viernes, noviembre 10, 2006

Libertad Digital, 11-M y otras discusiones con la izquierda (2)

Como comenté en la anterior entrada, he llegado a un acuerdo para publicar algunas discusiones políticas con Tiberio S. Graco. Empezaré por una sobre el 11-M y Libertad Digital. Aquí puede verse el comentario de Tiberio en su blog "Otro blog sin sentido, como la vida misma". Y éste es mi segundo comentario a su "Libertad digital sí, no libertinaje".


Mira, otra vez dicho con todo el respeto del mundo, creo que no has respondido a casi nada de lo que te he planteado y que te has salido por los cerros famosos. En la política española todo parece indicar que los cerros del Prestige y la Guerra de Irak van a ser tan permanentes y casi eternos como el accidente geográfico de Úbeda que usamos en ese dicho viejo de nuestra vieja y amada lengua española.
Aún así, haré un par de comentarios con tu permiso y espero que no abusando de tu confianza.
En primer lugar, yo no he dicho que se haya impuesto el sector oficialista, sobre todo porque creo que no ha ocurrido tal cosa y que el tal sector está claramente nervioso y preocupado por la debilidad de su situación, hasta el punto de haber tenido que hacer ministro de Interior nada menos que al portavoz del gobierno más corrupto de la Historia de España, asesinatos y secuestros incluidos, que el citado ministro defendía con entusiasmo deleznable (para acabar dando lecciones de moralidad y veracidad en los tristes hechos acaecidos en nuestra vieja y amada nación a raíz de los crímenes del 11-M). Lo que dije fue que se ha impuesto “EN” el sector oficialista una displicencia supuestamente basada en una ironía mordaz que a mí y a muchos nos parece poco respetuosa con la democracia, con los ciudadanos discrepantes y con las víctimas del horrible atentado.
Somos muchos los que tenemos dudas y lo hacemos en el ejercicio de nuestros derechos ciudadanos. Somos sinceros en nuestra preocupación y no aspiramos sino a mejorar nuestro sistema democrático, el cual no se puede permitir ni la mera sombra de una sospecha sobre sus fuerzas de seguridad encargadas de hacer cumplir ley, por supuesto, cumpliéndola.
La inmensa mayoría de nosotros carecemos de cualquier interés personal en que un determinado grupo de políticos bastante poco admirables recuperen sus poltronas y sus sueldazos. Tenemos un montón de serias dudas planteadas públicamente y no han sido respondidas con la debida seriedad por quien corresponde. Para mí y para casi todos los que somos críticos con la investigación oficial del 11-M y el papel de los poderes públicos, es totalmente irrelevante si la verdad deja como unos gilipollas a los del gobierno del PP o como unos malvados a los del gobierno del PSOE. Que cada palo aguante su vela, no es mi problema, no es nuestro problema. El increíble, espectacular y espontáneo movimiento crítico que a raíz del funesto atentado criminal se ha ido formando en este país no es una herramienta del PP y cualquier persona que quiera estar verdaderamente informada debería saber que causa en ese partido una gran incomodidad y que son muchos, la mayoría, los que entre sus dirigentes querrían hacerlo desaparecer o por lo menos tenerlo domadito y amaestrado. Pero ya es imparable.
Es nuestro derecho y no vamos a irnos para casa por cuatro chistes. Carnicero, Sopena o Miguel Angel Aguilar me producen una gran tristeza cada vez que les veo intentar ridiculizar a ciudadanos como yo que tenemos todo el derecho del mundo a que se nos aclaren los aspectos turbios de todo este caso. Más bien me dan asco, la verdad. Sólo pedimos que rebatan, que argumenten que nos digan por qué se desguazaron los trenes a toda leche, qué coño hicieron para no averiguar sin ningún género de dudas qué explosivo se utilizó, cómo pudieron los perros cuya capacidad para descubrir explosivos en cantidades ínfimas es universalmente conocida pasar por encima de explosivos y no descubrir un mochilón de 12 kilos o una furgoneta con todo tipo de herramientas relacionadas, que nos digan cómo se pudieron suicidar presuntos islamistas radicales cuya religión les prohibe suicidarse, que nos digan como narices pudieron ser los mismos los que hicieron lo del AVE y lo de los trenes (un premio Nobel del crimen y un -presuntamente- afectado por idiocia), que nos digan como llegaron al locutorio famoso, que nos aclaren todo lo que respecta a las llamadas y las tarjetas de móviles que no tiene ni pies ni cabeza...
Te equivocas si crees que el interés de los que somos críticos es demostrar que ETA, el PSOE o los aparatos del Estado estuvieron detrás del 11-M. Podéis repetir esta falsedad hasta el día del Juicio Final y eso no la hará más cierta. No prejuzgamos, no nos interesa elucubrar. Y con toda la solemnidad te digo que Dios quiera que ni el PSOE ni los aparatos del Estado tuvieran nada que ver. Sólo quiero saber por qué razón todo fue diferente en esta investigación, por qué se dieron órdenes absurdas, por qué se saltaron protocolos…
¿Pero qué ganáis defendiendo todas estas irregularidades? Se hicieron cosas increíbles en la investigación en esos días y hasta ahora ¿no queréis saber por qué?
Es verdad que en democracia juzgan los jueces en los juzgados para imponer penas o absolver de acuerdo a la Ley que hacemos todos. Pero eso no significa que todos los demás dejemos en suspenso nuestras capacidades intelectivas. Los jueces son seres humanos tan falibles como cualquiera, tan manipulables como cualquiera, tan vulnerables como cualquiera. Y quien dice jueces dice fiscales. En democracia juzga todo el mundo aunque sólo los jueces tengan la capacidad de mandar a la cárcel. Y la opinión pública es el Gran Juez.
Y aprovecho este momento para pedirte respeto hacia mi persona, por encima de lo que cada uno podamos opinar. En el caso del ácido bórico como en el de la tarjeta del Grupo Mondragón lo relevante es que se intentó por parte de las autoridades policiales que no se conociera su existencia, no que en sí mismos demuestren nada. Es probable que no tengan importancia, pero quién sabe si pudieran tenerla, ya se verá, pero sí es muy importante que los mandos policiales se empeñaran en que la opinión pública no pensara en ETA ni por un momento ¿por qué? No somos todos imbéciles descerebrados y hay gente muy capaz y honrada que se esfuerza en conocer la verdad. Así que no me digas, por favor, que queremos demostrar la participación de ETA en el 11-M con una cinta de la Orquesta Mondragón, eso es un insulto a mi inteligencia (sé que no ha sido intencionado, pero piénsalo). Las alegaciones de los que somos críticos son mucho más importantes.
Hablas mucho de los errores del PP que presuntamente le costaron el Gobierno ¿y eso qué tiene que ver? Es irrelevante. Las dudas que se plantean sobre la investigación del 11-M son posteriores a las elecciones y no las planteó el PP sino ciudadanos libres en el ejercicio de sus derechos. Y por si te parece relevante y para dejarlo claro, estuve en contra de esa guerra, aunque supongo que por razones diferentes de las tuyas. Pero no entiendo por qué razón hablas tanto del PP si yo ni lo he citado ¿Me respondes a mí o me sueltas un discurso que vale para un roto y un descosido? La valoración que ambos hagamos del período aznarí es totalmente irrelevante, repito. No hace al caso. A mí, que soy tu interlocutor, no me importa demasiado lo que hace el PP, el cual, lejos de parecerme dominado por un sector duro, lo que me parece es un boxeador, sonado y perdido que da unos bandazos más bien incompresibles y que, desde luego, no hace lo que su base social espera.
Pero aún así ¿por qué se desguazaron los trenes, por qué usaron perros con una pinza en la nariz, por qué se falsificaron pruebas, por qué se quiso ocultar a la opinión pública que había una tarjeta del Grupo Mondragón (además de una cinta de la Orquesta Mondragón, eh, porque los polis no son tan imbéciles para confundirlas...), en definitiva, por qué, por qué, por qué.
Si quieres hablar del comportamiento de los políticos explícame por qué la izquierda en pleno le pedía al PP que nos dijera lo que pasó en 24 horas antes de unas elecciones y ahora, qué prisa hay, verdad, lo que tenemos que hacer es esperar a que se celebre el juicio y las cosas vayan con la calma que exigen los trámites de la Justicia. Me parece, y no voy a calificar según creo que debería hacerlo por respeto a la muchas personas izquierdistas que aprecio y quiero, que esta incongruencia obvia, llamativa e insultante no debería pasarse por alto y que las personas honradas de izquierda que no le debéis ni un sueldo ni un puesto al burócrata de partido de turno, entre las que creo que te encuentras, deberíais preguntaros sobre esta cuestión. Si tú me dices que las mentiras precedentes del PP hacen verosímil las mentiras del 11-M ¿qué podríamos decir del PSOE en términos de demagogia, de falsedades, de corrupción, de crimen de Estado, de tapar vergüenzas policiales, y qué se yo, la lista podría ser interminable?¿No haría verosímil su pasado cualquier tipo de actitud abyecta respecto al 11-M? Yo creo que esa línea de argumentación es bastante inútil. Aunque personalmente crea que esa organización es capaz de caer por las peores pendientes de la inmoralidad eso no me ayudaría a demostrar nada de lo ocurrido en la investigación absurda que ha hecho el Juez del Olmo sobre el 11-M y cómo se ha dejado manipular no sé si por convicción, por vocación o por incapacidad.
Sin embargo me gustaría que me explicaras por qué es absurdo y malintencionado pensar que grupos policiales afines al PSOE jugaron con la información para mantener desconcertado al Gobierno. Y esto, amigo Tiberio, es algo muy distinto de afirmar que el PSOE conspiró para cometer el atentado, algo que no ha hecho del Pino, Losantos, Múgica, Abadillo, Pedro J. o ningún otro de los periodistas que están investigando o divulgando investigaciones.
Y, por último, chico, sufragar es algo muy diferente de invertir.
¿Qué es eso de LD recibe dinero?¿Qué lo recibe de sus anunciantes?¿Qué un oscuro grupo fascista lo mantiene para pervertir la mente de sus manipulables lectores, idiotas cañís como yo, tan lejos de la distinción y altura intelectual que caracteriza al lector tipo de El País. Ay, Tiberio, no me digas que eso no es sectarismo.
Así que hay gente invirtiendo mucho dinero en controlar la opinión pública ¡¿ein?! Te refieres supongo a LD. Si lo repetís mucho, a lo mejor nos liberáis de nuestras cadenas, porque menos mal que existís los hombres libres jamás manipulados, porque menos mal que existen los medios libres e independientes de la mañana que nunca manipulan ni a sus lectores ni sus informaciones ¿pero no te das cuenta de lo ridículo que suena? Por favor, los que estamos en el otro lado del río ideológico existimos, qué le vamos a hacer, y deberíais acostumbraros a que nos guste ser como somos y elegir el diario y la cadena de radio que compramos o escuchamos. No necesitamos que nadie nos salve y recuerda que también en esta vera podemos pensar de vosotros lo mismo, que los ricachones como Polanco invierten mucho dinero para manipularos.
Creo que esta discusión, en estos términos, sería como dar vueltas a la noria. Pero si queremos elevarla un poco y tienes paciencia para ello, podemos ir a la hemeroteca y contrastamos manipulaciones a ver quien gana, es decir, a ver quien pierde.
Insisto en que adjudicar a los editores de LD la pretensión de que sólo se lea su periódico me parece tan absurdo que me mueve un poco a risa (compasiva) ¿Quién en su sano juicio aspiraría a tal cosa?
Tampoco has respondido a las objeciones que te hago respecto a tus afirmaciones en el sentido de que las restricciones en el blog de Luis del Pino pretenden impedir que alguien pueda desbaratar las teorías críticas con la investigación del 11-M. Como te he dicho, de poder hacerse con tanta facilidad como pretendes, se utilizaría la portada de El País, los coros y danzas de la SER y todas las televisiones nacionales en pleno, ya que ninguna de ella encuentra ni un pequeño acomodo en su parrilla para informar a la población de que se han planteado serias dudas sobre aspectos relevantes de la investigación del 11-M. Asunto éste de máxima gravedad puesto que para una parte sustancial y muy mayoritaria de la población española no existe otro medio de información que la televisión. Y en esta cuestión se ha impuesto una rara, muy rara unanimidad catódica que deja huérfana de información (esto es, de libertad) a una parte del país que no es precisamente una irrelevante minoría. Claro que como no ha recibido el plácet de izquierdista de legitimidad, podemos ser ignorados como borricos, que sólo somos fachas imbéciles que escuchamos a Losantos en la cadena de los obispos ultramontanos y leemos a Luis del Pino en LD (la “página” web que recibe dinero de generte intersada en manipular la opinión pública), o a Múgica y Abadillo en el periódico de Pedro J., todo un pervertido sexual.
Porque si este maravilloso movimiento ciudadano que está poniendo en apuros a gente muy poderosa y con muchos medios hubiese nacido en la izquierda y en el Gobierno estuviese la derecha no habría lugar en el mundo donde no se escuchase, leyese, o viese el grandioso trabajo de responsabilidad ciudadana que sería acompañado por las orquestas atronadoras de los sindicatos, de los ecologistas, los pacifistas, los antiglobalización y en general, toda la unida y desunida masa de los que odian a la derecha y al liberalismo, normalmente llamado derecha-extrema, y liberalismo-salvaje (entre otros muchísimos motes, ninguno respetuoso.
Y aquí podemos entrar uno de los grandes favoritos en este lado del río, Polanco. No me alargare porque es para una discusión en exclusiva. Polanco tiene un poder espectacular por sí mismo, pero es aún más peligroso por su capacidad para dominar a sus competidores y convertirlos en bastones ideológicos. La línea ideológica de los mass-media izquierdistas, nacionalistas “moderados” y centristas está diseñada de manera dictatorial en Casa Polanco y esto es lo que le hace dueño de un monopolio del pensamiento absolutamente impresionante. Si no se ve es porque no se quiere ver. Es muy obvio y no hay más que ver como ha conseguido hacerse con el dominio ideológico del ABC, tras más de un siglo de representar exactamente lo contrario de lo que representa PRISA. Ya te digo que si no ves eso es porque no quieres, porque convertir en un zombi ideológico al ABC es algo que sólo podía conseguir Polanco.
Acabando ya, te diré que me ha sorprendido mucho lo de insinuación al insulto. Es todo un hallazgo al que pienso sacarle partido. Tiberio, Tiberio…
No me digas que vas a confundir la información con el estilo de tal cual columnista porque eso ya es demasiado, querido amigo. No vale como argumentación. Además de que “gansteril” me parece muy poca cosa para demostrar que LD se dedica al insulto. ¿”Fuerza destructora de la Ley” es un insulto? ¡Por favor! Y establecer un paralelismo entre “fuerzas destructoras de la ley” es perfectamente legítimo como análisis, se esté o no de acuerdo, y no implica nada en el sentido d que dos fuerzas de esa naturaleza se comporten de manera similar. Existe en la izquierda de España un interés por remover las bases sobre las que se asentó el pacto constitucional. Eso es una obviedad y somos muchos los que creemos que se está haciendo por la parte de atrás, de espaldas a una ciudadanía a la que no se atreven a plantearle la apertura de un nuevo proceso constituyente, entre otras razones porque no tienen fuerza para ello. A mí, que no soy ningún fascista ultra, ese actuar me parece un claro ejemplo de fraude de ley y demuestra meridianamente la debilidad de nuestras estructuras democráticas y la vulnerabilidad del sistema de contrapesos propio de la democracia liberal. Ese fraude de ley le convierte en un análisis ideológico-político, no judicial, en un Gobierno que ha traspasado la línea de la ley.
Y tan obvio como eso es que ETA aspira a que se rompa el pacto constitucional, a remover las bases sobre las que se asentó y a que se inicie un nuevo proceso constituyente que le permita alcanzar sus fines.
Al mismo tiempo, tenemos el hecho de que Gobierno, PSOE y ETA están negociando a nuestras espaladas, contraviniendo el programa electoral con que se presentó a las elecciones el partido socialista, que ETA es una banda criminal y que reunirse con ella para otra cosa que detenerla es un acto manifiestamente ilegal y que cualquier pacto que pudiera surgir de las negociaciones que mantengan si se pretende llevarlo a la Ley no puede ser calificado de otra forma que de Alta Traición. Y tengo todo el derecho del mundo a pensar de este modo y somos muchos los que así lo hacemos y, se ponga como se ponga quien quiera ponerse como quiera ponerse, eso no nos convierte ni en fascistas ni en fachas ni en cabezas rapadas ni en nazis.
Te reitero mi afecto y respeto desde la discrepancia.

2 comentarios:

El Cerrajero dijo...

[aplausos]

Anónimo dijo...

Latest news. Viagra, cialis

viagra
cialis
tramadol