miércoles, mayo 14, 2008

MaríaSan Gil no tiene sensibilidad con esto del terrorismo


La débil y derrotada ETA ha echado abajo una casa cuartel de la Guarda Civil poniendo 300 kilos de liberación nacional en un coche y liberando de su perra vida a un joven guardia.

La clase política española es unánime en su consternación. El presidente Rodríguez porque ve alejarse un poco más su Premio Nobel de la Paz; y también por la muerte del servidor público.

El ministro de la Oposición Rajoy porque sabe lo bien que utiliza el PSOE la propaganda en días como éste (aún tiene pesadillas con la encerrona que le montó Patxi López en el asesinato del ex concejal socialista de Mondragón, Isaías Carrasco, unas horas antes de las elecciones del 9-M y lo mucho que exprimieron en las teles prosociatas, o sea, en todas, por ejemplo, las declaraciones de la hija del asesinado); y también por la muerte del servidor público.

El presidente de la Comunidad Autónoma de las Vascongadas, Juan José Ibarretxe, también está muy afectado porque no queda muy bien que él esté dando la matraca con lo del referendo liberador y vengan sus chicos de la gasolina, ahora ya en el primer equipo y le llenen los telediarios de sangre y escombros, lo cual puede muy bien considerarse publicidad negativa para los vascos y las vascas; y también por la muerte del servidor público.

La lista de compungida unanimidad es larga porque según se dice unánimemente hoy sólo es día de unanimidad compungida: cualquier otra cosa está fuera de lugar. De hecho, en los medios de comunicación que repentinamente se han convertido en paladines entusiastas de la causa de Rajoy, así como alguno de esos fieles colaboradores que van a todas partes con su líder para poder llevarle tanto el maletín como el respirador artificial que le mantiene con vida, le han reñido a María San Gil por referirse a otra cuestión política en vez de sumarse a la compungida unanimidad. Casualmente la cuestión política a la que se ha referido tiene ver con el liderazgo del PP, más en concreto la obvia negativa de algunos a que el liderazgo lo ejerza alguien que está entre zombie y catatónico. Si es que San Gil, como todos sabemos no tiene ninguna sensibilidad con esto del terrorismo ¿qué sabrá ella?

5 comentarios:

Anónimo dijo...

¿Y tú, lo has sentido al menos por la muerte de un servidor público, o por el contrario te has alegrado? Es lo que parece.

Anónimo dijo...

Buena disertación. Lástima que algunos no sepan leer o, peor, no quieran ver ni entender.

Las disquisiciones del tal anómino van por un camino que él mismo inventa. ¿Te has alegrado de la muerte de un Guardia Civil y, en general, de los crímenes etarras? Habría que preguntárselo a quienes han estado defendiendo el "diálogo" con esos mismos asesinos ¿no, amigo anónimo? ¿No era usted uno de "esos"? Pues eso.

egolandia69 dijo...

No ofende quien quiere sino quien puede.
Gracias anónimo (2).

udcc dijo...

Vemos un escenario donde la cultura europea, y todo lo que conlleva, está en peligro. La cultura occidental y sus valores están al borde de la desaparición. Si no ponemos remedio pronto, seremos exterminados en muy poco tiempo. Es irónico pensar que hay muchos europeos que desean este exterminio de cultura y forma de vida. Y me gustaría ver sus caras si algún día un yidahista obliga a sus hijas a vestir un burka (esto ha ocurrido en lugares como Afganistán o Irán. España, Europa entera, no sería una excepción). Seguro que no les hará mucha gracia.

Entra en nuestro Blog udcc.wordperss.com y opina. También puedes contactar con nosotros con los correos electrónicos: derechoshistoricos@hotmail.es derechoshisto@gmail.com.
Necesitamos un cambio y juntos podemos hacerlo.

Anónimo dijo...

maría san gil, faes