afirmando que su política es la de Redondo Terneros, que lo suyo es el Pacto por las Libertades y contra el Terrorismo, y de negociar con ETA ni media palabra. No sólo eso.
Cuando Carod se reunió con sus socios políticos etarras, ay, las doncellas socialistas se hicieron las indignadas y hasta se dice que le echaron de la Generalitat (como hoy ha vuelto, se deduce que lo suyo era puro teatro). Pero lo cierto es que llevaban años y años negociando a espaldas de la ciudadanía, sin tregua, sin resolución parlamentaria, excusas favoritas.
Le preguntaron a Eduardo Medina sus amigos de CNN+ si era cierto que miembros del PSOE se estaban reuniendo con ETA cuando mataron a Pagazaurtundua. Respuesta del joven maestro en demagogia: ese día lo que estaban haciendo era enterrar a Joseba. O sea, que sí. Cosas haréis que nos helarán la sangre.
Lo terrible de todo esto es que o lo dan todo o no tendrán nada. Pero si dando sólo una parte obtuvieran un poco ¿qué sentido habría tenido aguantar durante tanto tiempo el terror contra nosotros?
Negociar con asesinos es legitimarlos, indultarlos es traicionarnos a todos, ofrecerles contrapartidas de cualquier tipo es afirmar que la pistola es una táctica política tan buena como cualquier otra.
Como esto es una obviedad, los socialistas y sus amigos nacionalistas han vuelto sus ojos y su ira hacia la judicatura, recordándoles que ellos tienen los votos y olvidándose de que la democracia es un sistema de contrapoderes. Como vemos, la democracia es un sistema cuyas formas molestan a estos demócratas radicales.
Como esto es una obviedad, los socialistas y sus amigos nacionalistas han vuelto sus ojos y su ira hacia las víctimas que no les dan la razón afirmando que tienen ideas políticas y que están demasiado implicados emocionalmente. Naturalmente si la víctima es socialista sus ideas no importan y su implicación emocional es un mérito añadido, como Eduardo Madina.
Como esto es una obviedad, los socialistas y sus amigos nacionalistas han vuelto sus ojos y su ira hacia los medios de comunicación y periodistas que no respaldan la traición que quieren cometer en nombre de toda la Nación. No es extraño que los medios de comunicación ejerzan de 4º Poder informal en las sociedades democráticas, pero, claro, no tienen los votos que ellos esgrimen como amenazas.Ay, estos demócratas radicales.

Fachas, Polanco, Mass-media, Guerra Civil. Discutiendo con la izquierda (1)

Sale la palabra facha en otra discusión con mi amigo izquierdista Tiberio, acerca, esta vez, de Polanco, de medios de comunicación, de memoria histórica y otras cosillas. Consultar aquí, el origen y la discusión al completo. Lo que sigue son mis tres respuestas.

1.-
Bueno, claro, el pequeño detalle de que el ABC está perdiendo lectores e influencia de manera dramática gracias a su particular sentido de la moderación es, digamos, irrelevante. Tiene toda la lógica que mientras los lectores liberal-conservadores se piran a toda leche del panfletito polanquiano en que se ha convertido el que durante un siglo fue su diario de referencia, aquí, como en otro millón de chiringuitos progres le déis vuestro plácet. Lo que ocurre es que en progrelandia no se va a leer, aunque reciba vuestros parabienes, y quienes podrían leerlo están ya dejando de hacerlo… y sin remedio ni vuelta atrás. Así que, me pregunto, ¿de qué servirá tanta moderación, centrismo y modernismo si no lee nadie o acaba cerrando? ¿Lo van a regalar como separata con El País?

2.-Y dale con el odio y el miedo. ¡Santo mantra!
La cuestión es ¿por qué vende menos? No vale con decir que la moderación vende menos, ¡eh!
Una cuestión secundaria pero muy interesante es ¿qué es la moderación?
Pensemos en cuanto ha ocurrido en España tras la horrible matanza del 11-M. Según el diario que hace caída libre entre otros deportes de riesgo y según las tesis que nos quieren vender como centrismo los Gallardón, Piqué, Arenas, Núñez Feijoo y todos estos políticos tan pagados de sí mismos como poco tolerados por la base social liberal-conservadora de este país(y ya no digamos según la progresía nacional, pero aquí no entra en el análisis), aquí no han pasado sino cositas normales en una democracia liberal, que lo que tiene que hacer una “derecha civilizada” es esperar tranquilamente, hablar bajito para no molestar a los dictadores de la corrección política y seguir la doctrina que marque cada mañana la atronadora orquesta polanquiana; y, a lo mejor, con un poco de suerte, dentro de unos añitos, cuando España se haya convertido en la Confederación de Pueblos Ibéricos o algo por el estilo, se le permite a Gallardón que gobierne una legislaturita, que no hay que pasarse con la alternancia.
Pero da la casualidad de que media España (por lo menos) no va a ir tan tranquilamente por la senda que le marquen sus adversarios políticos. Media España (por lo menos) tiene una idea diferente de las cosas y esta idea no está defendida, precisamente, por el ABC de hoy en día. ¿Cuándo, Dios mío, cuándo váis a comprender que no vamos a meternos debajo de las piedras sólo porque nos tildéis de fachas que cultivan el odio y generan el miedo?¿Quiere la “derecha”, acaso, cerrar alguna cadena de radio como quiere la izquierda?¿Le ha hecho la “derecha”, acaso, manifestaciones ante la sedes de los partidos de izquierda, como ésta sí ha hecho, incluso con violencia, explícita o implícita según los casos?¿Quiere la “derecha”, acaso, ponerle multas a los ciudadanos por rotular los carteles de sus negocios en una lengua que disgusta al poder establecido como hace la izquierda casi española de nuestros días, enamorada del nacionalismo antiespañol?¿Ha comprado la “derecha”, acaso, cadenas de radio para cerrarlas o periódicos para cerrarlos o ha hundido periódicos para que no molesten, como han hecho los poderes, políticos o empresariales oficiales de la izquierda?¿Promueve la “derecha”, acaso, estatutos abiertamente anticonstitucionales rompiendo el consenso que nos ha permitido un período de paz y progreso prácticamente sin parangón en nuestra Historia como efectivamene está haciendo la izquierda sin ningún tipo de remordimiento o autocontrol?¿Ha promovido la “derecha”, acaso, la expulsión del sistema de alguna fuerza democrática al estilo del Pacto del Tinell, auténtico pacto del odio incompatible con el discurso de la moderación hipócrita que sostienen en público nuestros izquierdistas patrios con poder?¿Se ha puesto la “derecha”, acaso, a exhumar los muertos de la Guerra Civil, arrojándolos encima de la mesa, removiendo viejos odios y reabriendo viejas cicatrices?¿Ha roto la “derecha”, acaso, el Pacto por las Libertades y contra el Terrorismo?¿Se ha puesto “la derecha”, acaso, a negociar de espaldas a la ciudadanía con un grupo terrorista que sí que es realmente la representación genuina del odio y el miedo?
Por favor, menos mantras, más rigor y más aprecio por la libertad.

3.-
Si no ves la “influencia” del polanquismo o prisoismo en los medios de comunicación de este país -sean propiedad de Vocento, Planeta o Zeta- nada de lo que yo pueda decirte te va a convencer de lo contrario. Si no aprecias líneas de confluencia entre Luis del Olmo y Gabilondo, entre La Vanguardia y El Periódico, entre A-3 y Tele-5, no hay nada que yo pueda decir para disuadirte. ¿Qué diferencias hubo entre unos y otros en el Prestige, en la Guerra de Irak, o el Estatut? ¿Cuáles de estos periodistas o grupos de comunicación protestaron por la compra de A-3 Radio por parte de la SER para cerrarla o por la puesta en marcha de un órgano censor tan furibundamente antidemocrático como el CAC catalán? ¿Te acuerdas del pavoroso silencio de los mass media españoles en el atroz período felipista,caracterizado por el robo al por mayor, secuestros, asesinatos y quiebra del estado de derecho, de los contrapesos de poder y acoso sin límites a los medios de comunicación críticos? Da igual, nunca lo váis a aceptar. ¿Dónde están las críticas a la invesigación oficial del 11-M en estos medios? Todas las televisiones de España son tan patéticamente progubernamentales que me parece que hay que echarle valor para defender que existe algún tipo de pluralidad en el espacio catódico nacional. La unanimidad ideológica pronacionalista es tan obvia en Cataluña que de no ser tan dramático me partiría de risa ante quien pretendiese que tal cosa no es cierta.
Pero, de todas formas, la dictadura polanquista es, en algunos aspectos bastante más sutil que el mero hecho de tratar una noticia u otra (CAC, Carmel, 3%, acoso a los castellano hablantes, presión ilegitima sobre el PP). Es, sencillamente, una dictadura ideológico-cultural aceptada por casi todos, incluida buena parte de la derecha.
Tú mismo me das un ejemplo de ello. Si la derecha quiere que se la trate debidamente no tiene más que firmar lo que la dictadura polanquista dice que tiene que firmar y se le perdona la vida y no se la trata de facha; que condene en el Parlamento la dictadura franquista ¿Por qué? ¿No es el Parlamento un órgano legislativo?¿Se ha convertido en la Real Academia de la Historia?¿No se puede defender con toda legitimidad que ese tipo de resoluciones no son adecuadas ni pertinentes?¿Con qué derecho nos acusáis de fachas a los que pensamos algo diferente de lo que pensáis vosotros?Y si toda la orquesta polanquiana y sus rendidos admiradores ignoraran el fenómeno de deslegitimación perfectamente organizado que es, en realidad, todo eso de la “memoria histórica” ¿crees, acaso, que tendría ni la más mínima repercusión?Polanco decide en este país si una cosa existe o no. O eso pretende, porque no es infalible y hay por lo menos media España que empieza a estar un poco hartita.
Te doy la razón en que el PP ha intentado controlar los medios de comunicación públicos siempre que ha podido allí donde gobierna. En ese sentido sn igual de liberticidas. Sin embargo son diferentes las formas de hacerlo de unos y otros. El PP sólo busca un control electoral de la situación, así que busca un cretino estilo Urdaci capaz de decir que unos abucheos son aplausos y quedarse tan ancho. No plantea batalla en el terreno de las ideas, lo que sí hace el Imperio Polanquiano y con gran efectividad.
No sé que manifestación habrás visto tú frente a las sedes del PSOE, pero en honor a una discusión sincera y limpia, por favor, no me compares el acoso al que se ve sometida la derecha y lo que puntualmente pueda pasar un día en una sede del PSOE en no sé qué ciudad de España (además de que el PP ni loco se atrevería a tal cosa). Todo el mundo sabe que en este país hay millones de personas que no reconocen públicamente que votan al PP. Todo el mundo sabe que en este país la izquierda goza de un prestigio social que se le ha negado a la derecha -en gran medida por el trabajo constante de los medios de comunicación y en parte por que la derecha es un poco gili-. Todo el mundo sabe que en este país la izquierda y los nacionalistas se han conjurado para aislar al PP en las instituciones públicas. Y ya no hablemos de la situación que padece la derecha española en Cataluña y en el País Vasco. Si quieres comparar, compara, pero no hará mucho por tu credibilidad, dicho sea sin animadversión personal.
Y, por favor, no me cuentes un caso de un señor que no se entendía con el juez, cuando sabes perfectamente que los poderes públicos catalanes están tratando de expulsar de la vida social, comercial, lectiva o política a la lengua que hablan la mayoría de los catalanes, y cuando sabes que el catalán goza de todas las ventajas habidas y por haber que un nacionalista haya imaginado en su caletre y los tontorrones políticos españoles sean capaces de tragar, esto es, casi todas.
Y no, no me molesta en absluto que Fulanito de Tal busque y desentierre a su abuelito, si eso le hace más feliz. Me molesta porque me parece cruel, injusto y pernicioso para la democracia y la paz social, que la izquierda utilice a todos los Fulanitos de Tal que se dejen (que no son todos, porque algunos muy llamativos se han negado a ser utilizados) para tratar de deslegitimar a la derecha y tratar de lograr hoy, lo que no fueron capaces de lograr en el 78; y que quieran hacerlo, además, arrinconando a la derecha social y política porque todavía la necesitan para lograr esos cambios, porque todavía no se atreven a hacer lo que hicieron en la República: imponer una constitución de izquierdas a todo el país.
Pero no desesperes, la locomotora está en las vías con la caldera bien alimentada y todo se andará y probablemente a mucha velocidad (no le auguro mucha vida a la dinastía borbónica).
Y tiene mucha triste gracia que le pidas a la derecha que condene la dictadura de Franco y que me pongas como ejemplo que no sé que personas de izquierda dicen que lo de Paracellos fue una barbaridad. En primer lugar, yo he visto hace poco como hacían doctor horroris causa a Carrillo en el bando de los buenos (sic). Esta es una forma muy curiosa de admitir que aquello fue una barbaridad. Y en segundo lugar, si algo no es la izquierda española es autocrítica con su papel en la República y en la Guerra Civil. ¿Váis a condenar acaso el papel de la izquierda en la imposición al país de una Constitución hecha sólo por una parte; en el levantamiento revolucionario del 34, PSOE-Esquerra y otros, incapaces, demócratas ellos, de aceptar los resultados electorales; en la pretensión del PSOE de Largo o Negrín y su sustento del PCE de destruir la democracia liberal e imponer un régimen soviético; en el cúmulo de ilegalidades que jalonaron su paso por el Gobierno; en el acoso a la derecha; en el cierre de sus periódicos; en la infinidad de asesinatos políticos que cometieron antes de la Guerra Civily en la infinidad de crueldades y abyecciones que cometieron durante la misma?
Yo creo que hay que tener mucho morro para pedirle a los demás lo que uno ni hace ni tiene intención de hacer.
Pero no hay que preocuparse porque no sólo Polanco va a apoyar tan singular sentido de la equidad, también lo harán en el ABC, en Protagonistas, en Tele 5, en A-3, en La Vanguardia, en El Periódico, en El Correo, en Punto Radio, en Goma Espuma (Onda Cero), en La Sexta; así que añada a eso la SER, Cuatro, Canal-Plus y la Plataforma Digital regalada por los idiotas del PP al señor emperador, El País, la ilegal Localia; y añada TVE, La 2, RNE, R5, R3; y añada las radio fórmulas, Los 40, M-80 y añada Santillana para adoctrinar desde la cuna; y añada la mayoría de la prensa regional y local. Y después dígame que no hay un imperio mediático obvio del propio Polanco o de lo que Polanco significa.
Y después, claro, llámeme facha, señor Tiberio, porque yo tampoco considero que sea una buena idea que el Parlamento se dedique a condenar ni el franquismo ni nada.
Y después de llamarme facha, hágame un elogio de lo bueno que es el intercambio libre de pareceres.
Y claro, este humilde facha sólo podrá entender que se refiere a lo bueno que es intercambiar pareceres en libertad siempre y cuando a uno le den la razón.
¿Est-ce que j’ai bien compris, mon ami?

viernes, noviembre 10, 2006

Libertad Digital, 11-M y otras discusiones con la izquierda (2)

Como comenté en la anterior entrada, he llegado a un acuerdo para publicar algunas discusiones políticas con Tiberio S. Graco. Empezaré por una sobre el 11-M y Libertad Digital. Aquí puede verse el comentario de Tiberio en su blog "Otro blog sin sentido, como la vida misma". Y éste es mi segundo comentario a su "Libertad digital sí, no libertinaje".


Mira, otra vez dicho con todo el respeto del mundo, creo que no has respondido a casi nada de lo que te he planteado y que te has salido por los cerros famosos. En la política española todo parece indicar que los cerros del Prestige y la Guerra de Irak van a ser tan permanentes y casi eternos como el accidente geográfico de Úbeda que usamos en ese dicho viejo de nuestra vieja y amada lengua española.
Aún así, haré un par de comentarios con tu permiso y espero que no abusando de tu confianza.
En primer lugar, yo no he dicho que se haya impuesto el sector oficialista, sobre todo porque creo que no ha ocurrido tal cosa y que el tal sector está claramente nervioso y preocupado por la debilidad de su situación, hasta el punto de haber tenido que hacer ministro de Interior nada menos que al portavoz del gobierno más corrupto de la Historia de España, asesinatos y secuestros incluidos, que el citado ministro defendía con entusiasmo deleznable (para acabar dando lecciones de moralidad y veracidad en los tristes hechos acaecidos en nuestra vieja y amada nación a raíz de los crímenes del 11-M). Lo que dije fue que se ha impuesto “EN” el sector oficialista una displicencia supuestamente basada en una ironía mordaz que a mí y a muchos nos parece poco respetuosa con la democracia, con los ciudadanos discrepantes y con las víctimas del horrible atentado.
Somos muchos los que tenemos dudas y lo hacemos en el ejercicio de nuestros derechos ciudadanos. Somos sinceros en nuestra preocupación y no aspiramos sino a mejorar nuestro sistema democrático, el cual no se puede permitir ni la mera sombra de una sospecha sobre sus fuerzas de seguridad encargadas de hacer cumplir ley, por supuesto, cumpliéndola.
La inmensa mayoría de nosotros carecemos de cualquier interés personal en que un determinado grupo de políticos bastante poco admirables recuperen sus poltronas y sus sueldazos. Tenemos un montón de serias dudas planteadas públicamente y no han sido respondidas con la debida seriedad por quien corresponde. Para mí y para casi todos los que somos críticos con la investigación oficial del 11-M y el papel de los poderes públicos, es totalmente irrelevante si la verdad deja como unos gilipollas a los del gobierno del PP o como unos malvados a los del gobierno del PSOE. Que cada palo aguante su vela, no es mi problema, no es nuestro problema. El increíble, espectacular y espontáneo movimiento crítico que a raíz del funesto atentado criminal se ha ido formando en este país no es una herramienta del PP y cualquier persona que quiera estar verdaderamente informada debería saber que causa en ese partido una gran incomodidad y que son muchos, la mayoría, los que entre sus dirigentes querrían hacerlo desaparecer o por lo menos tenerlo domadito y amaestrado. Pero ya es imparable.
Es nuestro derecho y no vamos a irnos para casa por cuatro chistes. Carnicero, Sopena o Miguel Angel Aguilar me producen una gran tristeza cada vez que les veo intentar ridiculizar a ciudadanos como yo que tenemos todo el derecho del mundo a que se nos aclaren los aspectos turbios de todo este caso. Más bien me dan asco, la verdad. Sólo pedimos que rebatan, que argumenten que nos digan por qué se desguazaron los trenes a toda leche, qué coño hicieron para no averiguar sin ningún género de dudas qué explosivo se utilizó, cómo pudieron los perros cuya capacidad para descubrir explosivos en cantidades ínfimas es universalmente conocida pasar por encima de explosivos y no descubrir un mochilón de 12 kilos o una furgoneta con todo tipo de herramientas relacionadas, que nos digan cómo se pudieron suicidar presuntos islamistas radicales cuya religión les prohibe suicidarse, que nos digan como narices pudieron ser los mismos los que hicieron lo del AVE y lo de los trenes (un premio Nobel del crimen y un -presuntamente- afectado por idiocia), que nos digan como llegaron al locutorio famoso, que nos aclaren todo lo que respecta a las llamadas y las tarjetas de móviles que no tiene ni pies ni cabeza...
Te equivocas si crees que el interés de los que somos críticos es demostrar que ETA, el PSOE o los aparatos del Estado estuvieron detrás del 11-M. Podéis repetir esta falsedad hasta el día del Juicio Final y eso no la hará más cierta. No prejuzgamos, no nos interesa elucubrar. Y con toda la solemnidad te digo que Dios quiera que ni el PSOE ni los aparatos del Estado tuvieran nada que ver. Sólo quiero saber por qué razón todo fue diferente en esta investigación, por qué se dieron órdenes absurdas, por qué se saltaron protocolos…
¿Pero qué ganáis defendiendo todas estas irregularidades? Se hicieron cosas increíbles en la investigación en esos días y hasta ahora ¿no queréis saber por qué?
Es verdad que en democracia juzgan los jueces en los juzgados para imponer penas o absolver de acuerdo a la Ley que hacemos todos. Pero eso no significa que todos los demás dejemos en suspenso nuestras capacidades intelectivas. Los jueces son seres humanos tan falibles como cualquiera, tan manipulables como cualquiera, tan vulnerables como cualquiera. Y quien dice jueces dice fiscales. En democracia juzga todo el mundo aunque sólo los jueces tengan la capacidad de mandar a la cárcel. Y la opinión pública es el Gran Juez.
Y aprovecho este momento para pedirte respeto hacia mi persona, por encima de lo que cada uno podamos opinar. En el caso del ácido bórico como en el de la tarjeta del Grupo Mondragón lo relevante es que se intentó por parte de las autoridades policiales que no se conociera su existencia, no que en sí mismos demuestren nada. Es probable que no tengan importancia, pero quién sabe si pudieran tenerla, ya se verá, pero sí es muy importante que los mandos policiales se empeñaran en que la opinión pública no pensara en ETA ni por un momento ¿por qué? No somos todos imbéciles descerebrados y hay gente muy capaz y honrada que se esfuerza en conocer la verdad. Así que no me digas, por favor, que queremos demostrar la participación de ETA en el 11-M con una cinta de la Orquesta Mondragón, eso es un insulto a mi inteligencia (sé que no ha sido intencionado, pero piénsalo). Las alegaciones de los que somos críticos son mucho más importantes.
Hablas mucho de los errores del PP que presuntamente le costaron el Gobierno ¿y eso qué tiene que ver? Es irrelevante. Las dudas que se plantean sobre la investigación del 11-M son posteriores a las elecciones y no las planteó el PP sino ciudadanos libres en el ejercicio de sus derechos. Y por si te parece relevante y para dejarlo claro, estuve en contra de esa guerra, aunque supongo que por razones diferentes de las tuyas. Pero no entiendo por qué razón hablas tanto del PP si yo ni lo he citado ¿Me respondes a mí o me sueltas un discurso que vale para un roto y un descosido? La valoración que ambos hagamos del período aznarí es totalmente irrelevante, repito. No hace al caso. A mí, que soy tu interlocutor, no me importa demasiado lo que hace el PP, el cual, lejos de parecerme dominado por un sector duro, lo que me parece es un boxeador, sonado y perdido que da unos bandazos más bien incompresibles y que, desde luego, no hace lo que su base social espera.
Pero aún así ¿por qué se desguazaron los trenes, por qué usaron perros con una pinza en la nariz, por qué se falsificaron pruebas, por qué se quiso ocultar a la opinión pública que había una tarjeta del Grupo Mondragón (además de una cinta de la Orquesta Mondragón, eh, porque los polis no son tan imbéciles para confundirlas...), en definitiva, por qué, por qué, por qué.
Si quieres hablar del comportamiento de los políticos explícame por qué la izquierda en pleno le pedía al PP que nos dijera lo que pasó en 24 horas antes de unas elecciones y ahora, qué prisa hay, verdad, lo que tenemos que hacer es esperar a que se celebre el juicio y las cosas vayan con la calma que exigen los trámites de la Justicia. Me parece, y no voy a calificar según creo que debería hacerlo por respeto a la muchas personas izquierdistas que aprecio y quiero, que esta incongruencia obvia, llamativa e insultante no debería pasarse por alto y que las personas honradas de izquierda que no le debéis ni un sueldo ni un puesto al burócrata de partido de turno, entre las que creo que te encuentras, deberíais preguntaros sobre esta cuestión. Si tú me dices que las mentiras precedentes del PP hacen verosímil las mentiras del 11-M ¿qué podríamos decir del PSOE en términos de demagogia, de falsedades, de corrupción, de crimen de Estado, de tapar vergüenzas policiales, y qué se yo, la lista podría ser interminable?¿No haría verosímil su pasado cualquier tipo de actitud abyecta respecto al 11-M? Yo creo que esa línea de argumentación es bastante inútil. Aunque personalmente crea que esa organización es capaz de caer por las peores pendientes de la inmoralidad eso no me ayudaría a demostrar nada de lo ocurrido en la investigación absurda que ha hecho el Juez del Olmo sobre el 11-M y cómo se ha dejado manipular no sé si por convicción, por vocación o por incapacidad.
Sin embargo me gustaría que me explicaras por qué es absurdo y malintencionado pensar que grupos policiales afines al PSOE jugaron con la información para mantener desconcertado al Gobierno. Y esto, amigo Tiberio, es algo muy distinto de afirmar que el PSOE conspiró para cometer el atentado, algo que no ha hecho del Pino, Losantos, Múgica, Abadillo, Pedro J. o ningún otro de los periodistas que están investigando o divulgando investigaciones.
Y, por último, chico, sufragar es algo muy diferente de invertir.
¿Qué es eso de LD recibe dinero?¿Qué lo recibe de sus anunciantes?¿Qué un oscuro grupo fascista lo mantiene para pervertir la mente de sus manipulables lectores, idiotas cañís como yo, tan lejos de la distinción y altura intelectual que caracteriza al lector tipo de El País. Ay, Tiberio, no me digas que eso no es sectarismo.
Así que hay gente invirtiendo mucho dinero en controlar la opinión pública ¡¿ein?! Te refieres supongo a LD. Si lo repetís mucho, a lo mejor nos liberáis de nuestras cadenas, porque menos mal que existís los hombres libres jamás manipulados, porque menos mal que existen los medios libres e independientes de la mañana que nunca manipulan ni a sus lectores ni sus informaciones ¿pero no te das cuenta de lo ridículo que suena? Por favor, los que estamos en el otro lado del río ideológico existimos, qué le vamos a hacer, y deberíais acostumbraros a que nos guste ser como somos y elegir el diario y la cadena de radio que compramos o escuchamos. No necesitamos que nadie nos salve y recuerda que también en esta vera podemos pensar de vosotros lo mismo, que los ricachones como Polanco invierten mucho dinero para manipularos.
Creo que esta discusión, en estos términos, sería como dar vueltas a la noria. Pero si queremos elevarla un poco y tienes paciencia para ello, podemos ir a la hemeroteca y contrastamos manipulaciones a ver quien gana, es decir, a ver quien pierde.
Insisto en que adjudicar a los editores de LD la pretensión de que sólo se lea su periódico me parece tan absurdo que me mueve un poco a risa (compasiva) ¿Quién en su sano juicio aspiraría a tal cosa?
Tampoco has respondido a las objeciones que te hago respecto a tus afirmaciones en el sentido de que las restricciones en el blog de Luis del Pino pretenden impedir que alguien pueda desbaratar las teorías críticas con la investigación del 11-M. Como te he dicho, de poder hacerse con tanta facilidad como pretendes, se utilizaría la portada de El País, los coros y danzas de la SER y todas las televisiones nacionales en pleno, ya que ninguna de ella encuentra ni un pequeño acomodo en su parrilla para informar a la población de que se han planteado serias dudas sobre aspectos relevantes de la investigación del 11-M. Asunto éste de máxima gravedad puesto que para una parte sustancial y muy mayoritaria de la población española no existe otro medio de información que la televisión. Y en esta cuestión se ha impuesto una rara, muy rara unanimidad catódica que deja huérfana de información (esto es, de libertad) a una parte del país que no es precisamente una irrelevante minoría. Claro que como no ha recibido el plácet de izquierdista de legitimidad, podemos ser ignorados como borricos, que sólo somos fachas imbéciles que escuchamos a Losantos en la cadena de los obispos ultramontanos y leemos a Luis del Pino en LD (la “página” web que recibe dinero de generte intersada en manipular la opinión pública), o a Múgica y Abadillo en el periódico de Pedro J., todo un pervertido sexual.
Porque si este maravilloso movimiento ciudadano que está poniendo en apuros a gente muy poderosa y con muchos medios hubiese nacido en la izquierda y en el Gobierno estuviese la derecha no habría lugar en el mundo donde no se escuchase, leyese, o viese el grandioso trabajo de responsabilidad ciudadana que sería acompañado por las orquestas atronadoras de los sindicatos, de los ecologistas, los pacifistas, los antiglobalización y en general, toda la unida y desunida masa de los que odian a la derecha y al liberalismo, normalmente llamado derecha-extrema, y liberalismo-salvaje (entre otros muchísimos motes, ninguno respetuoso.
Y aquí podemos entrar uno de los grandes favoritos en este lado del río, Polanco. No me alargare porque es para una discusión en exclusiva. Polanco tiene un poder espectacular por sí mismo, pero es aún más peligroso por su capacidad para dominar a sus competidores y convertirlos en bastones ideológicos. La línea ideológica de los mass-media izquierdistas, nacionalistas “moderados” y centristas está diseñada de manera dictatorial en Casa Polanco y esto es lo que le hace dueño de un monopolio del pensamiento absolutamente impresionante. Si no se ve es porque no se quiere ver. Es muy obvio y no hay más que ver como ha conseguido hacerse con el dominio ideológico del ABC, tras más de un siglo de representar exactamente lo contrario de lo que representa PRISA. Ya te digo que si no ves eso es porque no quieres, porque convertir en un zombi ideológico al ABC es algo que sólo podía conseguir Polanco.
Acabando ya, te diré que me ha sorprendido mucho lo de insinuación al insulto. Es todo un hallazgo al que pienso sacarle partido. Tiberio, Tiberio…
No me digas que vas a confundir la información con el estilo de tal cual columnista porque eso ya es demasiado, querido amigo. No vale como argumentación. Además de que “gansteril” me parece muy poca cosa para demostrar que LD se dedica al insulto. ¿”Fuerza destructora de la Ley” es un insulto? ¡Por favor! Y establecer un paralelismo entre “fuerzas destructoras de la ley” es perfectamente legítimo como análisis, se esté o no de acuerdo, y no implica nada en el sentido d que dos fuerzas de esa naturaleza se comporten de manera similar. Existe en la izquierda de España un interés por remover las bases sobre las que se asentó el pacto constitucional. Eso es una obviedad y somos muchos los que creemos que se está haciendo por la parte de atrás, de espaldas a una ciudadanía a la que no se atreven a plantearle la apertura de un nuevo proceso constituyente, entre otras razones porque no tienen fuerza para ello. A mí, que no soy ningún fascista ultra, ese actuar me parece un claro ejemplo de fraude de ley y demuestra meridianamente la debilidad de nuestras estructuras democráticas y la vulnerabilidad del sistema de contrapesos propio de la democracia liberal. Ese fraude de ley le convierte en un análisis ideológico-político, no judicial, en un Gobierno que ha traspasado la línea de la ley.
Y tan obvio como eso es que ETA aspira a que se rompa el pacto constitucional, a remover las bases sobre las que se asentó y a que se inicie un nuevo proceso constituyente que le permita alcanzar sus fines.
Al mismo tiempo, tenemos el hecho de que Gobierno, PSOE y ETA están negociando a nuestras espaladas, contraviniendo el programa electoral con que se presentó a las elecciones el partido socialista, que ETA es una banda criminal y que reunirse con ella para otra cosa que detenerla es un acto manifiestamente ilegal y que cualquier pacto que pudiera surgir de las negociaciones que mantengan si se pretende llevarlo a la Ley no puede ser calificado de otra forma que de Alta Traición. Y tengo todo el derecho del mundo a pensar de este modo y somos muchos los que así lo hacemos y, se ponga como se ponga quien quiera ponerse como quiera ponerse, eso no nos convierte ni en fascistas ni en fachas ni en cabezas rapadas ni en nazis.
Te reitero mi afecto y respeto desde la discrepancia.

Libertad Digital, 11-M y otras discusiones con la izquierda

He llegado a un acuerdo para publicar algunas discusiones políticas con Tiberio S. Graco. Empezaré por una sobre el 11-M y Libertad Digital. Aquí puede verse el comentario de Tiberio en su blog "Otro blog sin sentido, como la vida misma". Y éste es mi primer comentario a su "Libertad digital sí, no libertinaje".


Querido Tiberio:
Desde el respeto y desde el aprecio he de decirte que este artículo me parece muy desafortunado por varias razones.
En primer lugar, en cuanto a la investigación del 11-M se refiere, se ha impuesto en el "sector oficialista" en el que pareces militar con gran entusiasmo, una displicencia disfrazada de presunta ironía a la que no puedo encontrar justificación alguna. No tiene gracia, y dicho con todo el respeto del mismo, no se la hace en absoluto a una parte enorme del país que, como indican todas las encuestas conocidas -también las gubernamentales-, tienen grandes dudas respecto a cómo se ha llevado la investigación. Por muchas gracietas que hagáis ("El blog de Luis del Pino, máximo adalid de las teorías tipo “PSOE+ETA+Islamistas+Policía nacional+mediopaís conspiró contra la otra mitad para derribar al PP y nosotros sin enterarnos”"), las dudas están planteadas sobre la mesa de la opinión pública nacional y no van a desaparecer a base de chistes fáciles.
En segundo lugar, parece mentira que defendiendo como defiendes que se eleve el tono y la profundidad del debate político español afirmes, y te quedes tan ancho, que Libertad Digital es "la página web sufragada por Losantos, donde la censura de mensajes es práctica habitual". FJL es editor de Libertad Digital y aunque es obvio que ha invertido dinero de su propiedad en el periódico digital, éste no se mantiene ni vive del dinero de vuestro periodista favorito. Cuenta con importantes accionistas y, además, una parte sustancial de sus acciones han sido suscritas por un grupo muy amplio de pequeños inversores, fundamentalmente lectores. Por otra parte, LD ya no pierde dinero sino que ha empezado a ser una empresa rentable que, además, parece haber garantizado su futuro inmediato con una reciente ampliación de capital.
También resulta un poco triste que los demócratas, por encima de ideologías, no se alegren de que diferentes proyectos de medios de comunicación se consoliden, pues es algo que enriquece a todos. A quien le disguste su línea editorial no tiene más que dirigirse a otros abrevaderos informativos. Resulta bastante ridículo, y perdóname la expresión, que señales que los editores de este periódico tengan "la esperanza de que la gente sólo lea su web".
Por último, en lo que a LD se refiere, me veo en la obligación de señalarte que hay una gran diferencia entre un a "página web" y un periódico digital. LD no es, en modo alguno, una "página web".
Respecto a la "censura", conoces bien que yo he dedicado en mi blog algún comentario a la cuestión. En rigor, no admitir comentarios no es censura y menos en una empresa que tiene por obligación ser rentable, pues de lo contrario no podría alcanzar los objetivos informativos con los que nació y a los cuales sirve. Si su dirección cree que la no admisión de comentarios o su restricción hará un mejor producto, más viable económicamente, es lógico que sigan ese camino. Es una situación completamente diferente a un blog como pueda ser éste o el mío que no precisan ganar dinero para subsistir.
En añadidura, he de informarte, también a tus lectores, que yo he tenido las mismas dificultades para publicar comentarios en algunas secciones de LD, particularmente en el blog de Luis del Pino, y resulta obvio que no ha sido por motivos ideológicos puesto que con matices pertenecemos al mismo campo político. De hecho, yo no he conseguido publicar en el blog de del Pino.
El suyo es un blog especialmente "sensible" y todas las precauciones que tomen son pocas. Si asumieseis que no hay en este profesional otro empeño que el conocimiento de la verdad de los hechos y el descubrimiento de los chanchullos que por doquier menudean en la investigación oficial del 11-M asumiríais también que estas preocupaciones son lógicas. Pero, claro, escribe en LD: está bajo sospecha, la nobleza está en la otra orilla ¿no?
En este caso no tiene nada que ver que LD defienda los principios liberales y estén en contra de la censura.
También me da un poco de pena que afirmes que en LD se dedican a insultar. Eso no es verdad y me gustaría que demostraras (de ser cierto te resultaría facilísimo) que tal cosa sucede.
Otro comentario tuyo que carece del menor sentido es el que indica que se ha establecido una censura debido a que se puede dar el caso de que haya personas capaces de demostrar que en el blog de del Pino se dicen falsedades y que dichas personas podrían escribir en él y desbaratar lo que en medios oficialistas se ha dado en llamar "conspiranoia".
Nadie ha aclarado ninguna de las grandes dudas que han surgido ni siquiera en El País o en la SER, y ya no digamos en cualquiera de las cadenas de TV donde, sencillamente, no se trata uno de los temas que más preocupa a los españoles. Silencio, mucho, contra argumentación, prácticamente nada.
Apelo a tu sentido de la independencia intelectual ¿no crees que si tuviésemos pruebas definitivas que confirmasen las tesis oficiales nos las estarían metiendo hasta en la sopa?¿Por qué no hay fotos de los islamistas llevando las mochilas a los trenes cuando hay cientos de cámaras por todas partes? ¿Cómo es que no sabemos qué explosivo se utilizó si hasta hubo dos explosiones controladas?¿Por qué tuvieron tanta prisa en desguazar los trenes?¿Cómo no se descubrió el mochilón famoso hasta el IFEMA? En fin, no te voy a repetir las dudas existentes sobre muchos de los aspectos de esta gran chapuza que nos quieren colar, pero ¿es que no comprendes que si todas las dudas que han puesto sobre la mesa un pequeño grupo de periodistas (con el obvio apoyo de miembros de las fuerzas y cuerpos de seguridad españolas descontentos con el cariz que presentan los acontecimientos) fuesen solamente disparates esto se habría muerto en dos días y sólo quedaría para consumo de paranoicos de verdad como los que todavía dudan que hayamos puesto el pie en la Luna o que creen que Elvis está vivo? Bastaría una portada de “El País”, un día de trompetería de la SER y la conveniente dosis de analgesia catódica de los seis canales de TV para acabar con todo. Pero no. Algo pasa para que eso no se haya producido.
Para mí la pregunta es desde hace mucho tiempo cómo una parte significativa de la población puede ignorar el tremendo caudal de incongruencias que anida en la investigación del acontecimiento más importante de la historia reciente de España.
Nada más. Recibe un afectuoso saludo.