viernes, marzo 23, 2007

Contra la Ley de Igualdad de Género

Hay muchas razones para criticar la "ley de la igualdad", que lo primero que hace es desiguales ante la ley: es ilegal, para empezar, desde luego, injusta, para seguir, impide el derecho de elegir a quien quieres votar o con quien te quieres presentar a las elecciones, impide el derecho a contratar a quien te de la gana en tu empresa (estás obligado u obligada a contratar a una incompetente antes que a un competente) y podría seguir con otro millón de razones, entre las cuales figuraría la de que, efectivamente, será contraproducente para todos y, en consecuencia, también, en general, para las mujeres. Hay razones hasta semánticas con ese "género" absurdo y analfabeto circulando por ahí.
Sin embargo para mí la principal razón para oponerme a esta estúpida ley igualitarista (si es que hay algunos que no aprenden por mucho que la Historia se demuestre una y otra vez maestra de la vida), muy por encima de todas las demás, si acaso, es que parte de un error conceptual: que las mujeres son cosa distinta de los hombres cuando en realidad estamos hablando exclusivamente de seres humanos.

6 comentarios:

Argonaut dijo...

Cierto, ciudadano liberal. De hecho, la ley de igualdad parece por completo la expresión de un complejo: "He de hacer esto para que las mujeres que piensan como yo sostengan mi reputación, así como para considerarme a mí mismo bueno". Y eso es propio de tormentas de culpa.

Anónimo dijo...

¿Que opinas del festival en apoyo a la igualdad de la mujer que celebra la Comunidad de Madrid en el Palacio de los Deportes?

Xabier Cereixo dijo...

La única igualdad en la que creo es la igualdad ante la ley.

Anónimo dijo...

Más discriminación positiva. O sea, más privilegios para un determinado grupo social. O sea, discriminación negativa para quienes no pertenecemos a dicho grupo y carecemos de esos privilegios. Cada vez es más difícil vivir en sociedad, si la arbitrariedad y la injusticia se institucionalizan.

Lo indignante es que estas leyes "correctoras" se promulgan basándose en presupuestos falsos e interesados, pero que son políticamente correctos.

Existen estadísticas que afirman que los hombres cobran más que las mujeres por el mismo trabajo, que los hombres tienen menos difícil acceder a puestos de responsabilidad. Estas estadísticas obvian un hecho evidente que explica completamente esta supuesta injusticia: las mujeres se han incorporado más tarde que los hombres al mercado laboral, cobran menos porque tienen menos antigüedad en sus puestos de trabajo y es más fácil encontrar hombres con experiencia para cubrir esos puestos porque, en general, tienen más experiencia laboral. Esto es algo que en veinte años escasos se corregiría por sí solo.

Teniendo en cuenta que tres de cada cuatro universitarios son mujeres, es de esperar que en un plazo no demasiado largo esta ley perjudique seriamente a las mujeres y favorezca a los hombres. Francamente, no creo que esta ley vaya a estar mucho tiempo en vigor.

Un saludo desde Vigo.

Rafael

Anónimo dijo...

la mxjer vale callampa!!!!

EL*K8K8 dijo...

la mujer no vale nada vale hongo




EL*K8K8