sábado, marzo 24, 2007

El liberalismo en una imagen

Así entiendo yo el liberalismo. Foto de The Guardian que he visto en Escolar.net.

Hay una casa en medio de la manzana en construcción. No quiere vender. Constructores y Gobierno chino conciertan sus acciones para echar al propietario. Ya no tiene agua ni luz. Un hombre lucha por sus derechos.

5 comentarios:

naixin dijo...

Qué obsesión tendrá el poder que, hasta cuando proyecta liberar, viene a parar en oprimir. Lo curioso es que esos métodos represivos para llegar a la libertad nunca se ocurren cuando se está frente al poder, sino en el momento de asumirlo…

Así se pasó del marxismo utópico, al dogmático y voluntarista, al capitaloquesea totalitario, como siempre ha sucedido; pues todos los movimientos redentores han empezado con una mística, han seguido siendo convertidos en política y han acabado en administración y burocracia (es que la burocracia puede ser extraordinariamente opresora).

Y el poder encuentra casi siempre, desgraciadamente, la alianza de los dominados, temerosos de la libertad, pues la libertad puede ser una cualidad apetecible mientras no haya que usarla, pero empieza a ser conflicitiva - para quien no ha llegado a asumir quién (coño) es – desde el momento en que te sueltan las riendas, que es cuando, suprimidas las coacciones, las trabas represivas y las canalizaciones demasiado rígidas, se te da la oportunidad de comportarse desde tí mismo y como tí mismo, sin chiquilladas ni destructividad.

Hay muchos que solamente quieren la libertad en cuanto les sirve de eslogan para oponerse tercamente al poder, pero en cuanto se convierte en una tarea, no de oposición, sino de afirmación productiva, la temen. Y es que para ellos signifca quedar al desnudo de sus tópicos, falsamente personales, vacíos de una tendencia o una intención consistente y orientada hacia algo más que el resentimiento.

A lo mejor por eso los jefazos autoritarios engendran sumisión y hasta devoción, mientras que los democráticos concitan la agresividad de aquellos a los que pretenden tratar como a personas responsables y cuerdas… a quienes crean enorme ansiedad, ya que no son, tal vez, demasiados quienes pueden disfrutar productivamente de su libertad.

Y libertad no es la destrucción de todas las estructuras de poder para que todo vaya a su aire, sino la supresión de los excesos y rigideces del poder, o de alguna forma de poder, aunque no sea el político.

Aeri dijo...

Sí señor, una imagen vale más que mil palabras. El liberalismo da respuesta con ejemplos como este a aquella afirmación tan manida de que el pez grande se come al chico. Mentira. Con derechos de propiedad bien aseggurados nadie se come a nadie, lo contrario que con el estado.

Xabier Cereixo dijo...

Naixin:
Me gusta mucho tu reflexión, está cargada de enjundia y abunda en líneas de reflexión por las que yo mismo he transitado. Me llena de orgullo que en mi blog se dejen comentarios de este tenor y no puedo sino agradecértelo e invitarte a que te pases por aquí y dejes tus ideas cuanto más a menudo mejor, ideas que, sin duda, enriquecen el blog. Gracias.
Desgraciadamente, no es este el tipo de comentarios más habituales en esta casa virtual de puertas abiertas. Demasiado a menudo, las reflexiones políticas, ideológicas o puramente filosóficas (en el sentido más amplio de la expresión) tienden a estar atrapadas en el huracán en permanente y violento giro de la actualidad política, con lo que conlleva de forofismo partidista, cuando no de puro sectarismo ciego.
Me harto de decirles a mis adeversarios ideológicos izquierdistas que la libertad está amenazada permanentemente por cuestiones que van más allá, o se quedan más acá, de la confrontación entre partidos. En la imaginería izquierdista existen unos partidarios de la libertad y la ética y unos enemigos de las mismas. En su imaginería, la libertad es algo que se puede ir logrando a golpe de BOE, de leyes y normas, siempre y cuando están dictrads por los buenos. En imaginería, la libertad es algo a lo que es lícito moralmente que aspiren unos, las clases populares trabajadoras, pero que resulta muy peligrosa en manos de otros, las élites capitalistas, razón por la cual se han vuelto partidarios de todo tipo de discriminaciones que ellos llaman positivas, sin ser capaces de comprender el riesgo que supone para la libertad de todos el establecimiento de normativas de excepcionalidad, que es de lo que, al fin y a la postre, se trata.
Como en su imaginería aceptan ese maniqueísmo de la existencia de dos bandos uno bueno y otro malo ignoran la importancia que e sí mismas tienen las estructuras de Poder, independientemente de quien las gestione; son incapaces de comprender que su actitud, que es,de nuevo, algo un poco distinto de lo ideológico, de alimentar a la fiera a base de normativa y burocracia, acaba volviéndose en contra de los intereses de todos, incluídas las capas sociales que creen defender.
Al final, como se alude en uno de tus parráfos, la meta básica debería ser la de conformar unas estructuras estatales susceptibles de ser controladas. El anarquismo, consciente del problema, opta, en la creencia de que es imposible dicho control, por su abolición. Los liberales, mayoritariamente, somos partidarios de limitar el tamaño y la actividad de las mencionadas estructuras estatales.
Particularmente interesante es para mí la cuestión de la actitud de la ciudaanía ante eso. No creo que se pueda negar la existencia, también está en el espíritu de tu reflexión, de un cierto miedo a la libertad. Mi opinión es que en parte este miedo es debido a muchos años de desinformación y propaganda. Deberíamos tener miedo a la desigualdad ante la ley típica de un estado de cosas en que las oligarquías aprovechan sus oportunidades para la instauración o conservación de derechos. A menudo se aprovecha esta realidad para hacerla pasar, una vez empleado el tamiz de la propaganda, por capitalismo (salvaje, dicen) o, incluso, por una categoría habitual del discurso izquierdista, la denominada "democracia formal", supuestamente una versión espuria de la auténtica democracia. Desgraciadamente se trata de un discurso fácil de vender que dispone de unh mercado con muchos compradores ávidos de comprar. Más desgraciadamente aún, se trata de un discurso tremendamente destructivo capaz de horadar las estructuras de la democracia y el capitalismo, lenta pero inexorablemente, porque la ciudadanía acaba por dejar de apoyar el sistema más exitoso de la historia de la humanidad.
No se puede olvidar que, a pesar de su éxito en muchísimas regiones del Globo, se trata de un sistema que como suee decir el tópico acerca del amor, hay que cuidar día a día, si no queremos que se pudra.
La foto que hoy suscita nuestras relexiones nos habla de un casdo extremo como es el chino, pero si la he traído a mi blog es porque nos vale también para ilustrar una realidad exitente también en nuestro querido Occidente.
Suelo decir en mis conbversaciones que no nos damos cuenta de hasta qué punto es frágil el sistema que nos permite nuestras cómodas vidas, lo cerca que podriamos estar sin apreciarlo de un desastre total. Entonces, Dios no lo quiera, podríamos empezar a iscutir de nuevo acerca de lo "falso" de nuestras libertades, de lo "falso" de nuestro bienestar, de lo "falso" de nuestro progreso. Y creo que estaremos siempre más cerca de ese desastre si no conseguimos perfeccionar el sistema, fijar leyes sencillas y en su cantidad justa, impedir la desigualdad ante la ley, mantener el Estado bajo control, no permitir la excepcionalidad por justo que nos parezca el fin, etcétera.
Ojalá no tengamos que verno como ese ciudadano de la foto nunca pero a mí me da la impresión demasiadas veces que podemos estar más cerca de lo que creemos de esa imagen. Mientras la bonanza económica y la incorporación de más países al desarrollo lo vaya permitiendo no creo que se produzcan desastres demasiado graves para nuestras libertades. Pero si ese factor cambiase, tendríamos que enfrentarnos entonces a unas situaciones muy difícles porque hemos ido creando monstruos estatales que serán difíciles de manejar, así como entramados legales antitéticos con la misma idea de la democracia. Hay tantos ejemplos de ello que no merece la pena ni enunciarlos, pensemos en la UE, o en el estatuto catalán, pensemos en la Ley de Igualdad de Género o en los privilegios de que disponen muchas grandes corporaciones por diferentes razones en los más diversos países.
La democracia es un estadio de responsabilidad ciudadana. Si se renuncia al ejercicio de la ciudadanía es muy fácil deslizarse por pendiente del autoritarismo sin nisiquiera tener que hacer grandes cambios jurídicos ¿Fondos reservados?¿Servicios secretos?¿Legislación antidrogas?¿Listas cerradas?¿Condonación de deudas a los partidos?
La situación es menos cómoda de lo que creemos y, desde luego, mucho más inestable de lo que parece.
Hace poco asistimos a lo que puede ocurrir en un país por la sola razón de que la ley deje de ser tomada en serio. Cualquier país puede ser Argentina,,por ejemplo,con la acción combinada de un partido político, una parte de la elite económica y un Tribunal Supremo bajo control. Pero la ciudadanía no quiere verlo las nmás de las veces porque ello implicaría el uso radical de su libertad y la libertad da, a mucha gente, mucho miedo.

Aeri:
Como puedes observar, Aeri, también coincido con tu comentario, el cual, por cierto, agradezco por la mismas razones y con la misma efusividad que el de Naixin. Estás invitado a pasarte por aquí cuando quieras porque enriqueces esta humilde bitácora. Es un honor.

argentino dijo...

esa foto por un lado tristre, pero no deja de mostrar la eseñansas que dejo el camarada mao, ya que lamentablemente la revolucion cultural compañeros la perdimos y la perdimos en parte por la precion que venia de la urss, (que mal que nos pese a muchos ye era para 1965, SOCIAL-IMPERIALISTA)
y los fogoneros y restauradores del capitalismo... en fin la foto no me sorprende demaciado, de hecho el imperialismo chino (repasar los 5 caracteres que lenin marco para identificar un imperialismo) ya compro gran parte de mi pais, y es jonto con los yanquis la potencia que mas ha crecido... pero bueno ,mi intencion no es poinerme a contar la situcion de mi pais pero no puedo dejar de conmoverme con solo pensar q en china sigue habiendo gente q no mira solo a si mismo sino que dia a dia la pelea para cambiar esta mierda de sociedad y pugnar por la sociedad sin explotados ni explotadores...
que viva el camarada mao..

Xabier Cereixo dijo...

Joé, macho, eres el primer partidario de la Revolución Cultural que conozco. Y en la foto ¿dónde hay alguien que "no sólo mira por sí mismo", porque eso es exactamente lo que hace el héroe de la manzana (cuadra para vos)??