miércoles, junio 13, 2007

Inconsciente siglo XXI


Parece que en Yahoo Inc alguien ha tenido un pequeño ataque de conciencia por su colaboración con la represión con las autoridades chinas. O quizá sólo sea un ataque de pudor. Es apenas un ejemplo, porque el caso es que este mundo nuestro ha decidido taparse las narices en sus relaciones con una potencia criminal sumamente peligrosa para la salud democrática general. Se trata a ese país como si fuese un país normal y corriente. O peor aún, se le trata con un miedo reverencial que está envalentonando a su partido único. El mundo ha caído en el más despiadado cinismo. Hubo una época en que USA y cincuenta países más le hicieron un sonoro boicot a la URSS en sus juegos olímpicos, pero en la nuestra iremos todos a Pekín a celebrar su repugnante política de atropellos a los derechos humanos. No dejaremos que se nos arruine un buen negocio.
Parece que el comienzo del siglo XXI es el de la alegre inconsciencia. Mientras nos ponemos idiotas con el calentamiento global dejamos que China fusile y encarcele disidentes a mansalva sin decir jamás esta boca es nuestra. Y la premiamos con unos juegos olímpicos, y le dejamos que compren empresas en los países democráticos. Al fin y al cabo, tampoco ponemos reparos al dinero del totalitarismo islámico de países como Arabia Saudí. Ahora hasta invitamos a nuestros salones a Gadafi, antaño ogro entre los ogros ¿Qué será lo próximo? Apuesto por un Irán convertido en potencia nuclear, que es la mejor tarjeta de visita posible.
En el pecado llevaremos la penitencia. Creo que cada día es más imprescindible un gran club de países democráticos que se alce como alternativa a la ONU.

2 comentarios:

Y q mas da dijo...

Democraticos como quien, como USA ¿pais en el q Bush gano unas elecciones con un sonoro tongo en Florida? ¿pais q va invadiendo paises (con los millones de muertos y heridos q ello provoca) en pro de un dominio economico q le asegure una sobreabundancia estupida e innecesaria de bienes materiales? O mejor Gran Bretaña, q debe en gran parte de sus riquezas al colonialismo asesino de paises como la India, o mejor España pais denunciado por el relator de la ONU y amnistia internacional por llevar a cabo torturas por parte de las fuerzas de seguridad del estado mientras las "autoridades" lo niegan y miran para otro lado (en ingles http://www.unhchr.ch/pdf/chr60/56add2AV.pdf y en castellano http://www.nodo50.org/tortura/informes/onu/INFORMERELATORTHEOVANBOVEN6.02.04.htm). No quiero defender, ni mucho menos las barbaridades de China, pero estoy harto que se defienda como modelo de democracia (poder por y para el pueblo) a la pseudo-democracia (me parece una falta de rigor por no decir otra cosa considerarlo democracia) (neo)liberal, sistema politico con el mayor numero de muertos a sus espaldas.

egolandia69 dijo...

Conozco a mucha gente que piensa como tú. De hecho, con los matices de cada persona, la mayoría de la gente piensa así. Incluso muchas personas presuntamente derechistas comparten tus críticas y asumen el discurso de lo malo y brutal que es el capitalismo, de lo malvada y brutal que es nuestra Historia, de lo falsa que es nuestra presunta democracia. Me resulta muy gracioso, porque habiendo tal sobreabundancia de críticos con el sistema no soy capaz de encontrar en ningún sitio la lógica y esperable huída masiva de la población de los países capitalistas con falsas democracias hacia países donde no se haya desarrollado aún el capitalismo, o donde pervivan aún las genuinas democracias populares o donde se haya impuesto un ilusionante régimen islámico.
Ni siquiera soy capaz de encontrar a esos millones y millones de personas que en países donde se ha desarrollado el repugnante capitalismo deberían abandonar las ciudades, el modo de vida consumista, y la culpable colaboración con el criminal sistema, y que, dado que es perfectamente legal hacerlo, deberían estar probando a desarrollar modos de vida alternativos por todas partes.
Al contrario, lo que veo por todas partes son millones de personas intentando llegar a los países capitalistas para que los exploten y les hagan la vida imposible con un trabajo, vivienda, agua potable, ropa e, incluso, las muchas comodidades y lujos de que gozan las clases menos pudientes en las sociedades capitalistas (móvil, televisor, coche, libros...). De hecho, en el colmo de la crueldad, en los países neoliberales que practican el capitalismo salvaje, su población tiene la esperanza de vida más prolongada jamás alcanzada por el ser humano: sin duda, los capitalistas disfrutan viendo como sus esclavos son torturados a base de consumismo y libertad para escribir, participar en política, criticar lo que a cada uno le de la gana, durante mucho, mucho tiempo.
Sí, es extraño el ser humano: de todos los países sin capitalismo vienen millones y millones de personas a vivir tan mal, triste y vacuamente durante tan largo tiempo. De todos los países sin falsa democracia vienen hacia aquí y resulta que pueden elegir a los políticos de los ayuntamientos en que se instalan. Y, curiosamente, ellos, que conocen lo maravillosa que es la vida sin la estúpida sobreabundancia de bienes materiales que siempre denuncias, cuando llegan aquí se dedican a ganar dinero y comprar cosas.
Qué raro es el ser humano, no cabe duda. Me pregunto qué harás tú, querido crítico anticapitalista para no tener que soportar esa banal sobreabundancia de bienes materiales o para no tener que aguantar la libertad para expresarte como lo haces cuando nos das la paliza con tu discurso de perseguido a quien nadie persigue (¿delirio de persecución político?). Me pregunto si renunciarás a todo lo que la democracia liberal y capitalista te puede dar. Si enfermas ¿no compras medicinas ni acudes al médico? Si algo te disgusta ¿no usas de la libertad para criticarlo e intentar cambiarlo? Si has de trasladarte ¿no utilizas medios de transporte? Si has de vestirte ¿con qué ropa moralmente intachable consigues hacerte? Si necesitas algo ¿practicas el trueque para no manchar tus manos con el criminal dinero? Si eres objeto de violencia, si tu madre es secuestrada en un banco ¿no requieres de la ayuda de la policía? Si hablas español o inglés ¿te lavas la boca con lejía para no sentirte contaminado por tales instrumentos del diablo imperial?
Qué soberbia. Tus planteamientos son el colmo de lo acomodaticio, de lo burgués, de lo conservador, de lo viejo, anticuado y fuera de lugar. El éxtasis en negativo del señoritingo que disfrutando de todo se permite desdeñarlo. A quienes verdaderamente lo pasan mal en el mundo y han de soportar la verdadera ausencia de libertad y democracia, a quienes tienen que soportar la terrible carencia de absurdos bienes materiales, tú no le parecerías ni un amigo ni un aliado. Antes al contrario, le parecerías un cínico, un gilipollas, y un enemigo que se interpone a su natural deseo de mejorar y disfrutar de todo lo que nosotros ya tenemos, tú incluído . SIN DUDARLO NI UN SEGUNDO, MIL MILLONES DE PERSONAS EN EL MUNDO SE CAMBIARÍAN POR TÍ PARA TENER QUE SOPORTAR ESTOICAMENTE ESTE HORRIBLE SISTEMA.
No te consueles pensando que tenemos lo que tenemos porque lo obtenemos por la fuerza. Si ves el mapa del mundo, el hecho de tener riquezas no garantiza en absoluto que un país y su gente sean ricos. Eso sólo puede dar el capitalismo y la democracia, el imperio de la ley. No te consueles pensando que el capitalsimo occidental mantiene en la pobreza a los países pobres. A Occidente le conviene la existencia de países ricos. No te consueles pensando que "las recetas neoliberales" han fracasado en sitios como America Latina: su situación se deriva de no haber aplicado las pocas y lógicas reglas del capitalismo. Que hay Gobiernos mejores y peores, actitudes mejores y peores en los países ricos. Pues claro. Somos humanos. Los que creen que es posible un sistema perfectamente ético, científicamente igualitario y absolutamente solidario con el género humano no sólo es un idiota, es un peligro con patas. Ese tipo de ideas ha creado las pesadillas autoritarias, como los cien millones de muertos del comunismo. Nunca dejará de haber ignorantes, indecentes soberbios, revolucionarios de salón, aficionados a la crítica del capitalismo como quien hace crucigramas, y aún orgullosos poseedores de carnet red-green-fashion, conciencia tranquila por 20 euros al mes.
Siempre habéis estado ahí, y siempre estaréis; mientras la Humanidad lucha, vosotros sois el fardo inútil. Sin embargo, no deberíamos ignorfaros porque lleváis dentro la semilla de la destrucción. Puede que un día la quema de coches en Francia no se detenga. Puede que un día el odio a a lo que los hombres hemos ido consiguiendo pese más que las fuerzas para continuar. Quién sabe, puede que un día la locura se adueñe de Occidente. Puede que un día vuelvan los tiempos de la lucha extrema contra el totalitarismo porque hemos olvidado ya que nuestros abuelos conocieron el significado de esa lucha y su cruda realidad. Empieza a quedar tan lejos la primera parte del siglo XX que ya no sirve de vacuna para individuos como tú. Tal vez un día perdamos lo que a tí te parece tan horrible. Quizás entonces aprenderías a valorarlo. O quizás no. Quizás no hay sitio en tu cabeza para la Razón. Quizá seguirías pensando en la utopía como programa político. Y si fuéseis muchos, volveríais a regar de sangre la faz de la Tierra. Si solamente fuéseis capaces de comprender qué se ha conseguido con capitalismo y democracia liberal. Si solamente fuéseis capaces de usar vuestra energía negativa en mejorar las cosas, seguramente iríamos más deprisa en sacar a seres humanos de la pobreza, del analfabetismo, de la enfermeda. Si solamente empleárais vuestro odio en tratar de mejorar las cosas, quizá conseguiríamos detener el deterioro de la democracia liberal, quizá podríamos invertir la tendencia perfeccionando los sistemas de participación política, quizá consiguiésemos detener el absentismo participativo de la ciudadanía.
Claro que estamos lejos de la perfección, pero eso no es razón para apostar por el fuego y la destrucción. Sé que odias el sistema y tu odio podría ser una bomba o un motor. Por el momento sólo te veo dar cuerda al mecanismo de la catarsis a base de sangre, fuego y sufrimiento. Que Dios se apiade de todos nosotros.